Verdura Congelada al Vapor en Olla Rápida

WMF y Ahorro de Energía

Los alimentos congelados permiten acceder de forma cómoda a una amplia variedad de verduras, si queremos mantener una alimentación saludable necesitamos consumir verduras y las congeladas no tienen porqué ser una mala opción. Si además las cocinamos al vapor mantenemos los nutrientes y el sabor, y si utilizamos la olla rápida acortamos el tiempo de cocción, ahorrando energía.

Como nos cuentan las principales marcas de congelados, la verdura ultracongelada en el momento de la recolección mantiene su calidad nutricional. Es fundamental la rapidez del proceso de ultracongelación para impedir el crecimiento microbiano y la pérdida de nutrientes. La ultracongelación de la verdura se fundamenta en someterla, de forma muy rápida, a temperaturas muy bajas. Las pérdidas que se producen por el contacto con el aire, por la temperatura ambiente o por la luz, se minimizan gracias al poco tiempo que transcurre entre la recolección y su ultracongelación y envasado. Con la ultracongelación hay quién opina que se conservan las propiedades organolépticas (sabor, olor, color y textura) pero en casa pensamos que unas judias verdes frescas no tienen la misma textura, ni sabor, que las congeladas.

Para mantener estas propiedades, de textura y sabor, una buena forma es cocinar la verdura al vapor. La verdura congelada viene limpia y a punto para ser cocinada, ni siquiera necesitamos descongelarla, y si nos ayudamos de una buena olla rápida tenemos verdura para comer en 10 minutos. He utilizado para esta receta la WMF Perfect con el accesorio para cocer al vapor, el accesorio viene con la olla por lo que no tenemos que comprarlo aparte. Para generar vapor en la WMF necesitamos, al menos, 1/4 l. de líquido, aunque solo vayamos a cocer un puñado de judias echaremos en la base de la olla 250 gr. de agua, una taza.

Además de la cantidad de líquido, para cocinar al vapor debemos tener en cuenta que no podemos llenar la olla más de 2/3 de su capacidad, para que funcione correctamente y el vapor circule. Para la cocción de verduras utilizamos el nivel 1, primer anillo naranja. El nivel 1 lo usamos siempre para alimentos delicados, como la verdura, ya que la cocción es más cuidadosa y mantiene el aroma y los nutrientes (estaremos cocinando a 110º mientras que en el nivel 2 lo hacemos a 119º). Aquí tenemos unas judias verdes, están recien sacadas del congelador y las he puesto sobre el cestito calado.

Tabla de Tiempo para Cocinar Hortalizas y Verdura al Vapor en Olla Rápida:
Berenjena, 2 minutos
Coliflor, 4 minutos
Guisantes, 5 minutos
Zanahorias, 7 minutos
Judias, Repollo, Col Lombarda, 9 minutos
Patatas (con piel), 8 minutos (el vapor debe salir lentamente para que no se abran)

Nivel 1, Primer Anillo Naranja
Base del cestillo perforado y siempre 1/4 l. de Líquido

Lo que más me gusta de la verdura congelada es que puedo tener siempre en casa sin miedo a que se estropee, para las familias grandes no es un problema, pero los que comemos solos muchas veces terminamos haciendo crema de veduras por no tirar un calabacín o unas zanahorias. Por cierto, lo menos conseguido, o lo que menos me gusta, de la verdura congelada es el calabacín. Y nunca compro la menestra de verduras preparada, sale mucho más económico coger la vedura congelada de forma separada y mezclar la cantidad que nos guste, por ejemplo en las menestras ya mezcladas vienen muchísimos guisantes, algunas judias y muy pocas alcachofas, si compramos una bolsa de guisantes, una de judias y una de alcachofas, mezclamos nosotros la proporción que más nos guste y además podemos evitar las verduras que no nos gustan, en mi caso las zanahorias, no suelo comer zanahorias guisadas, crudas si, pero cocidas no.

