Potaje de Cuaresma

Con garbanzos, bacalao y espinacas

En casa de mis padres la tradición de cuaresma es comer potaje los viernes. A mi de pequeña no me gustaba, recuerdo que me invitaron a comer a casa de una amiga del colegio, y su madre nos puso potaje. Cuando mi madre vino a recogerme pregunto si había comida bien y la señora le dijo encantada que me había comido el potaje estupendamente y me había gustado muchísimo. Mi madre no daba crédito, yo apenas lo recuerdo, pero recuerdo aquella mirada de asombro, desde entonces como potaje, y además me gusta.

Ingredientes:
300 gr. de Garbanzos
Una cola de Bacalao salado, unos 600 gr.
Espinacas, una bolsa de 300 gr. (no he encontrado frescas)
Un puerro
Una cebolla
Tres ajos
Dos hojas de Laurel (una si está fresco)
Un cucharada de Pimentón
Una cucharadita de Comino
Aceite de Oliva

Elaboración:
El potaje tenemos que planificarlo, para desalar el bacalao, remojar los garbanzos y dejarlo reposar 24 horas, por tanto empezamos tres días antes, poniendo el bacalao en agua, en una fuente de pyrex cubierta y guardado en la nevera. El agua para desalar el bacalao la cambiamos por la mañana y por la noche, tiramos el agua en la que empezamos el desalado y llenamos nuevamente con agua limpia.

El día anterior a la cocción, día dos, ponemos los garbanzos a remojo, cubiertos de agua. El día tres hacemos el potaje, hay varias formas, todas buenas, especialmente me llamó la atención una receta en la que cocían el bacalao desde el principio con los garbanzos para luego desecharlo, creo que es una pena tirar el bacalao y hay un pequeño truco para que el potaje tome todo el sabor sin estropear la carne del pescado.

Retiramos la piel del bacalao, apollamos un trozo sobre la madera y deslizamos el cuchillo justo entre la piel y la carne, sale muy fácil, en cuanto quitas uno ya vas quitando todos, y puedes aprovechar para hacer trozos más pequeños el bacalao y retirar espinas, alguna siempre queda, pero es lo que tiene el potaje.

Ponemos a cocer los garbanzos con media cebolla, el puerro, dos ajos, dos hojas de laurel, una cucharadita de comino… y la piel del bacalao (aquí está el truco), el resto del bacalao, la carne, la reservamos cortada en cubos. Cuando los garbanzos comienzan a estar blandos, esto depende del tipo y de la cosecha, si son de la última tardan menos, entonces es el momento de hacer el sofrito.

Antes de ponernos con el sofrito, sacamos de la cazuela donde hierven los garbanzos, que ya están blandos o les queda muy poquito, el puerro, la cebolla, los ajos, las pieles de bacalao y el laurel, es decir, dejamos los garbanzos limpios solo con el caldo de su cocción. En una sarten con un poco de aceite rehogamos un ajo picado y media cebolla en brunoisse, añadimos una cucharada de pimentón y lo echamos a la cazuela de los garbanzos, con las espinacas y el bacalao, dejamos que todo junto se cocine unos diez minutos, y ya está, rectificamos de sal, no le había echado antes por si acaso ya que el bacalao aún desalado da mucho sabor.

El potaje podemos hacerlo de forma tradicional, cocinado en una cazuela normal, o en la olla rápida, en la WMF tardaremos 20 minutos, la primera cocción de los garbanzos son 8 minutos en presión dos, luego dejamos escapar el vapor en lo que vamos preparando el sofrito, movemos un poco la olla cuando haya bajado totalmente la válvula, abrimos la tapa, siempre mirando al lado contrario de nuestra cara y sacamos la verdura junto a las pieles de bacalao, acercamos nuevamente al fuego, añadimos el sofrito de cebolla con el pimentón, las espinacas cortadas y los dados de bacalao, y sin tapa de presión lo dejamos cocer a fuego medio bajo diez minutos más todo junto.

Veinticuatro horas después, el cuarto día, nos comemos el Potaje de Cuaresma, a ser posible en viernes, para cumplir la tradición.

Mi potaje es muy sencillo y tiene mucho bacalao, a mi me gusta así, hay quien echa poco pescado y pocas espinacas, siendo el principal los garbanzos, pero con estas cantidades el principal es el bacalao y las espinacas quedan al dente. Saque una foto recién hecho, del tupper para comer al día siguiente y el que he guardado en el congelador.

Se aprecia poco, pero recien hecho, y en caliente que hice esta foto, el caldo no aparece trabado, en cambio en la foto del día siguiente, pasadas 24 horas, el caldo si está densito, y no he hecho nada, solo dejarlo reposar. Por cierto, el tema de la pieles del bacalao solo lo he usado con la olla rápida, en este tipo de ollas las cosas no se mueven, a ver si me explico, tal cual dejas las cosas cuando cierras, tal cual están pasados los minutos de cocción, por tanto es muy facil retirarlas, igual que las verduras, quizá si guisamos los garbanzos en olla normal las pieles sean más dificiles de retirar luego.

