Pisto de Calabacín

Receta Tradicional

El pisto es una elaboración muy sencilla que admite la congelación, si vamos a preparar pisto podemos hacer una cantidad grande y congelar. El pisto suele consumirse solo como entrante o acompañado de huevo frito, también podemos usar un pisto como salsa para pasta. Necesitaremos una sarten bastante grande si vamos a elaborar estas cantidades.

Ingredientes:

– 1Kg. de Calabacín, es decir, dos calabacines grandes.
– 500 gr. de Pimientos Verdes, serán cuatro o cinco pimientos.
– 500 gr. de Cebollas, dos o tres dependiendo del peso..
– Media cabeza de Ajos, unos seis ajos.
– 800 gr. de Tomate triturado, una lata grande.
– 200gr. de Aceite.
– Sal.
– Especias Opcionales: Oregano, tomillo y pimienta negra.

Preparamos los ingredientes, para cantidades pequeñas podemos picarlo a mano, pero como vamos hacer mucha cantidad, nos ayudamos del thermomix. Vamos a picar primero la cebolla, en dos tandas, si cargamos mucho el vaso del thermomix nos quedaran trozos muy desiguales, lleno solo hasta la mitad, programo 6 segundos velocidad tres y medio, y ya tengo la cebolla picada.

El pimiento lo lavamos bajo el grifo, se abre a la mitad a lo largo, se sacan las simientes y los nervios blancos, se corta en trozos grandes y se echa al thermomix para picarlo en trozos pequeños. Al igual que la cebolla, picamos en dos tandas, durante seis segundos a velocidad tres y medio.

Echamos en una sartén grande el aceite, dejamos que se caliente sin que llegue a humear e incorporamos los ajos la cebolla y el pimiento. Lo mezclamos con la espátula y vamos rehogando. Cocinamos hasta que nos queda más o menos así, como veis en la foto la cebolla y el pimiento están pochados.

Mientras se hacía la cebolla con el pimiento, hemos picado el calabacín, no utilizamos el thermomix porque no queda bien, los trozos serían demasiado irregulares y pequeños, por lo que es mejor picar a mano.

Mezclamos el calabacín en la sartén con el pimiento y la cebolla y volvemos a rehogar. Ahora nos quedará más o menos así,

Con la cebolla, el pimiento y el calabacín “rehogados” añadimos el tomate triturado y la sal, es el momento de añadir especias si nos gustan, yo pongo un poquito de orégano, tomillo y pimienta negra. Y lo dejamos que cocine hasta que el tomate esté frito.

Aquí en la foto vemos el pisto ya preparado para congelar. Si nos fijamos el tupper que está detrás está cubierto con un papel de cocina, lo dejo así hasta que enfría del todo, si ponemos la tapa, aunque la dejemos un poco abierta condensa agua que luego nos va a caer sobre el guiso, y dejarlo destapado hasta que enfríe no es bueno. Por eso lo cubro con papel de cocina. La idea está tomada de una libro de Cristina Galiano.

 

Anuncios