Cerramos la olla, encendemos el fuego y cuando asoma la primera rayita, nivel 1, bajamos el fuego al mínimo para que la verdura se cocine con la presión adecuada. Con la olla rápida es muy sencillo cocinar al vapor y tardas muy poquito tiempo, este tipo de ollas si las quieres sacar partido lo mejor es tenerlas a mano, para usarla sin tener que mover un montón de cacharros. Hay quién teniendo una olla rápida se compra una vaporera, en fin, si tienes capricho de tener un cacharro más, vale, pero no merece la pena, muchas veces acumulamos trastos por no saber utilizar lo que ya tenemos.

Como se puede observar en la foto, pasados los nueve minutos las judias están perfectamente descongeladas y hervidas, es como si hubieramos usado judias verdes frescas, al cocinarlas al vapor mantienen mejor el sabor y no pierden nutrientes. Estas judias una vez hervidas pueden acompañarse de mayonesa, o rehogarlas con aceite, yo las tomo con una vinagreta templada.

Nota: Para escribir esta entrada he utilizado información publicada en la web de La Sirena, tienda de productos congelados.

Anuncios

Coliflor Gratinada

Con Bechamel de Centeno, Alcaparras y Piñones

El otro día estaba comprando algunas cosillas en LIDL, cuando ví en la zona de congelados algunos productos nuevos, como las coles de bruselas y la coliflor. La coliflor, ingrediente principal de esta receta, no está mal, pero creo que tiene mejor calidad la congelada de Mercadona o la Basic de la Sirena, entre los ramilletes había alguno oscuro que deseche.

Ingredientes:

Una bolsa de Coliflor congelada
400 gr. de Leche desnatada
40 gr. de Harina de Centeno Integral
40 gr. de Aceite de Oliva
Una cucharada de Alcaparras
Una cucharada de Piñones
Lascas de Queso Parmesano
Sal
Pimienta
Nuez Moscada

Elaboración:

Vamos hacer una receta muy sencilla, la típica coliflor cocida y gratinada con bechamel pero le damos un toque especial a la bechamel, con la harina de centeno integral, las alcaparras y los piñones.

Empezamos poniendo agua a hervir en una cazuela, no llenamos la cazuela de agua porque luego al echar la coliflor puede desbordarse. Cuando el agua hierve, echamos un poquito de sal y la coliflor, directamente congelada, casi todas las marcas de coliflor congelada se cuecen en cinco o seis minutos, es mejor no pasarse de tiempo y dejarla al dente.

Mientras cocemos la coliflor vamos a preparar la bechamel. Uso el sistema de Fernando Canales, pongo la leche a hervir y en una taza mezclo la harina y el aceite, cuando la leche está caliente añado sal y nuez moscada y la mezcla de harina con aceite, en este caso harina de centeno integral y aceite de oliva virgen.

En esta foto tengo la leche caliente, con la sal y la nuez moscada, ahora añado la mezcla que aparece en la foto anterior, la harina con el aceite, lo he mezclado de forma que quede una crema. La echo en la leche y con unas varillas doy vueltas, en seguida vemos como coge consistencia, “engorda”, y tenemos una bechamel, muy fácil y super rápido.

Y cuando ya tengo la bechamel de centeno, le añado una cucharada de alcaparras para darle el toque especial a la bechamel, realmente el sabor del centeno es más fuerte que la harina de trigo blanca, asi que las alcaparras le quedan bastante bien, pero no es el sabor clásico de la bechamel, hay que probarlo, y si os gustan las cosas integrales, os gustará.

Ahora que ya tengo la coliflor hervida, la he puesto en una fuente para horno y la he cubierto con la bechamel de centeno y alcaparras. Termino la fuente echando unas lascas de parmesano y unos piñones.
Y la meto al horno para gratinar unos cinco o diez minutos, depende de la potencia del horno. Generalmente yo enciendo el grill al tiempo de echar la coliflor a hervir.

