Calamares en su Tinta

Con una Hora de Cocción

Los calamares en su tinta se pueden hacer y se pueden hacer bien, si queréis una receta rápida hasta podéis hacerlos en el thermomix, pero a fuego lento y con su salsa SIN HARINA quedan de muerte. Si además podéis conseguir tinta natural del propio calamar, eso sería un lujo. La receta es sencilla pero hay que tener paciencia y dejarlos hacer leeeeeentamente.

Ingredientes para dos personas,

– Medio kilo de Calamar Troceado
– Tres o cuatro cucharadas de Aceite de oliva
– Una Cebolla
– Un Dientes de Ajo
– Una hoja de Laurel
– Un Tomate maduro
– Medio vaso de Vino Blanco
– Dos Bolsitas de Tinta de Calamar o la tinta del calamar
– Una Cayena
– Sal y Pimienta

Elaboración:

En primer lugar preparamos los ingredientes: picamos la cebolla, la queremos lo más picadita posible por lo que podemos ayudarnos de un picador si disponemos de él, yo he usado la base del minipimer. El ajo lo voy a prensar con el prensaajos.

El tomate lo pelamos, para ello lo sobamos con el cuchillo hasta que notemos que la piel se separa, y pelamos. Una vez pelado, lo voy a cortar y pasar por el pasapures. Esto es muy importante, usad este aparato antiguo y notaréis la diferencia, no es lo mismo picar pequeñito o triturar que pasar por el pasapures.

Los calamares los compre congelados, los he dejado descongelar en la nevera dentro de un tupper con rejilla, para que el líquido que sueltan quede abajo. Si los compráis frescos en este enlace está publicada la forma de limpiar el calamar tras la receta de caldo de pescado: Limpiar Calamares.

Ahora vamos a cocinar, ponemos el aceite en una sartén amplia con la hoja de laurel. La cantidad de aceite podemos rebajarla a tres cucharadas sin problemas, yo la receta la tenía anotada con tres, luego como lo medí para publicar me pareció poco y eche cuatro, pero creo que tres es suficiente. Cuando empieza a freírse la hoja de laurel añadimos la cebolla picada con picadora y el ajo prensado, dejamos que se poche suavemente.

Mientras se está pochando, sobre la misma sartén, vamos pasando el tomate por el pasapures, no olvidéis al terminar echar a la sartén todo el tomate que queda en la base del pasapures. Rehogamos y añadimos los calamares, el vino blanco, la tinta, la cayena, sal y pimienta.

Vamos a dejar que se cocinen lentamente, con el fuego bajito, según el libro de Harold McGee “La cocina y los alimentos“; capítulo 4 Pescado y Marisco, “…las fibras musculares del calamar y del pulpo son sumamente finas por lo que su carne es densa y de textura fina. A diferencia del frágil colágeno del pescado, el colágeno de los pulpos y calamares tiene muchos enlaces cruzados y se comporta de manera parecida al colágeno de los animales terrestres.

El calamar y el pulpo se deben cocinar o bien breve y escasamente para evitar que las fibras musculares se endurezcan, o bien durante mucho tiempo para disolver el colágeno. (…) Si se cocinan suave y continuamente durante una hora o más, el colágeno duro y contraído se disuelve y forma gelatina, dando a la carne una suculencia sedosa. (pág. 244).

Es decir, que vamos a tener nuestros calamares a fuego suave durante una hora. A mi este tipo de cocciones tan largas me dan cierto reparo, pero de verdad probadlo, es cuestión de tener el fuego muy flojito y estar echándole un ojo de vez en cuando, veréis como el calamar suelta todo el agua, luego empieza a reducir y al final la salsa parece que estuviera ligada con harina, como una bechamel clarita, pero no hemos echado NADA de harina.

