Emperador a la Siciliana

Pez Espada

Tras descongelar los filetes de emperador, vamos a prepararlos al horno. No estaban congelados por el anisakis, que vuelve a estar de moda, sino porque traje los filetes de casa de mi mami, he leído que el anisakis es peligroso cuando se consume el pescado en crudo o semicrudo, el parásito muere por encima de los 60º, no obstante y por si acaso, ya que vamos a comer pescado azul, mejor congelarlo.

Ingredientes:
Dos rodajas de Pez Espada
Tres o cuatro filetes de Anchoa
Una cucharada de Alcaparras
Un Limón
Pan Rallado
Un diente de Ajo
Una cucharada de Orégano
Aceite de Oliva
Sal y Pimienta

Elaboración:
Primero vamos a marinar el pescado, como las rodajas eran muy hermosas, no tenía una fuente donde ponerlas y las cocine directamente sobre la bandeja del horno, el mismo sitio donde preparé el marinado. Cubrimos las rodajas de emperador con las alcaparras picadas, ralladura de la piel de limón y aceite de oliva, y las dejamos en adobo durante 1 hora.

 

Pasado este tiempo, encendemos el horno a 180º para que vaya calentándose. En una sartén vamos a fundir los filetes de anchoa con un chorrito de aceite de oliva, hay que tener cuidado y una tapa a mano, porque salta bastante al deshacerse las anchoas en el aceite. Una vez desechas las anchoas añadimos el pan rallado, el ajo cortado por la mitad y el orégano, bajamos el fuego y damos unas vueltas para que se integre todo.

Con esta mezcla de pan rallado, cubrimos el pescado para hornearlo. El ajo lo podemos desechar, a mi como me gusta bastante, lo dejo en la fuente del horno y luego me lo como asado. Horneamos el pescado, aproximadamente 15 minutos, en este tiempo podemos preparar la guarnición.

Para acompañar el pescado podemos poner ensalada, pero me gusta más la guarnición de pasta. En el tiempo que se horneaba el pescado, cocí unos espaghettis al nero di sepia, los compro en LIDL, son bastante buenos, otras pastas del Lidl no me gustan, ya lo contaré, sobre todo las rellenas no están logradas, aunque sean de su marca selecta.

La pasta simplemente hervida y aliñada con aceite de oliva y sal, un cuarto de limón para acompañar el pescado y ya tenemos el plato listo “Pez Espada a la Siciliana”. La receta la he cogido de un libro de cocina Recetas Básicas de Italia, de Laura Zavan, es un libro con unas fotos bonitas y recetas bastante escuetas, pero está bien.

Cuidado con el consumo de este pescado, es uno de los que tiene mayor nivel de mercurio en su carne. El mercurio es un metal pesado tóxico que se acumula en los tejidos de los seres vivos en forma de metilmercurio, altamente persistente y difícil de eliminar. Pasa a través de la cadena alimenticia de especie en especie acumulándose en mayor cantidad en aquellas que son predadoras las cuales acumulan el mercurio que previamente ingirieron sus presas, como el atún y el emperador. El metilmercurio es muy tóxico para los riñones, el sistema cardiovascular y sobre todo para el sistema nervioso, por lo que se aconseja que se limite el consumo de estas especies sobre todo a niños y a mujeres embarazadas por posible daño al sistema nervioso en formación del feto (referencia tomada en wikipedia).

Como ya he contado otras veces, no compro pescado, mi mami baja al mercado y le divierte comprarme algún capricho para tenerlo de sorpresa, hace tiempo que acordamos que no me compraba carne, así que ahora me compra pescado, le he dicho que no me compre, que prefiero setas o cualquier verdura, pero me ignora, se lo he recordado y la contestación ha sido que es una pena, que ha comprado dos rodajas de atún rojo estupendas. Es una cuestión de tiempo que termine haciéndome caso, pero el atún subirá nuevamente mis niveles de mercurio.