Y el resultado, no lo pondría para una cena con invitados, pero es una forma de comer verdura y me gusta la bechamel de centeno con el contraste de las alcaparras, porque realmente la coliflor no sabe a nada, verdad?

Besos y feliz finde.

Repollo a la Vinagreta

Con Patata Cocida

El repollo es una comida tradicional que cada vez se consume menos, antiguamente se sabía donde comían repollo por el olor, hoy pocas veces se guisa repollo, realmente nos hemos pasado a otras verduras más suaves y sencillas, pero el repollo debería seguir siendo parte de nuestra dieta, igual que la lombarda y la coliflor. No venden repollo congelado, ni en tarro de cristal, eso dice mucho del consumo del repollo, solo lo encontramos en conserva, el chucrut.

El repollo crudo se consume fuera de nuestras fronteras, la famosa ensalada coleslaw, o las koftas indias, llevan como ingrediente principal repollo crudo, nosotros lo vamos a guisar, y lo comeremos sencillamente aliñado con una vinagreta.

Para esta receta necesitamos:

– Medio Repollo
– Una Patata hermosa
– Vinagre Suave
– Aceite de Oliva
– Media cucharadita de mostaza de Dijón
– Pimienta de molinillo
– Sal (sal normal y una sal de color, como la rosa del Himalaya o la negra de Haway)

Elaboración:

Lo primero que hacemos es cortar y lavar el repollo, el repollo es muy fácil de cortar, siempre que no intentemos separar las hojas, desechamos la primera capa si está suelta, quitamos la parte blanca y más dura del tronco, y con el repollo apollado sobre la parte plana en la tabla, vamos haciendo como especie de lonchas finas. Cuando tenemos todo el repollo “loncheado”, damos la vuelta a la tabla, y cortamos en sentido contrario, ya tenemos el repollo en trocitos.

Ahora lo echamos en un colador grande, como el que usamos para escurrir la pasta, y lo lavamos bien bajo un chorro de agua fría. Pelamos la patata, la lavamos y la dejamos entera. El repollo lavado lo metemos en la olla, en el centro colocamos la patata, echamos agua, no hace falta cubrir, con llegar a la mitad es suficiente porque el repollo soltará agua al cocinarse. No echamos nada más, ni sal, ni aceite, nada, solo repollo, patata y agua.

Lo mejor es guisarlo en olla a presión o en olla rápida, en cazuela normal tardará mucho más tiempo y nos va a oler toda la casa a repollo, podemos poner unos cascos de cebolla sobre la tapa para mitigar el olor, pero aún así, si tenemos un repollo cociendo más de media hora es complicado que no de olor.

En la Olla Rápida, cerramos la tapa, ajustamos el cierre en presión dos, encendemos el fuego, esperamos que suba la válvula, y una vez vemos los dos anillos fuera bajamos el fuego al mínimo y contamos ocho minutos. Si solo hacemos repollo, sin patata, podemos dejarlo en seis, nos quedará mucho más al dente, personalmente prefiero el repollo más cocido y ocho minutos me parece más apropiado.

Mientras cuece el repollo vamos hacer una vinagreta en una taza par aliñarlo una vez cocinado: echamos un poquito de sal normal, añadimos una parte de vinagre suave y batimos para disolver la sal en el vinagre, incorporamos dos o tres partes de aceite y media cucharadita de mostaza de Dijón y volvemos a batir, un par de vueltas al molinillo de pimienta y ya tenemos la vinagreta lista.

Una vez pasados los ocho minutos, separamos la olla del fuego y dejamos salir el vapor, abrimos la tapa del lado contrario a nosotros para que el vapor no nos vaya directamente a la cara, y dejamos caer el repollo guisado y la patata en el colador. Cogemos la patata con cuidado de no quemarnos y la cortamos en rodajas, la colocamos en el borde de un plato grande y añadimos una sal de color, como la rosa del himalaya o la negra de Haway, yo eche sal negra.