Es difícil verlo en las fotos, pero os aseguro que tenéis que probarlo, los calamares quedan riquísimos y la salsa estupenda, perfectamente ligada, los calamares, pese a ser congelados quedaron muy bien, no obstante como les vamos a dedicar tanto tiempo, si tenemos producto fresco, mejor que mejor.

Un último detalle, los calamares se quedan en nada, vamos que necesitan arroz para ser un plato de verdad. Si sois cuatro echad un kilo sin duda.

Emperador a la Siciliana

Pez Espada

Tras descongelar los filetes de emperador, vamos a prepararlos al horno. No estaban congelados por el anisakis, que vuelve a estar de moda, sino porque traje los filetes de casa de mi mami, he leído que el anisakis es peligroso cuando se consume el pescado en crudo o semicrudo, el parásito muere por encima de los 60º, no obstante y por si acaso, ya que vamos a comer pescado azul, mejor congelarlo.

Ingredientes:
Dos rodajas de Pez Espada
Tres o cuatro filetes de Anchoa
Una cucharada de Alcaparras
Un Limón
Pan Rallado
Un diente de Ajo
Una cucharada de Orégano
Aceite de Oliva
Sal y Pimienta

Elaboración:
Primero vamos a marinar el pescado, como las rodajas eran muy hermosas, no tenía una fuente donde ponerlas y las cocine directamente sobre la bandeja del horno, el mismo sitio donde preparé el marinado. Cubrimos las rodajas de emperador con las alcaparras picadas, ralladura de la piel de limón y aceite de oliva, y las dejamos en adobo durante 1 hora.

 

Pasado este tiempo, encendemos el horno a 180º para que vaya calentándose. En una sartén vamos a fundir los filetes de anchoa con un chorrito de aceite de oliva, hay que tener cuidado y una tapa a mano, porque salta bastante al deshacerse las anchoas en el aceite. Una vez desechas las anchoas añadimos el pan rallado, el ajo cortado por la mitad y el orégano, bajamos el fuego y damos unas vueltas para que se integre todo.

Con esta mezcla de pan rallado, cubrimos el pescado para hornearlo. El ajo lo podemos desechar, a mi como me gusta bastante, lo dejo en la fuente del horno y luego me lo como asado. Horneamos el pescado, aproximadamente 15 minutos, en este tiempo podemos preparar la guarnición.

Para acompañar el pescado podemos poner ensalada, pero me gusta más la guarnición de pasta. En el tiempo que se horneaba el pescado, cocí unos espaghettis al nero di sepia, los compro en LIDL, son bastante buenos, otras pastas del Lidl no me gustan, ya lo contaré, sobre todo las rellenas no están logradas, aunque sean de su marca selecta.

La pasta simplemente hervida y aliñada con aceite de oliva y sal, un cuarto de limón para acompañar el pescado y ya tenemos el plato listo “Pez Espada a la Siciliana”. La receta la he cogido de un libro de cocina Recetas Básicas de Italia, de Laura Zavan, es un libro con unas fotos bonitas y recetas bastante escuetas, pero está bien.

Cuidado con el consumo de este pescado, es uno de los que tiene mayor nivel de mercurio en su carne. El mercurio es un metal pesado tóxico que se acumula en los tejidos de los seres vivos en forma de metilmercurio, altamente persistente y difícil de eliminar. Pasa a través de la cadena alimenticia de especie en especie acumulándose en mayor cantidad en aquellas que son predadoras las cuales acumulan el mercurio que previamente ingirieron sus presas, como el atún y el emperador. El metilmercurio es muy tóxico para los riñones, el sistema cardiovascular y sobre todo para el sistema nervioso, por lo que se aconseja que se limite el consumo de estas especies sobre todo a niños y a mujeres embarazadas por posible daño al sistema nervioso en formación del feto (referencia tomada en wikipedia).

