Solomillo de Ternera con Patatas y Salsa Roquefort

Directamente de las montañas de Ávila

En esta receta lo fundamental es la calidad de la carne, un buen solomillo necesita poca elaboración, si seguimos algunas indicaciones básicas tendremos un plato exquisito. Como acompañamiento unas buenas patatas, cocinadas al horno. Y para darle un toque más especial si cabe, una salsa roquefort, pero no la servimos encima de la carne, en salsera aparte, para no enmascarar el sabor.

He utilizado Solomillo de Ternera de Ávila, una carne excepcional que podemos adquirir a muy buen precio comprando on.line. Estoy encantada con “A la Huerta de la Esquina“, he tenido la oportunidad de conocerles gracias al blog, y lo primero que me llamo la atención fue que solo sirven en Madrid y Ávila, pero tiene su lógica, ofrecen productos de la zona, sin intermediarios, directo del campo a casa, y de ahí su radio de venta, limitado.

Ingredientes:
Solomillo de Ternera (medallón)
Aceite de Oliva Virgen
– Lascas de Sal Maldón

Para las Patatas al Horno:
Patatas Red Pontiac
– Cuatro o cinco Ajos
– Perejil Seco
– Media cucharadita de Pimentón
– Una cucharada de Vino Blanco
– Una cucharada de Aceite de Oliva
– Sal

Para la Salsa Roquefort:
– 100gr. de Queso Roquefort
– 200gr. de Leche
– Un Huevo
– Pimienta Negra

Elaboración:
Realmente hacer un solomillo es fácil, asi que aprovecho la receta para explicar como me organizo yo a la hora de cocinar un plato de solomillo como comida principal cocinando el plato completo al mismo tiempo que estamos participando de la conversación y con el mínimo tiempo en la cocina.

Lo primero es lavar bien las patatas, las cortamos en daditos sin pelar y las dejamos en un bol cubiertas de agua. Preparamos también previamente la majada para las patatas, machacamos los ajos pelados con el perejil y la sal, añadimos el aceite, el vino blanco y el pimentón y lo revolvemos bien, lo dejamos en el mortero al lado de las patatas.

Preparamos los ingredientes de la salsa, pesamos la leche y la dejamos dentro del thermomix, al lado tenemos el roquefort, también la cantidad pesada, y el huevo junto a la salsera.

Cuando ya estamos todos en casa y vamos a sacar los aperitivos principales encendemos el horno a 200º. Durante el tiempo del aperitivo tenemos el horno precalentando. Cuando ya estamos a la mesa y vamos a llevar el primer plato, aprovechamos el paso por la cocina para meter las patatas al horno: en una fuente ponemos un fondo de aceite y las patatas escurridas del agua, las hemos dejado con piel y cortado a cubitos, echamos un pelín de agua limpia sobre las patatas, como un cuarto de vaso, poquito, que en ningún caso las cubra.

Las patatas están en el horno unos quince minutos, tiempo en el que hemos finalizado el primer plato. En el paso por la cocina encendemos la parrilla para la carne. Sacamos las patatas del horno (el poco agua que echamos habrá hervido y casi evaporado) añadimos la majada y volvemos a meter las patatas al horno.

Preparamos la salsa roquefort incorporando todo los ingredientes en el thermomix y programando 6 minutos, temperatura 85º, velocidad 5.

Para elaborar el solomillo:
Tenemos la parrilla bien caliente, echamos un pelín de aceite, yo lo hago con el spray, ponemos la carne para que se haga por la parte de abajo, cuando está sellada y dorada abajo, con la parrilla marcada, le damos la vuelta y sólo entonces añadimos la sal en escamas, durante todo el proceso tratamos la carne con pinzas, no la pinchamos con tenedor para no perder jugos. A mi me gusta poco hecha, y el punto es cuando en la parte de arriba, dorada, aparecen pequeñas manchas de sangre. Si nos gusta más hecha entonces la tendremos un minuto más, si nos gusta pasada, daremos vuelta y vuelta para que no quede nada de sangre.

En el tiempo que hacemos la carne se habrá hecho la salsa en el thermomix, la batimos fuerte, unos segundos al nueve, para que quede lo más fina posible y la echamos en la salsera.

En el plato ponemos un montoncito de patatas al horno, una tartaleta pequeña de masa quedrada con un poco de salsa roquefort y el solomillo. Poner la tartaleta con la salsa es para dar oportunidad a los comensales de probarla antes de servirse, si les gusta se podrán echar sin miedo de estropear el plato. Siempre presento así la salsa de acompañamiento, personalmente no me gustan mucho las salsas y es una pena que una carne que a la parrilla esta sencillamente estupenda se enmascare cubriéndola de salsa, pero no todos opinamos igual, por eso la idea de la tartaleta.

Por supuesto, un solomillo de ternera de avila de esta calidad a mi me parece comida especial y de fiesta. Y creo que ya se dónde voy a comprar la cena para estas navidades.

En el pédido que he realizado en “A la Huerta de la Esquina” he aprovechado para pedir Judiones del Barco de Ávila, varias hortalizas y algunas frutas. Me gusto la forma de entrega, el repartidor traía sus cestones para trasladar los productos, los nabos, las zanahorias, las manzanas… venían en bolsas de papel totalmente reciclables, el apio y el puerro, sencillamente lo coloco en la cocina donde yo le indiqué, me parece lógico hacer un uso adecuado del embalaje, envolver un manojo de puerros resulta totalmente innecesario.

En realidad mi sensación es la de haber accedido a productos de mercado, a buen precio, no tiene nada que ver la lombarda que me han traido con las mini lombardas que venden en los hipermercados, y por supuesto, lo mejor desde mi punto de vista es la carne y su calidad, creo que con este tipo de venta on.line nos ahorramos la búsqueda del “carnicero de confianza“.

