Potaje de Cuaresma

Con garbanzos, bacalao y espinacas

En casa de mis padres la tradición de cuaresma es comer potaje los viernes. A mi de pequeña no me gustaba, recuerdo que me invitaron a comer a casa de una amiga del colegio, y su madre nos puso potaje. Cuando mi madre vino a recogerme pregunto si había comida bien y la señora le dijo encantada que me había comido el potaje estupendamente y me había gustado muchísimo. Mi madre no daba crédito, yo apenas lo recuerdo, pero recuerdo aquella mirada de asombro, desde entonces como potaje, y además me gusta.

Ingredientes:
300 gr. de Garbanzos
Una cola de Bacalao salado, unos 600 gr.
Espinacas, una bolsa de 300 gr. (no he encontrado frescas)
Un puerro
Una cebolla
Tres ajos
Dos hojas de Laurel (una si está fresco)
Un cucharada de Pimentón
Una cucharadita de Comino
Aceite de Oliva

Elaboración:
El potaje tenemos que planificarlo, para desalar el bacalao, remojar los garbanzos y dejarlo reposar 24 horas, por tanto empezamos tres días antes, poniendo el bacalao en agua, en una fuente de pyrex cubierta y guardado en la nevera. El agua para desalar el bacalao la cambiamos por la mañana y por la noche, tiramos el agua en la que empezamos el desalado y llenamos nuevamente con agua limpia.

El día anterior a la cocción, día dos, ponemos los garbanzos a remojo, cubiertos de agua. El día tres hacemos el potaje, hay varias formas, todas buenas, especialmente me llamó la atención una receta en la que cocían el bacalao desde el principio con los garbanzos para luego desecharlo, creo que es una pena tirar el bacalao y hay un pequeño truco para que el potaje tome todo el sabor sin estropear la carne del pescado.

Retiramos la piel del bacalao, apollamos un trozo sobre la madera y deslizamos el cuchillo justo entre la piel y la carne, sale muy fácil, en cuanto quitas uno ya vas quitando todos, y puedes aprovechar para hacer trozos más pequeños el bacalao y retirar espinas, alguna siempre queda, pero es lo que tiene el potaje.

Ponemos a cocer los garbanzos con media cebolla, el puerro, dos ajos, dos hojas de laurel, una cucharadita de comino… y la piel del bacalao (aquí está el truco), el resto del bacalao, la carne, la reservamos cortada en cubos. Cuando los garbanzos comienzan a estar blandos, esto depende del tipo y de la cosecha, si son de la última tardan menos, entonces es el momento de hacer el sofrito.

Antes de ponernos con el sofrito, sacamos de la cazuela donde hierven los garbanzos, que ya están blandos o les queda muy poquito, el puerro, la cebolla, los ajos, las pieles de bacalao y el laurel, es decir, dejamos los garbanzos limpios solo con el caldo de su cocción. En una sarten con un poco de aceite rehogamos un ajo picado y media cebolla en brunoisse, añadimos una cucharada de pimentón y lo echamos a la cazuela de los garbanzos, con las espinacas y el bacalao, dejamos que todo junto se cocine unos diez minutos, y ya está, rectificamos de sal, no le había echado antes por si acaso ya que el bacalao aún desalado da mucho sabor.

El potaje podemos hacerlo de forma tradicional, cocinado en una cazuela normal, o en la olla rápida, en la WMF tardaremos 20 minutos, la primera cocción de los garbanzos son 8 minutos en presión dos, luego dejamos escapar el vapor en lo que vamos preparando el sofrito, movemos un poco la olla cuando haya bajado totalmente la válvula, abrimos la tapa, siempre mirando al lado contrario de nuestra cara y sacamos la verdura junto a las pieles de bacalao, acercamos nuevamente al fuego, añadimos el sofrito de cebolla con el pimentón, las espinacas cortadas y los dados de bacalao, y sin tapa de presión lo dejamos cocer a fuego medio bajo diez minutos más todo junto.

Veinticuatro horas después, el cuarto día, nos comemos el Potaje de Cuaresma, a ser posible en viernes, para cumplir la tradición.

Mi potaje es muy sencillo y tiene mucho bacalao, a mi me gusta así, hay quien echa poco pescado y pocas espinacas, siendo el principal los garbanzos, pero con estas cantidades el principal es el bacalao y las espinacas quedan al dente. Saque una foto recién hecho, del tupper para comer al día siguiente y el que he guardado en el congelador.