Como ya he contado otras veces, no compro pescado, mi mami baja al mercado y le divierte comprarme algún capricho para tenerlo de sorpresa, hace tiempo que acordamos que no me compraba carne, así que ahora me compra pescado, le he dicho que no me compre, que prefiero setas o cualquier verdura, pero me ignora, se lo he recordado y la contestación ha sido que es una pena, que ha comprado dos rodajas de atún rojo estupendas. Es una cuestión de tiempo que termine haciéndome caso, pero el atún subirá nuevamente mis niveles de mercurio.

Es difícil esto de intentar llevar una dieta vegetariana, sobre todo a nivel social, haces la compra y no coges nada animal, sales a tomar el aperitivo y te plantan una tapa de torreznos. He decidido tomármelo tranquilamente, nada de radicalismos, hace muchos años lo intente por primera vez, y fue un desastre, discutí con media familia porque me puse muy seria con el tema, y de hecho estuve sin comer nada animal más de un año, luego lo deje, así que este nuevo intento va a ser mucho más tranquilo, si lo consigo genial, pero si solamente soy vegetariana de hogar, o vegana de martes y jueves no me voy a preocupar, mejor poco que nada.

Salmonetes con Patatas al Horno

Pescado de Roca

Cuando vamos a preparar pescado al horno es importante tener cuidado con el tiempo de horneado, sobre todo si queremos acompañarlo de patatas y se trata de piezas pequeñas, como estos salmonetes.

Ingredientes:

– Salmonetes limpios, desescamados y eviscerados.
– Dos patatas
– Dos ajos
– Una cucharadita de Perejil (he usado perejil seco)
– Una pizca de Pimentón Picante
– Un chorrito de vino blanco
– 1/4 de vaso de Agua
– Aceite de Oliva
– Pimienta Negra
– Sal

Pensaba no hacer listado de ingredientes por la sencillez de la receta, pero la majada es importante y si contamos todos los ingredientes tenemos una lista casi larga. Sobre los salmonetes, los tenía congelados hace un mes, los congelo limpios, con una capa de film y sobre el film aluminio. El perejil mejor si usamos fresco.

Las patatas las lavamos bien para retirar cualquier resto de arenilla, pero no las pelamos, simplemente bien lavadas las cortamos en rodajas algo más gruesas que para tortilla pero no gordas. Podemos usar la misma fuente del horno para hacer la cama de patata y asar los salmonetes pero yo he usado una fuente tipo paella, es redonda de aluminio y de paredes bajas, la pongo sobre la rejilla en la posición intermedia. El horno lo encendemos a 200º, calor arriba y abajo.

Primero pongo un pelín de aceite en el fondo de la fuente, lo extiendo con el pincel. Coloco las patatas por toda la fuente, echo un poquito de agua, como un dedo pero no mucha agua, metemos la fuente al horno y dejamos unos diez minutos, hasta que vemos que el agua burbujea y se evapora.

Mientras están las patatas en el primer “tiempo” de horneado, vamos hacer una majada, en el mortero machacamos los ajos con el perejil y un poco de sal (la sal facilita el majado, por eso no eche sal a las patatas). Cuando lo tenemos bien majado añadimos una pizca de pimentón, una cucharada de aceite de oliva y un poquito de vino blanco, sacamos las patatas del horno y con un pincel las barnizamos de la majada.

Volvemos a meter las patatas al horno, ahora pintadas con la majada, las tendremos unos 15 minutos, casi estarán echas cuando las volvamos a sacar.

Salpimentamos los salmonetes. Bajamos el horno a 180º, importante bajar la temperatura del horno. Colocamos los salmonetes sobre las patatas y metemos nuevamente al horno.

Los tenemos en el horno a 180º entre diez/quince minutos, dependiendo del grosor del salmonete, no más tiempo porque es un pescado pequeño y quedaría totalmente seco.

Si nos fijamos en los salmonetes ya horneados vemos que el pimentón ha llegado hasta ellos y presentan algún manchita casi roja, quedan riquísimos, y las patatas también.