Un beso y gracias por leerme,

Anuncios

Potaje de Garbanzos

Con Olla Rápida y Thermomix


Casi termina la cuaresma y no había publicado el potaje de garbanzos típico de los viernes, en versión de cocción evolucionada. Hay diferentes formas de hacer el tradicional potaje de cuaresma, esta es una receta versión express, aunque aún no he descubierto como acelerar el desalado del bacalao, ni el reposo de 24 horas que le da un gusto especial. Una opción para el bacalao es usar migas, que lavandolas bien bajo el grifo, podemos tenerlas desaladas en 24 horas. Y respecto al reposo, si nos comemos el potaje recien hecho, tampoco esta malo.


Ingredientes, para un potaje pequeño:
165gr. de Garbanzos
150/200gr. Migas de Bacalao o dos trozos de lomo
200gr. de Espinacas (he usado frescas, pero podemos utilizar congeladas)
Media Cebolla y dos cascos
4 Ajos, dos más dos
Una hoja de Laurel
Cuarto de cucharadita de Cúrcuma
Cuarto de cucharadita de Cómino
Media cucharadita de Pimentón
50gr. de Aceite de Oliva

Elaboración
Aquí estamos en la parte importante, las legumbres se pueden hacer de dos maneras, un sofrito sobre el que echamos las legumbres y cocemos, o unas legumbres hervidas a las que añadimos un sofrito. El potaje de garbanzos es del tipo 2, cocemos los garbanzos y luego le añadimos el sofrito, las espinacas y el bacalao.

Los garbanzos los dejo en remojo la vispera, con un trozo de alga kombu. ¿Porqué poner un trozo de alga kombu en el agua de remojo de los garbanzos?, lo leí en un libro de cocina natural, no recuerdo el título, fue hace tiempo:

El alga Kombu ablanda las fibras de los productos con los que se cocina, a parte de convertir nuestro plato en remineralizarte y ayudar a la digestión. Simplemente basta con cortar un trozo de alga Kombu, y ponerla en el agua de remojo de las legumbres, que se cocinarán después al día siguiente, o también con los cereales en el momento. Fuente: Canal Cocina

Los he guisado en la Olla Rápida, exactamente 7 minutos, con dos ajos enteros y unos cascos de cebolla.


Sobre los garbanzos he puesto el accesorio de vapor con las espinacas, que luego añado a los garbanzos. De las espinacas, si son frescas, solo usamos las hojas, es una pena tirar verdura pero los rabos pueden amargar, asi que nos quedamos solo con las hojas de espinaca y no utlizamos los restos para caldo.


Y sobre las espinacas puse el bacalao, pero no lo recomiendo, porque los dos accesorios de vapor al mismo tiempo no dejan que la olla coja la presión adecuada.


Para cocinar con la olla rápida hay que llenarla 2/3 como máximo para que su funcionamiento no se vea afectado, y si cocinamos alimentos que se hinchan, como los garbanzos, solo debemos llenarla hasta la mitad. La verdad es que no paso nada, simplemente al ver que no subía la válvula la separe del calor, deje salir el vapor, y abrí. El bacalao estaba cocido, pero muy poquito, casi crudo, las espinacas estaban guisadas, y los garbanzos duros.

Lo que hice fue retirar los dos accesorios de vapor y volver a cerrar la olla solo con los garbanzos, como ya habían estado unos minutos los tuve solo cinco más, con la valvula en presión 2. Deje escapar el vapor y estupendos.

Una vez los garbanzos guisados desechamos los cascos de cebolla y los ajos y echamos las espinacas limpias y sin rabos y el bacalao en trocitos, sencillamente debe hervir todo junto con el sofrito unos minutos. Mis inventos de vapor mejor no aplicarlos, fue una tonteria, pero como ya he dicho no lo volveré hacer, que no cabe todo junto en la olla.

Sofrito en Thermomix
– Ponemos los 50gr. de aceite de oliva en el vaso, y programamos 3 minutos temperatura Varoma.
– Echamos la curcuma y los cominos y programamos 20 segundos, 100º.
– Incorporamos la cebolla cortada en cachos y los dos ajos limpios. Programamos 3 minutos 100º.
– Y terminado el tiempo añadimos el pimentón y un cucharón del agua de cocer los garbanzos, lo batimos todo bien de forma que nos quede una crema y se la echamos al potaje.


Estoy orgullosa de mi nueva versión del sofrito. La thermomix la tengo ya casi abandonadita, pero esta vez le he pillado el truco con el sofrito, ultimamente se me pegaba a las paredes, y es que si vas hacer el sofrito en el thermomix, los trozos de ajo y cebolla no deben ir en brunoisse, sino en cachos grandes, sino se hacen demasiado e incluso algunos se queman.

Y ahora dejamos que de un hervor todo junto y ya tenemos potaje de vigilia, mejor de un día para otro, pero también está rico recién hecho. No he puesto sal, si queda soso rectificamos al final, es que con el bacalao hay que tener cuidado con la sal.