En el medio del plato ponemos el repollo, echamos un poquito de sal, removemos y añadimos la vinagreta, lo movemos como si estuviéramos aliñando una ensalada y comprobamos que este a nuestro gusto. Y ya tenemos el repollo listo para llevar a la mesa. Es una comida muy sencilla, evidentemente no es un plato de fiesta, pero está bueno, y con una pizca de sal de color le damos un toque gracioso a la patata.

Lombarda con Manzana

Guisada en Olla Rápida

La lombarda es típica del otoño, tiene un color precioso, antigüamente se comía por Navidad y aunque ahora las costumbres van cambiando, podemos decir que sigue siendo una buena entrada. Por supuesto es mucho más simpática que el repollo. Aunque sean de la misma familia me gusta más la lombarda… me gusta el color.

Ingredientes:
– Medio kilo de lombarda
– Una Manzana
– Dos Ajos
– Un cuarto de vaso de Vino Tinto
– Un vaso de Agua
– Dos o tres cucharadas de Aceite de Oliva
– Sal

Elaboración:
La lombarda guisada queda mucho mejor si le añadimos una manzana y un poco de vino tinto, en ocasiones le pongo también un culín de vinagre, pero no siempre.

Lo primero que hacemos es quitar el tronco duro, ayudándonos de una puntilla, y cortar la lombarda a tiras finas sobre una tabla de madera. Luego la lavamos con abundante agua fría.

Pelamos los ajos y los laminamos, cortamos la cebolla en aros y pelamos la manzana, quitando el corazón.

Cuando ya lo tenemos todo preparado ponemos un fondo de aceite en una buena Olla Rápida, como la WMF Perfect Pro, echamos la cebolla y los ajos y rehogamos un par de minutos, añadimos la lombarda y damos unas vueltas. Incorporamos el vino y esperamos que evapore el alcohol, entonces añadimos la manzana cortada a daditos, la sal y el agua.

Cerramos la tapa en presión uno, ponemos la olla sobre la vitro con el fuego alto, una vez asoma la valvula, solo la primera rayita, bajamos el fuego al mínimo y contamos siete minutos.

En una olla normal la tendríamos que guisar unos 30 minutos y necesitamos añadir más agua. La olla rápida es muy práctica para guisar verduras duras, como el repollo o la lombarda, necesita mucho menos tiempo, menos agua y menos aceite, por lo que mantienen mejor el sabor y quedan más ligeras, además al estar cerrada a presión no escapa el olor mientras se cocina.

Pasados los siete minutos, apartamos la olla del fuego, dejamos salir el vapor, y abrimos con cuidado, la tapa siempre hacia el lado contrario de nosotros, para que el vapor no salga hacia nuestra cara. La lombarda una vez cocinada ha cambiado de color, ahora es más violeta. La olla rápida es estupenda para este tipo de verdura como el repollo, la lombarda, las coles de bruselas, quedan tiernas pero al dente.

Espirales con Verduritas

A las Mil Especias y Salsa de Soja

En un libro de cocina oriental encontre la idea de echar todas las especias en la sartén para tostarlas antes de empezar a cocinar, lo hago a veces, las echo en un fondo de aceite al inicio de la receta, da un olor estupendo y el sabor se potencia, pero en esta ocasión me he cargado un poco el sabor con la salsa de soja, bueno, no es que estuviera malo, los espirales estaban riquísimos y muy sabrosos, pero la salsa de soja a mi me da la impresión que enmascara todo lo demás.

Ingredientes (en orden de uso):
Un fondo de Aceite de Oliva
Una pizca de Cominos en Grano
Dos Clavos de Especia
Una Cayena
Un Cardamono
Una pizca de Oregano
Una pizca de Tomillo
Una pizca de Jengibre Molido
Una pizca de Curcuma
Un Ajo muy picadito
Media Cebolla en Brunoisse
Un trozo de blanco de Puerro en aritos
Un trozo de Apio picado pequeñito
Media Zanahoria en bastoncitos
Medio Pimiento Verde en bastoncitos
Brotes de Soja (mejor naturales, sino una lata)
Un chorrito de Salsa de Soja
Espirales de Pasta (y lo necesario para su cocción)

Elaboración:

Por una lado cocemos la pasta.