Es difícil esto de intentar llevar una dieta vegetariana, sobre todo a nivel social, haces la compra y no coges nada animal, sales a tomar el aperitivo y te plantan una tapa de torreznos. He decidido tomármelo tranquilamente, nada de radicalismos, hace muchos años lo intente por primera vez, y fue un desastre, discutí con media familia porque me puse muy seria con el tema, y de hecho estuve sin comer nada animal más de un año, luego lo deje, así que este nuevo intento va a ser mucho más tranquilo, si lo consigo genial, pero si solamente soy vegetariana de hogar, o vegana de martes y jueves no me voy a preocupar, mejor poco que nada.

Anuncios

Coliflor Gratinada

Con Bechamel de Centeno, Alcaparras y Piñones

El otro día estaba comprando algunas cosillas en LIDL, cuando ví en la zona de congelados algunos productos nuevos, como las coles de bruselas y la coliflor. La coliflor, ingrediente principal de esta receta, no está mal, pero creo que tiene mejor calidad la congelada de Mercadona o la Basic de la Sirena, entre los ramilletes había alguno oscuro que deseche.

Ingredientes:

Una bolsa de Coliflor congelada
400 gr. de Leche desnatada
40 gr. de Harina de Centeno Integral
40 gr. de Aceite de Oliva
Una cucharada de Alcaparras
Una cucharada de Piñones
Lascas de Queso Parmesano
Sal
Pimienta
Nuez Moscada

Elaboración:

Vamos hacer una receta muy sencilla, la típica coliflor cocida y gratinada con bechamel pero le damos un toque especial a la bechamel, con la harina de centeno integral, las alcaparras y los piñones.

Empezamos poniendo agua a hervir en una cazuela, no llenamos la cazuela de agua porque luego al echar la coliflor puede desbordarse. Cuando el agua hierve, echamos un poquito de sal y la coliflor, directamente congelada, casi todas las marcas de coliflor congelada se cuecen en cinco o seis minutos, es mejor no pasarse de tiempo y dejarla al dente.

Mientras cocemos la coliflor vamos a preparar la bechamel. Uso el sistema de Fernando Canales, pongo la leche a hervir y en una taza mezclo la harina y el aceite, cuando la leche está caliente añado sal y nuez moscada y la mezcla de harina con aceite, en este caso harina de centeno integral y aceite de oliva virgen.

En esta foto tengo la leche caliente, con la sal y la nuez moscada, ahora añado la mezcla que aparece en la foto anterior, la harina con el aceite, lo he mezclado de forma que quede una crema. La echo en la leche y con unas varillas doy vueltas, en seguida vemos como coge consistencia, “engorda”, y tenemos una bechamel, muy fácil y super rápido.

Y cuando ya tengo la bechamel de centeno, le añado una cucharada de alcaparras para darle el toque especial a la bechamel, realmente el sabor del centeno es más fuerte que la harina de trigo blanca, asi que las alcaparras le quedan bastante bien, pero no es el sabor clásico de la bechamel, hay que probarlo, y si os gustan las cosas integrales, os gustará.

Ahora que ya tengo la coliflor hervida, la he puesto en una fuente para horno y la he cubierto con la bechamel de centeno y alcaparras. Termino la fuente echando unas lascas de parmesano y unos piñones.
Y la meto al horno para gratinar unos cinco o diez minutos, depende de la potencia del horno. Generalmente yo enciendo el grill al tiempo de echar la coliflor a hervir.

Y el resultado, no lo pondría para una cena con invitados, pero es una forma de comer verdura y me gusta la bechamel de centeno con el contraste de las alcaparras, porque realmente la coliflor no sabe a nada, verdad?

Besos y feliz finde.

Arroz con Trompetas de la Muerte

Espárragos Verdes y Almejas Congeladas

Esta es una de esas recetas que te hacen pensar lo maravilloso que sería poder usar productos frescos, y es que esto mismo, con unos espárragos naturales, una almejas de carril y una setas frescas, puede ser increible, pero ante la falta de mercancia de mercado, nos conformamos con un sabor muy especial y realmente rico, con abundancia de almejas, aunque sean congeladas, y un arroz aromático con ese gustillo tan especial de las trompetas de la muerte.