Se aprecia poco, pero recien hecho, y en caliente que hice esta foto, el caldo no aparece trabado, en cambio en la foto del día siguiente, pasadas 24 horas, el caldo si está densito, y no he hecho nada, solo dejarlo reposar. Por cierto, el tema de la pieles del bacalao solo lo he usado con la olla rápida, en este tipo de ollas las cosas no se mueven, a ver si me explico, tal cual dejas las cosas cuando cierras, tal cual están pasados los minutos de cocción, por tanto es muy facil retirarlas, igual que las verduras, quizá si guisamos los garbanzos en olla normal las pieles sean más dificiles de retirar luego.

Un beso y gracias por leerme,

Anuncios

Macarrones y Piñones

Con Espinacas y Tomate a lo Rústico


¿Por dónde empiezo?, quiero contar varias cosas:
* Que he utilizado pasta ecológica pero no veo los efectos saludables o medio ambientales a corto plazo y cada vez tengo más dudas con el tema de los ecológicos.
* Que la receta es muy sencilla pero me encanta la pasta con verduras, es una receta del tipo Espaghettis con Calabacín, o Macarrones con Berenjena.
* Que el tomate entero de lata es genial si tiras todo el líquido y lo manejas como tomate natural maduro.
* Que las espinacas congeladas supuestamente compras 400/500gr. pero se olvidan de especificar “peso congelado”, si las descongelas y escurres el líquido te quedan 240gr. de espinacas “peso escurrido”.
* Que me gusta el ambiente cocinero internaútico en agosto.

Ingredientes:
250 gr. de Macarrones
Una bolsa de Espinacas congeladas de “400/500 gramos”
Una lata pequeña de Tomate Natural Entero Pelado
50 gr. de Piñones
50 gr. de Cebolla
50 gr. de Puerro
Dos o Tres Ajos
Una pizca de Oregano
Una pizca de Tomillo
Sal y Pimienta
Aceite de Oliva


Elaboración:
Para la Cocción de la Pasta:
Necesitamos una olla con abundante agua, cuando empieza a burbujear echamos la sal, no antes, porque la sal hace que el agua hierva más tarde, también echo un pelín de aceite de girasol, no siempre es necesario pero lo echo por si las moscas, no vaya a pegarse la pasta que ultimamente uso marcas diferentes y ya no tengo claro cuál se puede hacer sin nada de aceite. Podríamos echar oliva, pero para estas cosas uso girasol. Cuando hierve fuerte echo la pasta, doy unas vueltas con una cuchara de madera y generalmente no tengo en cuenta el tiempo de cocción que indica el paquete, me gusta al dente, asi que voy mirando y dando unas vueltas, vigilando la cocción.

Para el acompañamiento con el que mezclaremos la pasta:
Ponemos un fondo de aceite en una sartén ancha, sofreimos los ajos picados, cuando empiezan a saltar añadimos el puerro y la cebolla en brunoisse, rehogamos e incorporamos los piñones, unas vueltas y añadimos las espinacas bien escurridas.


Vamos rehogando mientras preparamos el tomate. Lo escurrimos bien del líquido y con las manos lo hacemos trozos, nada de cuchillo, leí por algún sitio que al cortar las cosas con las manos conservan mejor el sabor, el tomate de lata no es lo mismo que el natural, pero mola cortarlo con las manos, a lo rústico.


Incorporamos el tomate a la sartén y bajamos el fuego. Dejamos que se vaya haciendo el acompañamiento, a fuego medio, mientras cuece la pasta. Cuando ya casi la pasta está cocida, echar un cacito del agua de cocción sobre el rehogado, queda muy bien, se integra todo aunque no llege a ser una salsa.


Una vez cocida la pasta, la escurrimos en un colador y la mezclamos con el rehogado en la misma sartén, damos unas vueltas y aliñamos con un pelín de aceite en crudo. A mi me gusta. Evidentemente no son macarrones con tomate al uso, es una pasta quizá más sencillona, con un sabor suave, un plato de diario.


Y ya es jueves 4 de agosto, como siga pasando el tiempo tan rápido en unos días nos vemos en septiembre. FeLiZ VeRaNo.

