Una Ensalada de Pasta

Con Zanahorias y Nueces

Un clásico del verano es la ensalada de pasta, sin ninguna duda ha desbancado a la ensalada campera y relegado a la ensalada mixta a una triste entrada de menú.  Pero la ensalada de pasta es enormemente diversa, no hay una receta base sobre la que hacer la ensalada, su único fundamento es la pasta. Y ni siquiera el tipo de pasta es el mismo en todas las ensaladas, quizá lo más habitúal sea la pasta corta, los espirales, pero tenemos lazitos, pajaritas… y hasta tulipanes o corazones, por supuesto en tres colores, con verduras, en blanco, y como no, también hay quién hace la ensalada con pasta integral.

Con esta gran variedad ¿quién se atreve a titular la entrada “Ensalada de Pasta”?, no he tenido más remedio que usar el artículo “Una”. Y es que esta es una, pero hay muchas, y muchas formas de hacerla, y se pueden echar muchas cosas o pocas. En mi receta, en esta receta concreta, hay un número determinado de cosas que acompañan a la pasta, zanahorias y nueces, para dar color, cebolleta por el sabor, apio crujiente, brotes de soja y queso feta. El aliño, una vinagreta con aceite de oliva virgen de primera presión en frío, vinagre de manzana ecológico, pimienta negra y sal maldón.

e2c7a-ensalada_pasta_05

Ingredientes para la Ensalada:

– Pasta Corta (Espirales con Verduras)
– Una Zanahoria
– Un Pepino
– Un puñadito de Nueces
– Brotes de Soja
– Queso Feta
– Media barra de Apio Verde
– Media Cebolleta

Ingredientes para el Aliño:

– Tres cucharadas de Aceite de Oliva
– Un cucharada de Vinagre de Manzana
– Media cucharadita de Sal Maldón
– Pimienta Negra recién molida

Elaboración:

Ponemos una olla con abundante agua a hervir, cuando el agua empieza a burbujear añadimos la sal y un poquito de aceite, en este caso uso girasol, realmente no es necesario usar aceite si al echar la pasta la removemos bien, pero podemos echar un poquito para evitar que se pegue la pasta. Echamos la pasta y damos unas vueltas con una cuchara de madera.

24a45-ensalada_pasta_03

Mientras que se hace la pasta, vamos cortando los ingredientes en daditos, la cebolla, el pepino, la zanahoria. Dejamos que la pasta cueza, podemos quitar algún minuto del tiempo de cocción que indica el paquete si la pasta es para ensalada, generalmente preparamos la ensalada con antelación, y entre el aliño y el reposo, para que la pasta quede al dente es mejor no cocerla demasiado.

b89c1-ensalada_pasta_04

Preparamos la vinagreta, en el fondo del bol donde presentaremos la ensalada, batimos el vinagre con la sal, la pimienta y la mostaza, hasta que todo quede bien integrado. Después añadimos el aceite y volvemos a batir, rectificando y dejando el aliño a nuestro gusto. Sobre la vinagreta vamos a ir echando la zanahoria pelada y en bastoncitos, la cebolla picada, el apio en daditos, los brotes de soja y el queso feta.

80672-ensalada_pasta_01

Una vez cocida la pasta, la escurrimos y la incorporamos a la ensalada, terminamos echando las nueces, picadas un poco con las manos (por supuesto, nueces peladas). Removemos con cuidado, cubrimos con film y la dejamos reposar en la nevera hasta el momento de comer.

81dc4-ensalada_pasta_02

Esta es una ensalada sencilla, he visto ensaladas de pasta con todo tipo de aliños, con multitud de ingredientes, y todas tienen buena pinta y todas deben estar buenas, quizá sea el plato estrella del verano.

Anuncios

Pesto de Nueces Ligero

Con Pasta Rellena de Champiñón y Trufa

Si en vez de usar pasta comprada, hacemos la pasta en casa, esto tiene que estar de muerte. Pero si lo dejo para cuando tenga unas fotos divinas y haga pasta fresca nos pueden dar las uvas y olvidarme de cómo lo hice. Y es que hace un tiempo que me llama la atención cuando leo en algunos blogs salsas pesto de diferentes cosas, siempre había pensado que el pesto era de albahaca con piñones, pero si las cosas evolucionan y encima están buenas, habrá que probarlas.

La pasta fresca la compre de la línea goumet de Lidl, y la verdad, no es para tirar cohetes, están aceptables, pero nada más, de hecho si los dejas el tiempo que indica el paquete pierden el relleno porque se abren, es mejor cocerlos al menos dos minutos menos, con cinco minutos tienen de sobra.

El asunto del pesto de nueces, si está patentado por alguien que lo diga o me apropio el invento, porque la verdad se me ocurrió sobre la marcha y quedo divino y casi light, ¿qué más se le puede pedir a una salsa?. Puse un puñado de nueces, unas lascas de parmesano, un chorretón de aceite de oliva (virgen extra de primera presión en frío) y lo triture, pero evidentemente así simplemente no coge consistencia de salsa, en vez de echar mucho más aceite, eche un cacito del agua de hervir la pasta.

Al echar el agua  y triturar de nuevo se ligo el pesto, escurri los raviolis, puse el pesto por encima, rectifique de sal y pimienta y, francamente, quedo muy bueno. Esto pasa al saco de “para repetir”, pero cuando repita tiene que ser con pasta fresca, y como me quedan dos semanitas para tener jornada continúa, ya tengo dos cosas pendientes: hacer un helado y preparar raviolis, que hace siglos que no hago pasta fresca.

Por cierto, la heladera estupendísima que me compre ayer ya ha encontrado sitio en la zona noble de los cacharretes, es decir la cocina, aún no he metido la cubeta al congelador pero es cuestión de días que estrenemos la maravillosa máquinita.

Feliz día.