Otra forma de cocinar los Salmonetes es el clásico Salmonete Frito, publique la receta hace algún tiempo. También podemos hacer Salmonetes al Horno, siguiendo una receta de Simone Ortega pero creo que está receta con patatas queda mucho mejor.

 

Carabineros con Arroz en Caldero

Con Carabinero Congelado

Para esta receta he usado carabineros congelados. El precio es más económico que los carabineros frescos, al venir con cabeza y piel podemos igualmente sacar muy buen sabor para el arroz, no obstante si podemos permitirnos un producto fresco de calidad siempre será mejor.

Al comprar el carabinero congelado es importante descongelarlos bien, podemos hacerlo rapidamente metiéndolos en un bol con agua, estarán descongelados en media hora, sin embargo, si tenemos paciencia y un tupper con rejilla, la congelación lenta es mejor. Es importante que los líquidos de congelación queden separados del pescado, esto es valido para todos los pescados que compremos congelados, adquirir un tupper con rejilla es bastante útil.

Ingredientes

Para el Caldo o “Agua de Mar”

Cabezas, piel y patitas de los carabineros (usaremos 200gr., unos seis Carabineros)
Un trozo de Alga Kombu
Un casco de Cebolla
Un Ajo
Una hoja de Laurel
Unos Cominos en grano
Un par de Clavos
Unas bolitas de pimienta
Una Cayena
Perejil seco
Una pizca de Curcuma
Medio vasito de Vino blanco

Por un lado preparamos un “agua de mar”, y por otro sacamos el sabor a las cabezas de los carabineros.

Agua de Mar: En una cazuela pequeña, ponemos a hervir las cascaras y las patitas de los carabineros, el trozo de alga kombu, la cebolla, el ajo, el laurel, los cominos, la pimienta, las hojitas de perejil, la curcuma y la cayena, que si nos gusta el picante, echamos partida, si no la echamos entera.

En la cazuela grande, donde luego prepararemos el arroz, ponemos un fondo de aceite, y echamos las cabezas de los Carabineros. Con una espumadera las vamos aplastando al tiempo que se fríen, es importante aplastarlas bien para que suelten el jugo que llevan dentro, luego echamos un poquito de vino blanco y dejamos que evapore el alcohol.

Echamos el “agua de mar” que tenemos hirviendo en la cazuela pequeña, sobre las cabezas de los carabineros, dejamos que hierva todo junto unos seis / siete minutos con lo que conseguimos un caldo corto.

Dejamos que el caldo hierva abierto para que se concentre el sabor, solo vamos a necesitar doble de caldo que de arroz. Una vez hervido, colamos el caldo y pasamos a la cazuela pequeña donde lo mantendremos a fuego bajo, para que se mantenga caliente pero sin hervir.

Para el Arroz en Caldero

Dos Ajos
Un cuarto de Cebolla
Un Tomate
Un Pimiento Verde
Una taza de Arroz (165gr.)
Dos tazas del caldo que hemos preparado (Agua de Mar)
Una pizca de Pimentón
Los cuerpos pelados de los seis Carabineros

En la cazuela grande echamos un fondo de aceite y rehogamos los dos ajos, la cebolla y el pimiento, todo bien picadito. El tomate lo partimos a la mitad, dejamos medio para poner en el centro del caldero y el otro medio lo picamos e incorporamos al sofrito.

Cuando tenemos el sofrito echamos el arroz y rehogamos.

Incorporamos un poquito de pimentón y regamos con el caldo, colocamos el tomate en el medio y los cuerpos de los carbineros en abanico.

Lo metemos al horno, que tenemos precalentado a 180º, y esperamos el tiempo que tarde en secarse el arroz, que suelen ser algo más de veinte minutos.

Luego lo dejamos reposar cinco minutos, y ya tenemos nuestros carabineros con arroz en caldero. Al llevar tomate y cebolla el arroz no queda tan seco como una paella sino un pelín más humedo pero entero, está muy bueno.