Potaje de Garbanzos

Con Olla Rápida y Thermomix


Casi termina la cuaresma y no había publicado el potaje de garbanzos típico de los viernes, en versión de cocción evolucionada. Hay diferentes formas de hacer el tradicional potaje de cuaresma, esta es una receta versión express, aunque aún no he descubierto como acelerar el desalado del bacalao, ni el reposo de 24 horas que le da un gusto especial. Una opción para el bacalao es usar migas, que lavandolas bien bajo el grifo, podemos tenerlas desaladas en 24 horas. Y respecto al reposo, si nos comemos el potaje recien hecho, tampoco esta malo.


Ingredientes, para un potaje pequeño:
165gr. de Garbanzos
150/200gr. Migas de Bacalao o dos trozos de lomo
200gr. de Espinacas (he usado frescas, pero podemos utilizar congeladas)
Media Cebolla y dos cascos
4 Ajos, dos más dos
Una hoja de Laurel
Cuarto de cucharadita de Cúrcuma
Cuarto de cucharadita de Cómino
Media cucharadita de Pimentón
50gr. de Aceite de Oliva

Elaboración
Aquí estamos en la parte importante, las legumbres se pueden hacer de dos maneras, un sofrito sobre el que echamos las legumbres y cocemos, o unas legumbres hervidas a las que añadimos un sofrito. El potaje de garbanzos es del tipo 2, cocemos los garbanzos y luego le añadimos el sofrito, las espinacas y el bacalao.

Los garbanzos los dejo en remojo la vispera, con un trozo de alga kombu. ¿Porqué poner un trozo de alga kombu en el agua de remojo de los garbanzos?, lo leí en un libro de cocina natural, no recuerdo el título, fue hace tiempo:

El alga Kombu ablanda las fibras de los productos con los que se cocina, a parte de convertir nuestro plato en remineralizarte y ayudar a la digestión. Simplemente basta con cortar un trozo de alga Kombu, y ponerla en el agua de remojo de las legumbres, que se cocinarán después al día siguiente, o también con los cereales en el momento. Fuente: Canal Cocina

Los he guisado en la Olla Rápida, exactamente 7 minutos, con dos ajos enteros y unos cascos de cebolla.


Sobre los garbanzos he puesto el accesorio de vapor con las espinacas, que luego añado a los garbanzos. De las espinacas, si son frescas, solo usamos las hojas, es una pena tirar verdura pero los rabos pueden amargar, asi que nos quedamos solo con las hojas de espinaca y no utlizamos los restos para caldo.


Y sobre las espinacas puse el bacalao, pero no lo recomiendo, porque los dos accesorios de vapor al mismo tiempo no dejan que la olla coja la presión adecuada.


Para cocinar con la olla rápida hay que llenarla 2/3 como máximo para que su funcionamiento no se vea afectado, y si cocinamos alimentos que se hinchan, como los garbanzos, solo debemos llenarla hasta la mitad. La verdad es que no paso nada, simplemente al ver que no subía la válvula la separe del calor, deje salir el vapor, y abrí. El bacalao estaba cocido, pero muy poquito, casi crudo, las espinacas estaban guisadas, y los garbanzos duros.

Lo que hice fue retirar los dos accesorios de vapor y volver a cerrar la olla solo con los garbanzos, como ya habían estado unos minutos los tuve solo cinco más, con la valvula en presión 2. Deje escapar el vapor y estupendos.

Una vez los garbanzos guisados desechamos los cascos de cebolla y los ajos y echamos las espinacas limpias y sin rabos y el bacalao en trocitos, sencillamente debe hervir todo junto con el sofrito unos minutos. Mis inventos de vapor mejor no aplicarlos, fue una tonteria, pero como ya he dicho no lo volveré hacer, que no cabe todo junto en la olla.

Sofrito en Thermomix
– Ponemos los 50gr. de aceite de oliva en el vaso, y programamos 3 minutos temperatura Varoma.
– Echamos la curcuma y los cominos y programamos 20 segundos, 100º.
– Incorporamos la cebolla cortada en cachos y los dos ajos limpios. Programamos 3 minutos 100º.
– Y terminado el tiempo añadimos el pimentón y un cucharón del agua de cocer los garbanzos, lo batimos todo bien de forma que nos quede una crema y se la echamos al potaje.


Estoy orgullosa de mi nueva versión del sofrito. La thermomix la tengo ya casi abandonadita, pero esta vez le he pillado el truco con el sofrito, ultimamente se me pegaba a las paredes, y es que si vas hacer el sofrito en el thermomix, los trozos de ajo y cebolla no deben ir en brunoisse, sino en cachos grandes, sino se hacen demasiado e incluso algunos se queman.