Ingredientes:
165 gr., más o menos una taza, de arroz blanco
8 g., aproximadamente medio bote o un puñado, de setas secas, Trompetas de los Muertos
Un paquete, 250gr., de Almejas congeladas
Un puñadito de Garrafón
Un bote pequeño de Espárragos Verdes cortos
Dos Ajos
Un par de cucharadas de Tomate triturado
Un pellizco de Sal
Una hebras de Azafrán
Un chorretón de Aceite de Oliva

Elaboración:
Dejamos descongelando las almejas en un bol con agua fría, al mismo tiempo, ponemos en remojo las setas secas y sacamos el garrafón, también uso el congelado de venta en Mercadona, de su marca blanca. Cuando todo está descongelado y las setas bien hidratadas, vamos a empezar nuestro arroz encendiendo el horno a 200º.

Colamos el agua donde hemos tenido en remojo las Trompetas de los Muertos, como vemos en la foto, ya están hidratadas. El agua de las setas secas hay que colarla de tal forma que el líquido quede sin restos de arenilla, para ponerla a hervir en un cazo junto a la cazuela donde vamos hacer el arroz. Para el arroz uso una cazuela tipo sartén, grande, redonda y planita con asas desmontables, perfecta para ir al horno. El sistema es el mismo que en casi todos los arroces que están publicados, caliento el aceite de oliva, echo los ajos laminados, cuando empiezan a saltar incorporo las setas, rehogo y añado el garrafón, añadimos también el arroz.

Rehogamos el arroz y añadimos las dos cucharadas de tomate. En el mortero hemos machacado las hebras de azafrán con un pellizco de sal, echamos el azafrán machacado con la sal sobre el tomate. Y vamos a rehogarlo todo junto, no mucho tiempo, simplemente damos unas vueltas.

Ahora vamos a añadir el caldo caliente, que realmente es el agua de remojo de las setas. Añadimos el caldo, apagamos el fuego, colocamos el arroz bien extendido por toda la paellera, colocamos los espárragos verdes y encima las almejas, movemos la sarten para que se asiente antes de introducirla al horno.

Al introducirlo en el horno bajamos la temperatura a 180º, y dejamos que se seque el arroz, aproximadamente veinte minutos. Una vez el arroz seco, lo sacamos del horno y dejamos reposar cinco minutos.

Ya tenemos nuestro arroz con setas secas, trompetas de los muertos, almejas congeladas y espárragos verdes, a la espera de tiempo mejores y productos frescos.

Kofta, albóndigas orientales

Con especias y asadas al horno

Con carne picada de ternera podemos preparar unas koftas, son como nuestras albóndigas de siempre pero mucho más especiadas, tienen un sabor muy rico y es una forma de dar salida a la carne picada en un plato sencillo con un toque de lo más especial.

Existen multitudes de recetas de koftas, todas tienen más o menos la misma base, pero hay una diferencia importante: la cebolla. Con cebolla me parece que quedan menos “orientales” cogen un sabor más conocido, mientras que si prescindimos de la cebolla personalmente me parece que están mejor.

Ingredientes: (para dos personas)

300 / 350 gr. de Carne Picada de Ternera
20 gr. de Pan Rallado
Una pizca de:
– Cayena Molida
– Comino Molido
– Jengibre Molido
– Curry
Un Ajo machacado
Media cucharadita de Oregano
Dos cucharaditas de Aceite
Un poquito de Sal
Un Huevo o una cucharadita de harina de garbanzo disuelta en dos cucharaditas de agua

Elaboración:

Para coger la “pizca” utilizo la parta de atrás de una cucharilla, realmente no sabría precisar la cantidad en gramos. La idea es mezclar todos los ingredientes con la carne picada, cuanto más mezclemos mejor quedarán, una vez todo mezclado dejamos la carne en forma de bola, cubierta con film, para que repose al menos tres horas, una buena idea es preparar la mezcla por la noche para comer al día siguiente (por supuesto, guardamos la carne en la nevera).