Os recomiendo probar el Carabinero congelado, al igual que otros pescados el precio es más bajo que el producto fresco.

Salmonetes Fritos

De los pescados, quizá uno de mis preferidos son los salmonetes. Los salmonetes se diferencian entre los de fango y los de roca, en el mercado podemos encontrar más habitualmente el salmonete de roca, característico por su color rosado.

Ingredientes:

  • Salmonetes
  • Sal
  • Harina para rebozar
  • Aceite de Girasol
  • Medio limón (opcional)

Elaboración:

Los fritos los hago siempre con aceite de girasol, hago pocos fritos y no guardo el aceite utilizado, lo uso una sola vez, y luego lo llevo al punto de reciclado.

Tenemos los salmonetes limpios y los salamos por dentro y por fuera. Los pasamos por harina, sacudiéndolos un poco para que no lleven exceso.


Los echamos a freir por tandas, que no se toquen unos con otros, mejor de pocos en pocos, el aceite no les cubre.


Vuelta y vuelta, no mucho tiempo, solo dorarlos, y los dejamos sobre papel de cocina.


Nueve salmonetes, tres tandas, el limón es opcional, a mi me gusta regarlos con zumo de limón.

 

Atún encebollado en tres tonos

Una rodaja hermosa de atún, tres pimientos de colorines muy monos que compre para unas lentejas estofadas, cebolla, ajo, chorrito de vino blanco y popurri de recetas leídas han dado como resultado este plato.

Basicamente es un atún encebollado, pero he hecho algunas modificaciones, como pasarlo por la plancha vuelta y vuelta para sellarlo y que coja un color bonito, y terminarlo con un golpe de horno (el que estuve limpiando en agosto), es lo bueno de tener el horno utilizable*, que lo usas.

Ingredientes:
Una buena rodaja de atún, entre 400-500gr.
1 Cebolla
2 Pimientos, en este caso tres medios pimientos uno de cada color (rojo, amarillo y verde)
2 Ajos
Un chorrito de vino blanco
Aceite de Oliva Virgen
Sal y Pimienta

Elaboración:
Encendemos el horno, calor arriba y abajo, 175º

Pasamos el atún vuelta y vuelta por la sarten con un chorrito de aceite y lo ponemos en una fuente de barro.


Casi no me cabía en la fuente la rodaja de atún, pero entro.

Echamos un pelín más de aceite en la misma sartén y rehogamos el ajo, la cebolla y los pimientos.

Cuando lo tenemos bien pochadito incorporamos un chorrito de vino blanco dejamos que evapore el alcohol y lo pasamos a la fuente con el atún.

Lo metemos al horno unos 10/15 minutos a 180º

Luego lo acompañé de un arroz blanco y quedo estupendo, he puesto esta foto porque era sorprente lo jugoso que estaba y como se separaban las lascas.

*Horno Utilizable: Dicese del horno vacío, aquel que no guarda en su interior sartenes o cacharros diversos de cocina.

Pasta Marinera

Tenemos el mar que es una verdadera pena, todo lleno de latas y residuos, asi que el nombre le va que ni pintado.

Ingredientes
250gr. de Tallarines
Agua abundante
Sal y un chorrito de aceite de girasol
Un trocito de parmesano

Para la Salsa:
Una lata de berberechos al natural
Una lata de mejillones al natural
Una lata de tomate natural triturado (tiene gracia “naturales” en lata)
Medio Limón
Media Cebolla
Una rama de apio
Un ajo grande o dos pequeños
Un chorrito de vino blanco
Pizca de Oregano y cayena molida
Aceite de oliva
Sal y Pimienta

Como siempre para hacer pasta, por un lado pongo una cazuela grande con agua a hervir y por otro voy preparando la salsa, luego mezclo la pasta una vez hervida con la salsa. Si la pasta es buena, solo la hiervo en abundante agua con sal, pero cuando cojo pasta normalita, echo un poquito de aceite de girasol en el agua hirviendo para que no se pege.