Y ahora dejamos que de un hervor todo junto y ya tenemos potaje de vigilia, mejor de un día para otro, pero también está rico recién hecho. No he puesto sal, si queda soso rectificamos al final, es que con el bacalao hay que tener cuidado con la sal.


Tengo que mejorar la fotografía, siempre lo digo y nunca lo hago.

Lasaña de Espinacas con Atún


La lasaña es como la tortilla de patatas, hay mil maneras de hacerla, todas están buenas y a cada uno le gusta de un tipo. A mi me gusta con la salsa justa y la pasta al dente, con el relleno en trozos, hay quien las hace con muuuucha bechamel y otras tipo mazacote de capas y engrudo. En definitiva, cada lasaña es una vida, y el relleno un tema aparte.

Ingredientes
Para el montaje de la Lasáña:
8 Placas de Lasaña Dececco
225gr. de Espinacas Congeladas (un bloque)
Un ajo
Una cucharada de Nueces
Una cucharada de Pasas
Una cucharada de Piñones
Dos latas de atún al natural
Aceite de Oliva

Para la Salsa:
25gr. de Mantequilla
25gr. de Harina
Agua de cocer las espinacas más leche desnatada hata completar 250gr.
Nuez moscada
Sal y Pimienta
Queso rallado para gratinar.

Las placas de lasaña, las mejores, las caseras, pero no suelo hacer pasta fresca amenudo, y puestos a comprar pasta seca, son muy buenas las Dececco, y de paso te das un capricho y paseas un rato por el Club del Gourmet de El Corte Inglés.

Las he usado sin cocer, pero al usar poca salsa, prefiero cocerlas cuatro minutos, no se cuecen totalmente pero se ablandan, paro la cocción con agua fría y dejo en un paño de cocina bien estiradas.

El bloque de espinacas, congelado, lo pongo en un pyrex con un dedo de agua y lo meto al microondas, unos cinco minutos, miramos que tal va y, si es necesario, lo dejamos otros dos minutos más. Una vez descongelado, escurrimos sin tirar el líquido verde que vamos a usar para la salsa.

Las espinacas las rehogamos en un fondo de aceite con el ajo picado, las nueces, las pasas y los piñones.

Preparamos la veloutte, ponemos la mantequilla en la sarten, doramos la harina, y vamos echando el líquido de cocer las espinacas mezclado con un poco de leche hasta completar la cantidad (250gr.). Salpimentamos y añadimos una pizca de nuez moscada. La salsa está cuando al moverla vemos que se separa de la sartén.

Ahora vamos a montarla, utilizo un pyrex rectangular, podemos echar mantequilla en el fondo, yo he preferido vaporizarlo con el spray de aceite. Pongo dos placas, la mitad de las espinacas rehogadas y un poquito de salsa, cubro con dos placas más, coloco el atún al natural bien escurrido (podemos usar atún en aceite, pero esta es una lasaña casi light) un poquito de salsa y dos placas más, ponemos el resto de las espinacas y las última placas.

Sobre las últimas dos placas, echamos toda la salsa restante, cubrimos y si vamos a comerla en el momento, añadimos el queso rallado, si la vamos a reservar, guardamos sin queso.

Precalentamos el horno a 200º, al menos 10 minutos, bajamos a 180º y metemos la lasaña cubierta de queso rallado, dejamos unos quince minutos, calor arriba y abajo, y si es necesario gratinamos.

A mi la lasaña me gusta así, pero si alguien viniera a comer a casa no me arriesgaría, la prepararía con la pasta más cocida y muchísima más salsa.

Otras Recetas de Lasaña:
Lasaña de Fiesta
Lasaña de Espinacas con Thermomix
Lasaña de Espinacas al Microondas ¡¡video receta¡¡

Lasaña de Espinacas – Video Receta

Ingredientes

Para que sea una lasaña:
8 Placas de pasta seca para Lasaña
Queso de oveja y Parmesano

Para la bechamel:
50 gr. de Aceite
50 gr. de Harina
500 gr. de leche (he usado desnatada)
Nuez moscada
Pimienta y poca sal.