Antes de empezar a preparar las koftas, encendemos el horno a 200º. Cogemos la carne reposada con las especias, y vamos a ir formando pequeñas bolitas, para que nos queden más o menos iguales, he usado unos moldes de mini muffins de silicona, pero perfectamente podemos prescindir de ellos. Con el spray de aceite salpico el molde, si no tenemos spray con una gotita de aceite y un pincel, vamos untando un pelín la base, muy poquito. Nos mojamos las manos en agua y cogemos pedacitos de carne dandoles forma redondeada. Mojarnos las manos es importante para que no se nos pege la masa.

Una vez todas las bolitas preparadas, bajamos la temperatura del horno a 180º y las horneamos, aproximadamente en ocho o diez minutos estarán listas, hay que tener en cuenta que en el horno y usando este tipo de molde o base de silicona, la carne se dora antes por debajo que por encima, si esperamos a ver la carne dorada por encima se nos habrá secado en exceso por debajo, por tanto es mejor sacar y dar la vuelta a una, ver si está dorandose, y decidir si las dejamos un pelín más o las sacamos, que esperar a que nos queden todas secas.

En unos días publicaré la versión vegetal de las koftas, a las cuales les agradezco lo mucho que me han hecho pensar.

Salmonetes con Patatas al Horno

Pescado de Roca

Cuando vamos a preparar pescado al horno es importante tener cuidado con el tiempo de horneado, sobre todo si queremos acompañarlo de patatas y se trata de piezas pequeñas, como estos salmonetes.

Ingredientes:

– Salmonetes limpios, desescamados y eviscerados.
– Dos patatas
– Dos ajos
– Una cucharadita de Perejil (he usado perejil seco)
– Una pizca de Pimentón Picante
– Un chorrito de vino blanco
– 1/4 de vaso de Agua
– Aceite de Oliva
– Pimienta Negra
– Sal

Pensaba no hacer listado de ingredientes por la sencillez de la receta, pero la majada es importante y si contamos todos los ingredientes tenemos una lista casi larga. Sobre los salmonetes, los tenía congelados hace un mes, los congelo limpios, con una capa de film y sobre el film aluminio. El perejil mejor si usamos fresco.

Las patatas las lavamos bien para retirar cualquier resto de arenilla, pero no las pelamos, simplemente bien lavadas las cortamos en rodajas algo más gruesas que para tortilla pero no gordas. Podemos usar la misma fuente del horno para hacer la cama de patata y asar los salmonetes pero yo he usado una fuente tipo paella, es redonda de aluminio y de paredes bajas, la pongo sobre la rejilla en la posición intermedia. El horno lo encendemos a 200º, calor arriba y abajo.

Primero pongo un pelín de aceite en el fondo de la fuente, lo extiendo con el pincel. Coloco las patatas por toda la fuente, echo un poquito de agua, como un dedo pero no mucha agua, metemos la fuente al horno y dejamos unos diez minutos, hasta que vemos que el agua burbujea y se evapora.

Mientras están las patatas en el primer “tiempo” de horneado, vamos hacer una majada, en el mortero machacamos los ajos con el perejil y un poco de sal (la sal facilita el majado, por eso no eche sal a las patatas). Cuando lo tenemos bien majado añadimos una pizca de pimentón, una cucharada de aceite de oliva y un poquito de vino blanco, sacamos las patatas del horno y con un pincel las barnizamos de la majada.

Volvemos a meter las patatas al horno, ahora pintadas con la majada, las tendremos unos 15 minutos, casi estarán echas cuando las volvamos a sacar.

Salpimentamos los salmonetes. Bajamos el horno a 180º, importante bajar la temperatura del horno. Colocamos los salmonetes sobre las patatas y metemos nuevamente al horno.