Por otra parte ponemos al fuego una sarten o wok, echamos el aceite y todas las especias, empieza a oler genial y añadimos el ajo y toda la verdura, excepto los brotes de soja, sofreimos y cuando empieza a ablandar incorporamos los brotes de soja y el chorrito de salsa de soja, sal pimentamos e incorporamos dos cacitos del agua donde cuece la pasta.

Cuando la pasta está al dente la escurrimos y rehogamos con toda la verdura, ya está.

¿Y las fotos? no tengo fotos, pero no quería olvidarme de esta receta porque me ha gustado, la repetiré algún día y haré fotos. Además estamos en agosto y tengo tiempo para escribir.

Arroz con Alga Espaghetti de Mar

Paella con Revuelto de Verduras y Alga Espaghetti de Mar

Arroz con Alga Espaghetti de Mar
Una versión económica de una futura gran receta. Tenía ganas de probar las algas en conserva, y el otro día me compre una latita de Algas Espaghetti de Mar al Natural, también tenían Algas Kombu pero como la Kombu la utilizo deshidratada y más o menos la conozco, escogí Espaghetti de Mar.

Y prepare un arroz seco, tipo el arroz con bacalao y coliflor o el arroz de verduras. La verdad es que las algas tienen un olor a mar impresionante y la paella quedo muy rica. Estoy pensando hacer una versión especial con productos frescos y las algas.

Ingredientes
Una taza de Arroz Blanco
Una lata de Algas Espaghetti de Mar al Natural
Un bolsa de revuelto de Ajetes, Trigueros y Setas con Gambas
Un puñadito de Garrafón congelado
Un puñadito de Judías Verdes Planas congeladas
Dos tazas de Caldo de Verduras (lo hice con media pastilla de caldo)
Dos cucharadas de Tomate Triturado
Dos Ajos
Una Ñora
Unas hebras de Azafrán
Un par de cucharadas de Aceite de Oliva Virgen
Una pizca de Sal

Arroz con Alga Espaghetti de Mar
La elaboración es muy sencilla, el arroz tipo paella siempre lo seco en el horno, y me gusta añadirle judía verde y garrafón, el caldo lo tenemos caliente, por tanto empezamos encendiendo el horno y poniendo el agua con la media pastilla a hervir.

En una paella o sarten bajita que pueda ir al horno (a la mía se le desmonta el mango, pero tengo echado el ojo a unas preciosas) ponemos el fondo de aceite y los ajos laminados.

Cuando empieza a saltar el ajo añadimos la judía verde, el garrafón y el salteado de verduras.

Arroz con Alga Espaghetti de Mar
Mientras va descongelando y perdiendo agua, sacamos la carne de la ñora que previamente teníamos en remojo. Incorporamos la carne de ñora.

Arroz con Alga Espaghetti de Mar
Y añadimos el arroz, damos unas vueltas y ponemos las dos cucharadas de tomate. Rehogamos todo junto.

Arroz con Alga Espaghetti de Mar

Ahora añadimos el azafrán que hemos machacado en el mortero con un poquito de sal. Incorporamos el caldo de verduras que tenemos caliente. Colocamos las algas por todo el arroz y al horno.

Arroz con Alga Espaghetti de Mar
En unos 20 minutos a 180º tenemos el arroz seco, lo dejamos reposar cinco minutos y listo.