Para el relleno:
250 gr. de Espinacas Congeladas
2 Dientes de Ajo
25 gr. de Piñones
25 gr. de Pasas
25 gr. de Nueces
Un chorretón de aceite
sal y pimienta

Descongelamos las espinacas 12 minutos al microondas.

Pelamos los ajos y los picamos.

Rallamos el Queso y reservamos.

Ponemos un poco de aceite con los ajos y lo metemos al microondas, lo dejamos unos minutos hasta que el ajo empieza a saltar. Echamos las nueces, las pasas y los piñones sobre este aceite y volvemos a pasar por el microondas un par de minutos. Lo mezclamos con las espinacas descongeladas y escurridas, sal pimentamos, y todo junto lo pasamos otro par de minutos por el microondas.

Bechamel al microondas:

Ponemos el medio litro de leche en una jarrita y lo metemos a calentar al microondas.

En una taza mezclamos la harina con el aceite, de forma que nos quede una cremita. Echamos la cremita sobre la leche caliente y removemos, metemos al micro unos dos minutos, sacamos removemos y echamos sal, pimienta y nuez moscada, metemos otra vez al micro y lo dejamos un par de minutos, importante ir metiendo, sacando y removiendo, siempre sale, es cuestión de tiempo.

Y ya está, solo queda montar la lasaña, un poco de bechamel al fondo, dos placas, un poco de las espinacas y un poco de bechamel, dos placas más, bechamel + espinacas + bechamel, una capa más y napamos de bechamel.

Cubrimos con queso rallado y lista para el horno.

Horno precalentado a 180º, calor arriba y abajo, metemos la lasaña unos 20 – 25 minutos, si es necesario ponemos al final un poco de grill.

Y ya está.

Lasaña de Espinacas_Video Receta

Lasaña Verde

Ingredientes

Para que sea una lasaña:
8 Placas de pasta para Lasaña
50 gr. de Queso Parmesano rallado

Para el relleno:
500 gr. de Espinacas Congeladas
6 Dientes de Ajo
25 gr. de Piñones
25 gr. de Pasas
25 gr. de Nueces
Un chorretón de aceite
sal y pimienta

Para la salsa a medio camino entre bechamel y veloute:
50 gr. de Mantequilla
50 gr. de Harina
500 gr. de líquido que sacamos del caldo de cocinar las espinacas más leche
Nuez moscada
Pimienta y poca sal.

Lo primero es pelar los ajos y picarlos en el thermomix. Programamos velocidad 5 y dejamos caer los ajos por el bocal, luego añadimos un chorretón de aceite dejandolo resbalar por las paredes para bajar más facil los restos de ajo picado. Programamos 3 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.

Hace ya tiempo que me dijeron que la pasta para lasaña no hace falta cocerla si la pones una buena bechamel, que se hace en el horno, pero no me lo creía y no lo había intentado. Y esta vez si, las placas de lasaña las he montado tal cual vienen, y no son de estas de coccion rápida ni nada de eso, son de las normales de toda la vida.

Y quedo de lujo, porque la pasta quedo al dente, mira que las lasañas siempre suelen desparramarse al servirlas, pero esta no, supongo que dejar las placas “al natural” es lo que tiene.

Ya tenemos el aceite con los ajos sofrito, encajamos la mariposa en las cuchillas y echamos las espinacas congeladas, en vez de un bloque de medio kilo, he usado esas que vienen en montoncitos que son más prácticas para usar directamente congeladas. Añadimos las pasas, las nueces y los piñones, salpimentamos y programamos 15 minutos, 100º, V1.

Y así de sencillo que se vayan haciendo las espinacas. Mientras yo voy a ir pesando la mantequilla y la harina para hacer la bechamel parte en el microondas y parte en el thermomix.

Las espinacas cuando estén hechas habrán soltado bastante líquido y nos las ingeniamos con el cestillo para recoger todo el caldo de las espinacas, escurriendolas bien.

Con este líquido casi verde y leche vamos hacer la veloute.

Una bechamel – veloute clarita epecial para lasañas que van al horno con pasta seca y sin cocer. El líquido lo pasamos a la thermomix (la leche más el caldo de las espinacas) y en el microondas en una taza ablandamos la mantequilla, la mezclamos con la harina de forma que nos quede una cremita (esto es una especie de roux), echamos la cremita también en el thermomix, sal pimentamos y añadimos un poquito de nuez moscada. Programamos 5 minutos, 90º, velocidad 4.