Los tenemos en el horno a 180º entre diez/quince minutos, dependiendo del grosor del salmonete, no más tiempo porque es un pescado pequeño y quedaría totalmente seco.

Si nos fijamos en los salmonetes ya horneados vemos que el pimentón ha llegado hasta ellos y presentan algún manchita casi roja, quedan riquísimos, y las patatas también.

Otra forma de cocinar los Salmonetes es el clásico Salmonete Frito, publique la receta hace algún tiempo. También podemos hacer Salmonetes al Horno, siguiendo una receta de Simone Ortega pero creo que está receta con patatas queda mucho mejor.

 

Pizza Integral de Atún y Pimientos

Masa con Harina de Centeno Evolucionada

La masa en forma de bolita, tenía que haber pasado las manos mojadas en agua para que quedara perfectamente lisa, pero la verdad es que no tengo intención de usar truquillos para mejorar la apariencia, la masa preparada en thermomix y recién sacada queda así, con esas pequeñas irregularidades, como lleva centeno, no crece, la dejo reposar poco, lo justo para preparar los ingredientes y calentar el horno. Luego estirada ya tiene mucho mejor aspecto.

Por cierto, una vez estirada la pincho con un tenedor para que quede más crujiente. Hace algún tiempo que hice la primera pizza con harina de centeno integral, quedo bien y desde entonces he ido modificando la receta. He probado hacer la pizza con toda la masa de harina de centeno integral, queda comestible, pero demasiado fuerte. A mi me gusta la masa de pizza finita y crujiente.

Utilizo una proporción de 100gr. de Harina de Centeno Integral por 300gr. de Harina Blanca de Fuerza (Trigo), me he pasado a la levadura seca de panadería, que no se estropea y no hay necesidad de congelar porque tiene varios meses de caducidad. Y sigo usando aceite de oliva virgén y agua.

Ingredientes

Para la Masa:
– 300 gr. de Harina de Fuerza Blanca (Trigo)
– 100 gr. de Harina Integral de Centeno
– 200 gr. de Agua
– 50 gr. de Aceite
– Una cucharadita de Sal
– Un sobrecito de Levadura de Panaderia (4,6 gr.)

Para el Relleno:
– Tomate Natural Tamizado “c/s”, osea, “cantidad suficiente”, mencanta esta proporción.
– 150/200 gr. de Queso Mozarrella Rallado
– Una latita de Atún al Natural
– Una latita de Pimiento Morrón
– Una cucharadita de Alcaparras
– Dos Piparras o Guindillas Verdes
– Un par de rodajas de Cebolla en brunoisse
– Ocho Tomatitos Cherry
– Cuatro Aceitunas Negras sin Hueso
– Un Huevo de Gallina Campera

Elaboración de la Masa:

Últimamente estoy pensando que la próxima masa de pizza la hago sin thermomix, como explicaba Jamie Oliver en estos vídeos. Pero la próxima

Pesamos y mezclamos las dos harinas con la cucharadita de sal.
Ponemos los líquidos en el vaso del terrormix. Agua y aceite.
Programamos 30 segundos, a 40º, velocidad 2.
Añadimos el sobre de levadura seca y mezclamos durante 15 segundos a velocidad 3.
Programamos un minuto a velocidad espiga, y ya tenemos la masa.

En el thermomix es super fácil la masa de pizza, pero no queda tan “bolita” como en una amasadora tipo Kitchen Aid, las aspas del thermomix no amasan muy finamente que se diga, pero bueno, queda bien. Lo que hago una vez hecha la masa es soltar las cuchillas y volcar el vaso, luego rescato las cuchillas y le doy un poco de forma a la masa dividiéndola en dos partes, una la congelo y con la otra hago la pizza.

Montaje del Relleno:
Parece una tontería, pero montar el relleno es importante, porque no es lo mismo poner el tomate encima del queso, que el queso sobre el tomate. Y si echamos cebolla picadita y la ponemos al principio quedara bajo los demás ingredientes y no se dorará, mientras que si la ponemos al final queda más crujiente.