Arroz con Alga Espaghetti de Mar
Para la próxima, después de esta prueba y ya sabiendo el aspecto y sabor de las algas en lata, estoy pensando usar un fumet de pescado…

Feliz Miércoles ¡¡

Paella Integral de Verduras

Últimamente estoy usando bastante las verduras congeladas, el truco está en usarlas sin descongelar, y la verdad es que dan mucho juego. Hoy os presento una receta fácil, una paella que como siempre termino de hacer en el horno para que se seque bien el arroz y no se pase. He usado arroz “semi integral”, es el que habitualmente venden como integral en los hipermercados, pero que se diferencia bastante del integral “de verdad” que venden en tiendas de dietética.

Ingredientes

– Una taza de arroz integral
– Una bolsa de verduras variadas (salteado de verduras o similar)
– Dos ajos
– Dos cucharadas de tomate tamizado o triturado
– Una pastilla de caldo vegetal
– Unas hebras de azafrán
– Media cucharadita de colorante alimentario
– Sal
– Aceite de Oliva

Elaboración del Caldo

Necesitamos un caldo de verduras, la cantidad justo el doble de lo que usemos de arroz, y no nos vamos a liar mucho, ponemos el agua a hervir, echamos la pastilla de caldo y una vez disuelto agregamos la media cucharadita de colorante, dejamos al fuego bajo para mantenerlo en caliente.

Vamos a dejar preparado en el mortero el azafrán, que machacaremos bien con media cucharadita de sal.

Elaboración de la paella

lo primero, encendemos el horno a 180º para que se vaya calentando.

Necesitamos una paella o sarten que pueda ir al horno, que no tenga asas o con asas de metal o desmontables, echamos un fondo de aceite y el ajo picado. Cuando el ajo empieza a saltar incorporamos las verduras, directamente congeladas.

Dejamos que las verduras se vayan descongelando y soltando el agua.

Cuando las verduras ya han consumido casi todo su liquido, incorporamos la taza de arroz integral.

Y rehogamos el arroz con las verduras.

Echamos las dos cucharadas de tomate, como veis no es mucha cantidad, es solo un poquito.

Y volvemos a rehogar todo junto. En este momento echamos el azafrán machacado que teníamos reservado en el mortero y las dos tazas de caldo caliente.

Con el caldo incorporado, cogemos la paella y la metemos al horno, a 180º calor arriba y abajo, y lo tenemos aproximadamente 20 minutos, hasta que veamos que el arroz está seco.

Y ya está, la dejamos reposar cinco minutos, y nos la comemos. Fácil y con lo que tenemos por casa, eso si, el arroz semi integral no queda tan rico como el bomba porque el grano se abre un poco.

Fin.

Proximamente: ¡¡¡¡ video recetas ¡¡¡¡

Menestra de Verduras en Olla Rápida

Esta es una receta que hacía siempre mi mami, y aprovechando que el HEMC de este mes se dedica a “La Cocina de Mamá”, me he arriesgado no solo a pedirle la receta sino a dejarla que compre los ingredientes. Y es que con mi madre hay que tener mucho cuidado, porque es de esas de:

– Pues le pones tal
– ¿Qué cantidad?
– Pues la que lleva la menestra
– ..?
– Y lo guisas, echa un poco de vino blanco
– ¿Qué cantidad le pongo de agua? ¿cuánto tiempo?
– Agua que no mucha que la verdura ya se sabe
– ¿Qué la cubra?
– No tanto, tú como lo veas, y lo tienes mucho menos que los garbanzos, veinte minutos, quizá

Os cuento lo habitúal en mi mami si, por casualidad, se me ocurre encargarle algo:

– Mamá, tú que bajas al mercado, ¿me coges una pechuga de pavo abierta para rellenar?
– Si, no necesitas nada más?
– No, solo el pavo, que voy hacer una receta y por aquí no la puedo comprar preparada.

