Lomo de Potro

Hace algo más de un año lo vi por primera vez en Alcampo. Entonces estaba yo en una época verde, y aunque me llamo la atención ni se me paso por la cabeza comprarlo.

El tema es que desde entonces cada vez que voy a Alcampo lo miro, hay hamburguesas de potro, carne en dados para estofado, carne tipo morcillo, filetes y lomo.

Cuando yo era pequeña recuerdo que mi madre alguna vez me hablo de la carne de caballo que se compraba en una tienda del centro de madrid, por Callao, y que cerro, y desde entonces no había vuelto oir hablar de carne de caballo.

En fin, hace algo más de un mes tuve antojo de hamburguesas y estuve a nada de comprarlas de potro, pero después de muchas vueltas, las compre de ternera. Y ayer … ayer fue el gran día.

Media hora me tire mirando todas las carnes, mirando el precio de la ternera supuestamente gallega, la de Madrid, los diferentes cortes, el potro, el corte parisien (que me gusta), que si entrecot, el potro, que si ecológica, el potro, y al final me llevo dos lomos de potro ¡¡¡

Los prepare sencillo, con la plancha eléctrica, guarnición de verduras (pimiento rojo, cebolla, berenjenas y setas de cardo a la plancha) plancha bien caliente y allí que van mis lomos de potro. Cosa que me llamo enormemente la atención es que no sueltan nada de agua, los últimos entrecot me encharcaron la plancha, estos nada, los hice vuelta y vuelta pero al punto, es decir, más hechos que como hago habitualmente la ternera.

De sabor es algo más fuerte que la ternera pero menos “rojo”, a ver si me explico, sabe más fuerte pero menos a carne, estaba tierno, lo más llamativo es que no tenía nada de grasa y, la verdad, estaba bueno, casi diria yo que muy bueno.

No es que ahora vaya a darme por comer potro todos los meses, pero seguro que alguna vez repito.

Feliz día,

P.D.: Casi tengo fotos, casi … a ver si la próxima.

Anuncios