Pongo los ingredientes en este orden: Primero el tomate, uso natural tamizado (si no encuentro tamizado me conformo con triturado), un poquito de sal (porque el tomate es natural), mozzarella rallada, pero la distribuimos con vistas a dejar un huequito en el medio para que el huevo quede en el centro, luego el atún, también al natural, los trocitos de pimiento morrón, las alcaparras, las guindillas, la cebolla y por último los tomatitos cherry y los aritos de aceituna. Creo que no me olvido nada, bueno si, un huevo en medio, un poco de sal maldón sobre la yema del huevo. Un montón de oregano por toda la pizza y una par de vueltas del molinillo de pimienta.

Al horno precalentado a 225º, calor arriba y abajo, entre 15 y 20 minutos, según el horno.

Que hablando de todo un poco, uso una base de silicona que compre en el LIDL hace años y ha salido estupenda, ya está viejita, tengo que cambiarla, pero ha dado un resultado muy bueno, y eso que la he utilizado bastante. La tabla redonda de madera no es buena, también es del LIDL, tiene bastante menos tiempo y ya se ha agrietado en un lateral.

Creo que está va a ser la última Pizza 2011 publicada, pero es que está tan buena la pizza casera que me da quesequeyo ver que la gente compra las bases congeladas o las pizzas preparadas. Además adaptas la masa a tu gusto, no entiendo como la gente no se anima a preparar masa en casa.

Rossejat

Con Fideo Cabellín

A este plato le llamo Rossejat. Tanto el Rossejat como la Fideúa son primos hermanos de la paella, un guiso humilde de pescadores y trabajadores del campo, y ambos son muy populares, pero diferentes. Si buscamos información sobre Rossejat encontramos que el nombre viene de “rossejar”, la técnica de dorar primero el arroz en el aceite antes de hervirlo en agua o caldo, no obstante si buscamos recetas no encontramos arroz sino un guiso realizado con fideo fino o cabellín, típico en Cataluña y que se finaliza en el horno, quedando los fídeos tostaditos por encima y levantados.

En cambio si buscamos por fideúa, nos vamos a Valencia, es un guiso tipo paella pero cambiando el arroz por un fideo gordo y hueco en el medio. He leído en el blog de Jaume Fabrega que “Fidaw” en árabe ibérico quería decir “crecer”, que es lo que hace la pasta cuando se cuece. La característica de la fideúa y diferencia con el rossejat, está en la técnica de elaboración: la pasta no se dora antes, sinó que se guisa con todos los ingredientes.

A mi me hacía gracia hacer la receta de Rossejat, la de los fideos finos que se levantan en el horno, y aprovechando el Caldo para Fideúa que me mandaron de Aneto, me puse con ello. He usado la mitad del brick de caldo, la otra mitad la usaré con una fideúa de fideo gordito de agujero en medio. Ahora tengo medio litro congelado, se puede congelar sin problemas, si abrimos un brick y no lo usamos todo, lo que sobra lo congelamos como el caldo natural.

Ingredientes:

– Medio litro de Caldo para Fideúa Aneto con Sofrito.
– 200 gr. de Fideo nº0 o Cabellín (el finito).
– 150/200 gr. Calamares en aritos.
– 100 gr. de Gambas peladas.
– 20 gr. Aceite de Oliva Virgen

Elaboración:

Encendemos el horno a 180º. Ponemos en un cazo el medio litro de caldo a calentar. Mientras en una paella que pueda ir al horno echamos el aceite y doramos los fídeos, hay que dorarlos hasta que están rubios. Luego incorporamos los calamares, añadimos el caldo templado y las gambas.

Metemos al horno y dejamos unos 10 minutos, se habrá absorvido todo el caldo, entonces ponemos el grill, cinco minutos más, para que se doren los fídeos y se levanten. Sacamos y dejamos reposar cinco minutos.