Anuncios

Canapés de Yema con Sal Negra de Hawai

Cocina en Frío

Con una técnica de cocina en frío a nivel casero podemos preparar yema para canapes, el sistema es sencillo, solo necesitamos un hueco en el congelador y algo de tiempo.

Los ingredientes, huevos frescos camperos y la base de canapé que más nos guste, tostaditas de pan o blinis. Para preparar la yema ponemos en una taza film de cocina, cascamos el huevo sobre el film y cerramos haciendo una bolsita, la metemos en el congelador y la dejamos cuatro días.

Pasado este tiempo sacamos la bolsita con el huevo y lo dejamos descongelar en la nevera, una vez descongelado abrimos la bolsita y desechamos la clara, nos quedamos solo con la yema. La yema se ha cocinado por frío y queda con una textura tipo paté.

Hasta ahora no conocía la sal negra, y realmente me ha parecido genial, las lascas de sal están muy bien, pero realmente no decoran, la sal negra no solo da un sabor muy rico sino que queda muy graciosa y decorativa en los canapes.

Con una yema podemos untar unos seis canapes, asi que es solo contar cuantos canapes vamos a preparar y meter con antelación los huevos al congelador, simplemente con sal queda muy bien, pero también podemos usarlo de base y poner una lasca de jamón encima, o unos taquitos de bacon, cebollino… lo que se nos ocurra.

Si tenéis problema para encontrar la sal negra, una opción esSeleqto, la tienda de productos gourmet on line.

Feliz domingo ¡¡

Ensalada de Salmón en Aceite con Alcachofas Baby

Con productos SeleQto

Parece que el verano se ha enamorado del otoño, no quiere irse. Os presento una ensalada sencilla con productos especiales, son de la tienda gourmet SeleQto, que me ha dejado escoger algunos caprichos de su amplia selección de delicatessen. Realmente me gustaba todo, pero finalmente escogí algunas conservas, muy buenas marcas a muy buen precio, algún caprichito dulce, como los bombones de avellana que hacía siglos que no comía, y unas alcachofas en aceite increibles que he utilizado en esta ensalada.

La idea es actualizar la típica ensalada campera dandole un toque gourmet. Si no has probado el Salmón en Aceite te sorprenderá seguro, su sabor es mucho más suave que el atún, y combina perfectamente con las alcachofas y alcaparras.

Ingredientes:
– Dos Patatas
– Dos Huevos Camperos
Alcachofas en Aceite
Salmón en Aceite
– Una Cebolleta, media si es grande.
– Tres Guindillas (piparras)
– Una cucharada de Alcaparras
– Aceite de Oliva Virgen Extra
– Vinagre de Manzana
– Pimienta Negra recien molida
– Sal

Elaboración:
Lo primero que vamos hacer es cocer las patatas y los huevos, mientras iremos preparando los demás ingredientes para finalmente mezclarlo todo.

En una olla ponemos agua a hervir, lavamos las patatas y las dejamos enteras (sin pelar), cuando el agua burbujea, echamos una cucharadita de sal y las patatas. Según el tipo de patata tardarán en cocerse entre veinte minutos y media hora, he usado patatas nuevas de huerta, por lo que necesitaremos treinta minutos.

Los huevos los vamos a cocer en la misma olla con las patatas, pero no los echamos al mismo tiempo, esperamos que las patatas lleven diez minutos hirviendo y entonces metemos los dos huevos, girándolos con una cuchara de madera para que la yema quede en el centro. Los huevos cocerán con las patatas doce minutos. No hay que dejarlos más tiempo, si nos pasamos cociendo los huevos la yema queda seca y le puede salir un reborde azulado. Pasados los doce minutos los refrescamos bajo el grifo de agua fría para parar la cocción.

En un bol echamos el aceite de oliva, y un par de cucharaditas del aceite del bote de salmón, para dar sabor. Mezclamos con el vinagre de manzana, o un vinagre suave, sal pimentamos y batimos. Incorporamos la cebolleta en brunoisse, las alcaparras y las guindillas en aros.

Ahora vamos a echar parte de las alcachofas, no las echamos todas porque sería demasiada cantidad, asi que retiramos en un tarro de cristal unas tres cuartas partes y cubrimos con el líquido de la conserva. Las demás las vamos echando al bol, como son muy tiernas no hace falta cortarlas, simplemente con las manos las partimos en trozos algo más pequeños.

Al igual que las alcachofas echamos los lomos de salmón y los huevos duros pelados y picados.

Las patatas las refrescamos con agua fría. Para pelarlas las pinchamos con un tenedor y vamos sacando la piel, no las cogemos con las manos porque nos podemos quemar.

Una vez peladas es mucho más fácil hacerlas daditos con un cuchillo para queso, al tener agujeros la patata no se pega, si utilizamos el cuchillo normal nos va a costar mucho cortarlas.

Antes de mezclar las patatas con el resto de ingedientes, y cuando ya las tenemos en dados, las echamos sal y un poco de pimienta, ahora mezclamos todo en el bol.

Y ya está, podemos comer la ensalada inmediatamente, está buenísima, o dejarla reposar, pero os recomiendo probarla porque la mezcla de sabores es estupenda.

En cuanto a la tienda SeleQto un detalle que me ha parecido genial es el bajo coste de envío, si compras más de 75€ es gratuito, y por debajo de esa cantidad nos cobran 5,90 por mensajería, en frío y entrega en mano, te llaman para que tú decidas el horario. Otro detalle importante es el cuidado con el que llegan todos los productos, todo viene muy bien organizado y separado para que ningún producto se dañe.

Ahora están promocionando la tienda en facebook con un concurso, si quieres participar es solo apuntarte. A mi realmente me ha gustado.