Elaboración de la salsa:
En una sartén amplia, pongo un fondo de aceite y echo el ajo picadito, cuando empieza a saltar incorporo la media cebolla y el apio en brunoise, lo dejo que ablande.

Mientras voy a colar el líquido de la lata de berberechos, junto con el líquido de la lata de mejillones y el zumo del medio limón.

Una vez blanda la cebolla pero antes de que tome color, echo el chorrín de vino blanco, espero a que no huela alcohol he incorporo colado el zumo del medio límón, el líquido de la lata de mejillones y el líquido de la lata de berberechos, doy unas vueltas y cuando empieza a burbujear incorporo el tomate triturado y tapo la sarten.

Dejamos que se vaya haciendo la salsa en lo que cocemos la pasta, si el paquete pone siete minutos, una vez incorporo la pasta al agua hirviendo, pongo el reloj en seis minutos y medio, me gusta que quede al dente, el medio minuto es el que luego va a estar esperando a incorporarse a la salsa (no lavo la pasta una vez hervida).

Pasado el tiempo de la pasta, bajamos el fuego de la salsa, levantamos la tapa y sal pimentamos, añadimos las especias, pelín de cayena molida, pelín de oregano, removemos e incorporamos los berberechos y los mejillones, ahora juntamos todo en la sarten donde hemos preparado la salsa, incorporo los tallarines y remuevo con cuidado de no romper los bichos.

Al plato, y en la mesa parmesano rallado y a comer.

Queda muy rico, con sabor a mar (…*)

Risotto Negro


Y por fin, la receta completa del Risotto Negro.

Ingredientes:
Una Taza de Arroz
Un Calamar (ver entrada anterior)
Una Cebolla pequeña o media grande
Una bolsita de Tinta de Calamar (dos si lo queremos muy negro)
Caldo de Pescado (ver receta aquí)
Una cayena
Perejil picado
Mantequilla y aceite de oliva
Un chorrito de Vino Blanco
Sal y Pimienta
Parmesano rallado

El calamar lo corte a cuadraditos, pensaba hacerle un enrejado por encima con la puntilla para que al echarlo a la sarten se enrollara que queda muy mono, pero como era poca cantidad no me entretuve y lo deje simplemente en cuadraditos.

Aunque generalmente hago el risotto solo con mantequilla, en esta ocasión use aceite de oliva al principio, me da la sensación que el calamar queda mejor.

Elaboración:

Fondo de aceite en la cazuela, en una cazuela al lado mantenemos el caldo caliente.

Rehogamos la cebolla en el aceite hasta que empiece a estar transparente pero sin que se dore, tiene que estar blanda cuando echamos el calamar.

Con el calamar rehogado, incorporamos el arroz y un poquito de perejil picado, seguimos rehogando, ahora es cuando todo tiene que estar bien rehogadito.

Echamos un chorrín de vino, esperamos que evapore y empezamos a remojar con el caldo, cacito a cacito, que se lo vaya absorviendo antes de echar otro cacito. En el caldo he incorporado la bolsita de tinta de calamar, osea que lo negro es el caldo.

Y ya solo abrir una copita de vino y conversar en la cocina en lo que vamos haciendo el risotto, es lo que mas me gusta de hacer risotto.

Cuando el arroz está en su punto, echamos un trocito de mantequilla removemos bien y le sumamos un buen puñado de parmesano, y a comer, desde la misma cazuela está riquísimo.

Como me gusta mucho el Risotto tengo varios publicados, la primera vez que lo hice fue hace unos tres o cuatro años, que me puse muy pesada y mi amiga Clara me regalo un libro solo de Risottos. Con el tiempo cada día me gusta más, pero me pasa como con la paella, a cualquier arroz meloso lo llaman risotto y a cualquier arroz amarillo paella.