Si lo miramos por encima, yo pensaba que igual estaba la pasta dura, pero que va, al romperla para servir estaban los fídeos todos cocidos y por cierto con un sabor riquísimo. Hice una foto con la pasta removida para que se viera que el fideo está cocido:

Está rico el Rossejat, la próxima vez creo que lo voy a dorar un poquito más por encima, ahora que ya tengo claro que la pasta se hace perfectamente y no queda dura.

Y en unos días, mediados de septiembre. Feliz Domingo ¡¡

Arroz con Setas y Pollo

Base de Arroz, similar a la Paella, con Setas

Para esta receta de arroz, muy similar a la paella, vamos a usar como ingrediente fresco el pollo; la verdura: judia verde, garrafón y setas, la usaremos congelada. Antes de hacer el arroz no es necesario descongelar la verdura, la utilizamos directamente congelada.

Ingredientes:

– Una taza de arroz
– 200gr. de Setas Congeladas (Media Bolsa)
– 250gr. de “Delicias de Pollo” (Media Bandeja)
– Un puñado de Judias Verdes Planas congeladas
– Un puñadito de Garrafón, también congelado
– Tres Ajos
– Una cucharadita de Pimentón
– Un sobre de Azafrán Molido
– Dos cucharadas de Tomate Triturado
– Un Chorretón de Aceite de Oliva Virgen
– Dos tazas de agua caliente (doble que de arroz)

El pollo, “delicias de pollo”, son muslos cortados que no incluyen la parte final del hueso, es muy útil para preparaciones como la paella. En este arroz no vamos a usar caldo, ya que el sabor del pimentón y el tomate, con el azafrán, es suficiente. Si nos gustan los sabores fuertes podemos utilizar caldo de pollo, no obstante con el sabor de las especias y el sofrito me parece innecesario.

Elaboración:

La paella la hice como hago todos los arroces: primero hacemos el sofrito y rehogamos el arroz sobre la vitrocerámica y terminamos de secar el arroz, una vez añadido el caldo, al horno.

Para ello vamos a poner un fondo de aceite en una cazuela o paella ancha que podamos llevar al horno (sin asas de plástico o asas desmontables), en el aceite echamos los ajos laminados. Cuando el ajo empieza a saltar echamos la parte del sofrito, en este caso los congelados, el garrafón, las judias verdes y las setas.

Los dejamos que vayan descongelándose y perdiendo el agua, y mientras salpimentamos el pollo. En un cazo, al lado de donde estamos preparando el arroz, tenemos agua calentándose. No debemos echar nunca el agua fría sobre el arroz, ni tampoco el caldo en caso de usarlo.

Cuando ya se han descongelado las verduras y perdido casi todo el agua, echamos el pollo en el centro, para dorarlo, es mejor que nos ayudemos de una tapa grande, no es necesario que encaje en la cazuela, es simplemente para evitar las salpicaduras del aceite y el pollo.

Cuando el pollo está más o menos dorado, echamos el arroz y el tomate triturado, le damos unas vueltas para sellar el arroz. Añadimos el pimentón. Y ahora ya solo nos queda echar las dos tazas de agua caliente y el azafrán, lo colocamos más o menos estrategicamente para que quede el pollo distribuido por toda la cazuela y lo metemos al horno, que habremos precalentado a 180º, tardará en hacerse unos veinte minutos, tenemos que ver que el arroz queda totalmente seco.

La utilización de pimentón en la receta es una idea que he utilizado del Arroz Negro, no suelo usar pimentón en los arroces tipo paella, pero en este caso, al no utilizar caldo, he conseguido muy buen sabor con la cucharadita de pimentón. Esta receta es propia, se me ocurrió sobre la marcha, yo siempre hago el arroz tipo paella más o menos de la misma manera, cambiando ingredientes o echando frescos o congelados, según lo que tenga por casa. La verdad es que el arroz es muy agradecido y casi siempre queda bueno, solo hay que tener cuidado de no dejarlo duro ni pasado, lo cual controlamos con el líquido (echarlo siempre en caliente y mínimo doble cantidad que de arroz).