Llego a casa de mi madre y tengo:

– Un pollo de corral, con las pechugas aparte, y lo demás en cuartos
– Unos salmonetes que sabe que me gustan mucho
– Una cajita de azafrán que seguro que ya he gastado el último que me compro (empezo a comprarme azafrán cuando le dije que no me cogiera más latas de pimentón)

Yo a mi mami la quiero mucho, y sé que lo hace con toda su buena fé, pero menos mal que ya soy mayor y no le hago ni caso, y menos mal que para cuando yo sea mayor tendré el blog para recordar como hacía las recetas, porque mi madre con el tiempo modifica, se olvida, recuerdo unos chipirones rellenos riquísimos con una salsa de azafrán que hace ya tiempo pasaron a ser en su tinta, y no hay forma de convencerla que antes los hacía de otra manera.

En fin, la receta, tal cual la hacía mi madre, he estado leyendo sobre otras recetas y no llevan carne, sino más bien jamón o solo verdura, pero esta es “su” receta. Yo si hago menestra, le pongo solo verdura, y la verdad, recordar esta receta y hacerla me ha gustado, olía como cuando era pequeña y llegaba del cole.

INGREDIENTES:

– Unos Guisantes
– Unas Habas
– Judías Verdes
– Unas Alcachofas
– Dos zanahorias
– Una cebolla
– Ternera para guisar, en este caso morcillo
– Aceite de Oliva Virgen
– Un chorrito de Vino Blanco
– Un poquito de sal

ELABORACIÓN:

Lo primero es preparar las verduras:

Desgranamos los guisantes.

Cortamos las puntas de las judías y las cortamos en varios trozos

Lo mismo que las judías con las habas, la mitad las he sacado de su vaina y desgranado como los guisantes, si están más blanditas, en mejor temporada, les dejamos a todas la vaina

A las alcachofas le quitamos todas las hojas más duras y cortamos en cuartos, echamos un poco de limón y las ponemos en agua, el rabito lo pelamos con el pelapatatas y lo hacemos rodajitas.

La zanahoria pelada y picada, y la cebolla picadita.

Ahora que ya tenemos todo preparado, empezamos con la menestra. Echamos un fondo de aceite en la olla y sellamos la carne,

Una vez dorada la apartamos,

Rehogamos la cebolla con la zanahoria, en el mismo aceite donde doramos la carne,

Cuando ablanda un poquito la cebolla, vamos echando todas las verduras, en orden de dureza y removiendo cada vez,

Ahora que tenemos todas las verduras, echamos un chorrito de vino blanco,

Incorporamos la carne que teníamos reservada,

Y echamos un poquito de agua, pero poca cantidad, que no cubra las verduras,

Ahora ponemos la tapa de presión y cerramos la olla,

En mi olla rápida, una vez suben las dos rayitas son solo tres minutos. La verdad es que esta olla es estupenda, tiene algo más de 5 años y solo he tenido que cambiar la goma de la tapa. En las ollas de presión normales son 20 minutos.

Y aquí la menestra, me gusto muchísimo porque realmente el olor y el sabor era el que recordaba de la menestra de mi madre, cuando yo he hecho menestra, no pongo carne y añado alguna otra cosilla como espárragos, champiñones y especias.

Croquetas de Setas


Con setas secas, quedan riquísimas. La verdad es que yo pensaba que las croquetas de setas no podían tener mucho sabor, porque realmente unos champiñones, por ejemplo, no pueden dar mucho sabor a una bechamel. Pensando en ello se me ocurrió la idea: hidratar las setas en la leche, genial.

La víspera he dejado unos 15gr. de mezcla de setas secas en medio litro de leche, relamente con un par de horas hubiera sido suficiente, pero se pasaron la noche en remojo. Luego he colado la leche y lavado las setas ya hidratadas.

De medio litro de leche he pasado a tener 400gr. de infusión de leche y setas hidratadas. Para la bechamel de croquetas suelo usar 500/50/50, como han absorvido 100gr. de leche he usado la proporción 400/40/40 = 400gr. de leche – 40gr. de mantequilla – 40gr. de harina.