Y ya está, solo queda montar la lasaña, un poco de bechamel al fondo, dos placas, un poco de las espinacas y un poco de bechamel, dos placas más, bechamel + espinacas + bechamel, una capa más y napamos de bechamel.




Cuando terminamos de montarla cubrimos de bechamel, añadimos parmesano rallado y al horno precalentado a 180º unos 25 minutos. El tiempo es para que se caliente y se hagan bien las placas, luego un pelín de gril y ya está.

Canelones Verdes

Ingredientes:

– Un paquete de canelones fáciles (los que solo hay que remojar)
– 400gr. de Espinacas congeladas
– 2 ajos
– Una Cucharada de Nueces
– Una Cucharada de Pasas
– Una Cucharada de Piñones
– Una Cucharada de Aceite de Oliva
– 200gr. Agua
– 30gr. de Harina Integral (o blanca)
– 30gr. de Mantequilla o Aceite

Elaboración

Son muy faciles, solo necesitamos el microondas y unos cuantos cacharretes de cristal.

Lo primero que hacemos es llenar de agua el cacharro donde vamos a ablandar los canelones. El paquete dice remojar en agua caliente, echamos agua normal y la metemos minuto y medio al micro. Luego echamos las placas, pero las echamos para un lado y otro, de forma que queden separadas y no se pegen mucho.

En una fuente de cristal, con tapa mejor, ponemos las espinacas congeladas con los 200gr. de agua.

Las metemos al micro tres minutos, removemos, volvemos a meter otros tres minutos, volvemos a remover, y tres minutos más. En total las tengo unos 9 minutos, lo normal es que descongelen en tres o cuatro y los otros para que se cocinen un poco.

Las espinacas cocinadas las ponemos en un colador pero no tiramos el agua. El agua verde de cocer las espinacas es con lo que vamos hacer la veloutte, la bechamel sin leche. Aunque el agua parece que tiene color feo luego queda bien.

Esta foto no debería ir aquí, pero es en la única que se ve el color feo del agua de las espinacas (en la jarrita de atrás).

En lo que las placas siguen ablandando, que las vemos en la foto al fondo, preparamos el rehogado de las espinacas con lo que vamos a rellenar los canelones y luego la veloutte. En la foto no sale la mantequilla y si sale mi rallador de nuez moscada made in LIDL, los cacharretes de guardar nueces, pasas y piñones made in LIDL … es que son de antes de darme cuenta que las cosas del LIDL no son mucho más baratas y se estropean fácil.

Hacemos el rehogado para las espinacas. Ponemos la cucharada de aceite y los dos ajos picaditos y lo metemos al micro un minuto o dos, hasta que el aceite este caliente y el ajo chisporrotee.

Entonces echamos las nueces, las pasas y los piñones, removemos y metemos al micro otro minuto y medio, más o menos hasta que las pasas empiezan a hincharse. Entonces incorporamos las espinacas, salpimentamos y otra vez al micro unos tres minutos, más o menos.

Las placas de canelones las extendemos sobre un paño limpio, y vamos colocando el relleno. Si sobra un poco yo lo dejo para poner por encima.

Y ahora solo nos queda hacer la veloutte, me gusta más con mantequilla porque el agua de las espinacas no tienen mucho sabor, si la hiciera con leche entonces usaría aceite. Tengo un libro de Cristina Galiano donde explica estupendamente como hacer bechamel en el micro, pero a mi no me sale muy bien como ella dice. Yo derrito la mantequilla en una taza, la mezclo con la harina y lo echo todo al caldo que he calentado antes. Voy metiendo al micro y removiendo con la varilla cada minuto. Echo sal, pimienta y nuez moscada.

Con la bechamel preparada y los canelones cerrados, pongo encima el relleno que me ha sobrado, cubro de bechamel y lo dejo cubierto con un papel de cocina hasta que está totalmente frío y lo guerdo en la nevera.

Luego, cuando vamos a comer, es solo poner el queso rallado o pan rallado si no queremos tomar queso.

Y metemos al horno precalentado a 180º arriba y abajo quince minutos, y luego grill unos 8 – 10 minutos. También podríamos calentar en el micro y luego ponerle grill, pero teniendo horno me gusta más como quedan en horno.

Y ya están listos para cenar: Canelones Verdes.

Una foto mía en un sitio muy verde donde he estado de vacaciones y me ha sentado muy bien.