Masa de Empanada

Receta Base para Thermomix 21

Ingredientes para elaborar la masa: 

  • 50 g agua (1/2 cubilete) 
  • 50 g aceite (1/2 cubilete) 
  • 50 g vino blanco (1/2 cubilete) 
  • 1 huevo 
  • 3 cucharadas de mantequilla 
  • 1 nuez de levadura prensada 
  • 1 cucharadita de sal 
  • 450 g de harina 
  • 1 pellizco de azúcar

Elaboración:

Ponga los líquidos en el vaso y programe 2 minutos, temperatura 40º, velocidad 1.

Añada la levadura prensada y el azúcar y programe 3 segundos a velocidad 4.

A continuación agregue los ingredientes restantes y programe 2 minutos a velocidad espiga.

Saque la masa del vaso, haga una bola y deje reposar.

Relleno de Empanada de Bacalao:

Preparación de Empanada de Morcilla:

Empanada lista para hornear:

Empanada horneada:

 

Galletas de Avena

Con caramelo, chocolate y canela

Galletas de Avena
Ingredientes:
100 gr. de Harina
50 gr. de Copos de Avena
75 gr. de Mantequilla
70 gr. de Azucar
10 gr. de Jarabe de Arce (o Caramelo líquido)
1 Huevo
25 gr. de Chocolate Postres
1 Cucharadita de Bicarbonato
1 Cucharadita de Levadura (tipo Royal)
Una cucharadita de Levadura
Media cucharadita de Bicarbonato
Un pellizco de canela
Una pizca de sal


Antes de empezar sacamos la mantequilla y el huevo de la nevera, y preparamos todos los ingredientes. Cuando ya tenemos fuera todo lo que vamos a necesitar, empezamos encendiendo el horno a 180º, arriba y abajo.


Trituramos el chocolate, con un cuchillo grande, con el ascesorio de picar de la batidora o con la Thermomix, en TH unos segundos velocidad 3 y medio. El chocolate yo lo pico con cuchillo. Reservamos.

Trituramos también la avena, pero que no quede muy fina, en la thermomix 15 segundos velocidad tres. Sacamos y reservamos.

Mezclamos el azucar con la mantequilla, que tenemos a temperatura ambiente y en daditos, hasta que nos quede cremoso. En este paso si lo hacemos con la thermomix cuidado con echar la mantequilla fría, se pegaría todo en las cuchillas. Yo hago primero el azucar glass y luego incorporo la mantequilla, 30sg. V3

Añadimos el huevo, que abremos batido previamente con una pizca de sal, el jarabe de arce y mezclamos. (TH 15sg. V3)

En un bol mezclamos la harina con la levadura y el bicarbonato, la tamizamos y añadimos a la mezcla anterior (harina+levadura+bicarbonato se añaden a azucar+mantequilla+huevo+caramelo). (TH 15sg. V3)

Ahora incorporamos la avena que teníamos reservada, el chocolate y la canela, mezclamos con la espátula.

Ya tenemos la masa de galletas, para hornearlas podemos poner bolitas bien separadas sobre papel de horno o silpat (crecen bastante) o rellenar los huequitos de un molde de muffins pequeños, o galletas.

A mi manejar la masa no se me da muy bien, lo que hago es coger una cucharilla y echar pegotitos en los agujeros del molde, que quedan desiguales y con picos, entonces cojo una taza con agua, me voy mojando los dedos y dando forma redondeada a los pegotitos que he hecho con la cucharilla.

Metemos las galletas al horno, la bandeja en posición media, de doce a quince minutos. Yo las dejo 12, pero cada horno tiene su tiempo.


Nada más sacarlas parece que estan un poco blandas pero al enfriar siempre endurecen.

Las guardamos en una lata y duran un montón. La foto de las galleta solitaria y la galleta mordida están echas dos semanas después de hacer las galletas.

Sobre esta receta se pueden hacer mil variaciones, no echar canela, cambiar por vainilla, no echar caramelo, cambiar chocolate por manzana o por nueces.