Vale pues necesitamos para las CROQUETAS DE SETAS:
500gr. de leche
15gr. de setas secas
40gr. de mantequilla
40gr. de harina
un ajo
Nuez moscada
Sal y pimienta

Lo primero, dejamos hidratar las setas en la leche, unas dos horas aunque yo las deje toda la noche, por la mañana colamos la leche y lavamos las setas. Picamos bien las setas ya hidratadas y las rehogamos con un ajo también muy picadito. Reservamos.

Preparamos la masa de las croquetas, he utilizado la misma sartén donde he rehogado las setas, echo la mantequilla, hago un roux con la harina, y voy incorporando la leche, cuando toma cuerpo la bechamel incorporo las setas, es importante que las setas estén bien picaditas porque si tenemos trozos grandes luego es más difícil dar forma a las croquetas.

Una vez echa la masa, sabemos que está cuando se separa de la sartén al moverla, la dejo reposar un día.

Pensaba hacer las croquetas a mano, pero al final baje al trastero a por la croquetera, es el típico cacharro del que te encaprichas y realmente no necesitas … pero tiene sus ventajas porque la masa queda bien compacta y las croquetas no se abren, además es fácil hacerlas todas más o menos iguales.

Esta foto del proceso de montado: croqueta al huevo, del huevo al pan rallado y a reposar antes de freír. Como una profesional de tres en tres, mira que me cuesta liar croquetas, pero estaban riquisísimas

Y espero que en breve llege la primavera que estoy de agua y frío hasta las mismisimas, por cierto, este finde empieza el mundial de SBK en Philip Island.

Actualizo la entrada que me había olvidado poner el enlace a la presentación en sociedad de mi croquetera

Cocido vegetariano en versión express

Este es el cocido que suelo hacer en invierno, no tiene nada que ver con el que hacía mi madre, ni con el clásico cocido madrileño. Basicamente es un guiso de garbanzos con verduras, lo comemos seco, sin el caldo, con una vinagreta acompañando los garbanzos en caliente.

Para las verduras suelo comprar una bandeja de estas que vienen verduras variadas, no es que me emocionen esas bandejas porque siempre traen demasiadas zanahorias, pero son prácticas. En esta ocasión cojí una bandeja del LIDL y me sorprendió que trae colinabo y otra raiz blanca alargada ¿?.

A las verduras de la bandeja le incorporo media cebolla, una patata, dos ajos y en esta ocasión, un trozo de calabaza.

Lo primero es poner la víspera los garbanzos a remojo, la legumbre seca aún no es excesivamente cara, por lo que suelo comprar los saquitos de tela que generalmente llevan garbanzos de mejor calidad que las marcas blancas. Si me acuerdo, en el remojo incluyo un trozo de alga kombu que luego desecho con el agua.

Las verduras las limpiamos y pelamos, dejándolas enteras. Escurrimos y aclaramos los garbanzos.

Una vez todas las verduras limpias, ponemos en la olla rápida los garbanzos y las verduras.

Cubrimos de agua, si queremos guardar caldo ponemos un pelín más, sino solo cubrir. Echamos un chorrín de aceite y las especias, importante el tema de las especias porque junto con la vinagreta final es lo que nos da el sabor. Generalmente pongo pimienta negra en bolas, comino en grano, un par de clavos de especia, una cayena y sal (dicen que los garbanzos la sal se echa una vez cocinados, lo hago de las dos formas, a veces echo la sal antes y otras después, más comodo antes y la diferencia inapreciable).

Cerramos la olla, encendemos el fuego, esperamos que salga la válvula y cuando vemos asomar la segunda rayita, bajamos el fuego al mínimo y contamos ocho minutos. Pasado el tiempo, vamos dejando escapar el vapor poco a poco y en unos cinco/diez minutos, podremos abrir la olla.

Yo pongo en una fuente las verduras con los garbanzos y sobre los garbanzos echo una vinagreta, nos lo comemos en caliente.

Y esto es lo que yo llamo cocido.