Otros risottos:

Risotto en Calabaza
Risotto de Setas Silvestres
Risotto con Calabaza y Setas Secas

Y por cierto, había pensado participar en el concurso de recetas italianas de Lazy Blog, pero parece que el premio es algo el 9 de abril, y servidora ese gran día estará en Valencia viendo a Checa ganar en SBK.

Gallo en Papillote

Técnica para cocinar en Papillote

El pescado cocinado en papillote queda muy jugoso ya que se cuece en su propio jugo y mantienen la humedad. Es muy fácil, lo primero es encender el horno a 200º, para que se caliente, no obstante al introducir el Papillote lo bajaremos a 180º.

Cortamos verdurita en juliana, normalmente se pone cebolla, puerro y zanahoria, pero a mi me gusta más con pimiento.


Cortamos un trozo de papel de aluminio, y un cuadrado más pequeño de papel vegetal, ponemos el papel vegetal en el centro del papel de alumnio.


Sobre el papel vegetal ponemos un poquito de aceite y la verdurita.


Sobre la verdura ponemos el pescado sal pimentado, en este caso es de un gallo grande, la mitad de uno de los lomos, que corte en dos filetitos, en el otro paquete pongo los otros dos. Del gallo salen 4 filetes grandes, dos de ellos son los que he hecho en papillote, cada uno cortado a la mitad. El gallo está muy bien, con la espina y la cabeza se hace un caldo, y los filetes no llevan piel ni espinas.


Sobre los filetitos echamos un poco más de verdurita, hay quien pone un poco más de aceite, pero no es necesario. Cerramos el paquete en forma de sobre.


Hacemos tantos paquetitos como raciones y lo metemos al horno a 180º. Yo lo tuve 25 minutos porque eran dos filetes y estaban montados, si metemos un solo filete por paquete con 15-20 minutos es suficiente. Con esta técnica queda muy rico también el salmón y por supuesto lo lenguados.


Como acompañamiento, unas patatas simplemente cocinadas en el microondas, lavamos bien la patata y la pinchamos por varios puntos, para que al cocinarla no explote en el microondas, la dejamos cinco minutos, dejamos que repose dando la vuelta a las patatas e introducimos nuevamente al microondas cinco minutos más, pinchamos y vemos si están tiernas. Aliñamos con sal y pimienta.


Una vez preparado el papillote, abrimos el sobre, desechamos el papel de aluminio y sobre el papel vegetal lo servimos en el plato con la patata cocida.

 

Merluza con Guisantes

Merluza en Guiso Sencillo

Ingredientes para dos personas:

– 4 Rodajas de Merluza
– 1 Huevo
– 2 Patatas
– Una lata de Guisantes
– Una lata de Espárragos
– Un cuarto o algo más de Cebolla
– Dos ajos
– Un chorrito de vino blanco
– Aceite, sal y pimienta

Lo primero que hacemos es cocer las dos patatas y el huevo, el huevo cortado a la mitad lo pondremos de adorno o guarnición junto a los espárragos. En esta ocasión he utilizado patatas cherry y huevos de codorniz, asi que utilice ocho patatas pequeñas y cuatro huevo de codorniz.

En una sarten amplia ponemos un fondo de aceite, echamos los ajos y la cebolla y sofreímos, cuando empieza a tomar color, incorporamos las patatas que ya tenemos cocidas, a cuartos (en este caso enteras porque son pequeñas), las rehogamos y echamos un chorrito de vino blanco.

Dejamos que evapore el alcohol, llevamos las patatas a los bordes de la sarten para hacer hueco, y en el centro ponemos las rodajas de merluza salpimentadas, ponemos la merluza con la piel hacia arriba, como la merluza siempre suelta algo de agua y tenemos debajo algo del sofrito no se pega.

Esperamos un minuto, más o menos, y damos la vuelta, esperamos un minuto más y entonces añadimos la lata de guisantes y los espárragos, lo acomodamos todo, y decoramos con el huevo duro.

Y así es como hacemos la merluza guisada de modo sencillo en casa.