Polvorones de Chocolate y Almendras

Mis Polvorones

Es muy fácil hacer polvorones, todo el mundo lo dice: son facilísimos. Es tan fácil que me he animado a poner mis proporciones, normalmente con las recetas de repostería no me atrevo a cambiar nada, pero esta vez si lo he hecho, he cambiado un poco las cantidades basándome en unas y otras recetas, y la verdad, me han quedado muy bien.

Polvorones de Chocolate y Almendra
Ingredientes:

300 gr. de Harina de Trigo
30 gr. de Almendra
30 gr. de Chocolate Puro en polvo
120 gr. de Manteca de Cerdo
120 gr. de Azúcar
Media cucharadita de Canela

El día antes de elaborar la receta, debemos tostar la Harina, voy a necesitar unos 250 gr. de harina para la masa de los polvorones por lo que tuesto 300gr., la harina pierde peso al tostarse.

¿Cómo tostar la harina?: Aunque algunas recetas tuestan la harina en una sartén amplia, es importante que la harina pierda humedad y no se queme, por lo que resulta más sencillo hacerlo en el horno. Tratamos de conseguir una harina de un tono ligeramente amarillo.

Vamos a utilizar una bandeja de horno de metal. Es recomendable tener una bandeja exclusiva para repostería, si utilizamos una bandeja que hayamos usado para hornear carne o lasaña es probable que queden restos de grasa.

La harina la tostamos en el horno, precalentado a 180º, la he tenido primero dos minutos y medio, estaba tal cual entro, le di unas vueltas, y la deje otros dos minutos y medio, que más o menos fueron tres porque me costo programar el reloj de cocina, pasado el segundo tiempo al abrir el horno la harina estaba blanca pero tenía cierto olor. Pensé en bajar el horno de temperatura pero me pareció que no era necesario, seguimos a 180º.

Volví a programar tres minutos. Pasados los tres minutos no hay diferencias, vuelvo a remover la harina, ya veo que la paleta se lleva parte y además al moverla se ha caído un poquito, ya entiendo porque tostamos más harina de la necesaria, no solo pierde peso por la pérdida de humedad.

Hay que tener en cuenta que la harina se está tostando con una temperatura inferior a 180º, cada vez que abro la puerta del horno para removerla necesito un momento, la puerta está abierta, por lo que la harina debe estar tostándose a 160/170º.

Es un poco pesado estar constantemente pendiente del horno, pero necesario. Sabremos que esta tostada por el olor y porque habrá cogido un tono ligeramente amarillo. Llevamos unos veinte minutos y en la cocina empieza a oler a harina “tostada”.

Por primera vez al abrir el horno la harina humea, he programado solo tres minutos más porque otra de las cosas que nos muestran que la harina está casi tostada es el ligero humo. Programo esta vez solo tres minutos más.

Nuevamente noto ese ligero humo al abrir el horno, al mover la harina ya se aprecia claramente ese ligerísimo tono tostado, por lo que doy por concluido el tostado de la harina. Saco la bandeja, al remover la harina se nota claramente el tostado.

En total hemos tardado en tostar la harina una media hora, distribuida en estos intervalos de tiempo: 2´5 min. + 2´5 min. + 3 min. + 3 min. + 3 min. + 5 min. + 3 min.

Luego tostamos las almendras, aprovechando el calor del horno. Las almendras se tuestan en unos 10 minutos aproximadamente a 180º, pero cuidado que no se quemen. Como el horno está caliente de tostar la harina, las almendras se tuestan en mucho menos de diez minutos, quizá cinco o seis minutos, hay que tratar de dar la vuelta a todas, no se vayan a quemar por una cara.

Al día siguiente, con las almendras y la harina tostadas, vamos a elaborar los polvorones. Lo primero que tenemos que hacer es pulverizar la almendra, luego el azúcar para convertirlo en azúcar glass. Tamizamos la harina con el cacao y mezclamos con las almendras y algo más de tres cuartas partes del azúcar (el resto lo reservamos para espolvorear los polvorones una vez horneados).

En un marmol, o en mi caso yo he usado un bol grande, ponemos la harina mezclada con el cacao, la almendra y el azúcar, hacemos un agujero en forma de volcán y añadimos la manteca en dados (temperatura ambiente). Tenemos que conseguir una bola de masa, y nos vamos a encontrar dos dificultades, la falta de humedad, por lo que empezará siendo de una consistencia arenosa, y luego el exceso de grasa, por lo que si amasamos demasiado con el calor de las manos será complicado conseguir una bola que es nuestro objetivo. Paciencia y poco más.

Una vez tengamos la bola la dejamos enfriar en la nevera envuelta en film, al menos media hora, para que resulte mucho más fácil trabajarla. En lo que se enfría la masa he aprovechado para limpiar y recoger la cocina.

Una vez fría nuestra bola de masa de polvorón, tenemos que estirarla hasta que coja el alto de un polvorón, lógicamente, lo que viene a ser un centímetro o un dedo, tened en cuenta que la forma no va a cambiar con el horneado, estiramos entre dos silpat o silpat y lámina de film. Hacemos la forma de los polvorones con un cortapastas o un vaso y con una espátula los pasamos a la bandeja del horno, que tendremos precalentado a 160º. Cuidado al pasarlos, recordar que tenemos calor en las manos, es mejor cogerlos con la espátula, si no tenemos podemos usar un cuchillo ancho apoyando con un dedo. Pero si los cogemos con los dedos se nos va a pegar la masa.

A mi me gusta aprovechar toda la masa, los últimos pegotitos en vez de Estrellas hice unas bolitas. Y los horneamos a 160º entre diez y quince minutos, dependiendo del horno. Como mi horno no sé si es lento o rápido, tire por la vía de en medio y hornee 12 minutos y medio. Los saco, los espolvoreo de azúcar glass: Polvorones de Chocolate y Almendra.