Tengo que mejorar la fotografía, siempre lo digo y nunca lo hago.

Arroz al Horno con Acelgas y Bacalao

Arroz al Horno con Acelgas y Bacalao

Arroz al Horno con Acelgas y Bacalao.

Una innovación en el clásico arroz al horno, diferente pero riquísimo, por los ingredientes estuve pensando llamarlo Arroz de Cuaresma, pero finalmente se ha quedado en “Arroz al Horno con Acelgas y Bacalao”. Las cantidades son para una cazuela de barro de 24cm., comen dos o tres personas plato único.

Ingredientes:

  • Una taza de Arroz
  • 250gr. de Migas de Bacalao, desalado 24 horas
  • Una Patata grande o dos pequeñas
  • Tres Ajos
  • 100gr. de Tomate tamizado
  • 300gr. de Hojas de Acelga (sin las pencas)
  • Carne de una Ñora
  • Unas hebras de Azafrán
  • Media cucharadita de Cúrcuma
  • Una pizca de Sal


Elaboración:

La elaboración se inicia 24 horas antes desalando las migas de bacalao. Las pasamos bajo el chorro de agua fría y las dejamos en remojo, cambiamos el agua a las doce horas. El desalado lo hacemos en la nevera, ya que el bacalao cuando pierde la sal pasa a ser  un pescado fresco.

Unas horas antes de empezar con el arroz, dejamos la ñora en remojo de forma que luego podamos sacar la carne con facilidad. Pasamos una puntilla por el borde del rabito de la ñora y lo quitamos, por ese pequeño agujero retiramos todas las pepitas sacudiendo la ñora. La dejamos en agua templada.


Para sacar la carne de la ñora, una vez la tenemos blanda del remojo, rascamos con el filo de la puntilla de manera que nos quede por una parte la piel y por otra la carne. Las pieles de la ñora las ponemos con dos tazas de agua a calentar, no dará mucho sabor pero no necesitamos caldo en la elaboración de este plato, simplemente que el líquido que incorporemos esté caliente.


Encendemos el horno, calor arriba y abajo, a 180º para que se vaya calentando.

Pelamos la patata o las patatas, y las cortamos en lonchas no muy gruesas, necesitamos cantidad suficiente de patata para cubrir toda las base de la cazuela de barro.


En una sarten con un fondo de aceite vamos pasando las rodajas de patata, solo marcar, no hay que freirlas, y las disponemos en el fondo de la fuente de barro.

En el mismo aceite donde hemos marcado las patatas, echamos los ajos picados, cuando empiezan a saltar incorporamos las hojas de acelga también picadas, rehogamos un poco e incoporamos la carne de la ñora, el tomate tamizado y el arroz. Rehogamos un par de minutos con el arroz y lo pasamos todo a la fuente de barro.


Mientras en el mortero abremos machacado las hebras de azafrán con una pizca de sal. Pasamos el agua que tenemos templada con las pieles de la ñora a la sarten donde hemos rehogado el arroz (retirando la piel de ñora), echamos el azafrán y la sal y media cucharadita de curcuma.


Ponemos las migas de bacalao sobre el arroz y las acelgas y completamos con el caldo de la sartén, no hay que echar doble de caldo que de arroz, en primer lugar porque no cabe, y en segundo las acelgas no están realmente cocidas solo rehogadas y soltarán agua, si echamos doble de caldo y contamos que el barro mantiene el calor, nos encontramos con un arroz que quedará pasado.

Es una receta muy sencilla pero según la voy escribiendo parece líoso, creo que he perdido la capacidad de resumen, basicamente tenemos que tener en cuenta tres pasos:

– El horno encendido a 180º y una fuente de barro con una base de patata.

– Un rehogado de los ingredientes sin el bacalao, es decir, rehogamos ajos, hojas de acelga, el tomate y la carne de la ñora con el arroz, lo disponemos todo en la cazuela de barro sobre las patatas, y colocamos el bacalao desmigado sobre ello.

– Rellenamos la fuente de barro con caldo templado, el caldo es simplemente agua con azafrán, una pizca de sal y media cucharadita de curcuma. Para recoger todos los sabores el agua la hemos templado con las pieles de la ñora, y la hemos pasado por la sarten donde rehogamos los demás ingredientes.

En el horno debemos esperar a que el arroz este seco, lo que aproximadamente tardará unos 20/25 minutos.

Bueno, pues estamos genial, el arroz riquísimo, me tengo que comprar una cazuela nueva.

Paella de Bacalao y Coliflor

Me gusta muchísimo el arroz, cuando empece hacer paella no había forma que me quedara con el arroz en su punto, o se pasaba o se pegaba todo abajo, culpa: la vitrocerámica. Si teneis cocina de gas podeis hacer una paella tradicional y quedara estupenda, pero en vitrocerámica … tsch tsch … asi que me ingenié secar el arroz en el horno, queda muy aceptable, con ese punto durito … mmmhhh. Esta receta es una de las que más me gusta

* 150gr. de Migas de Bacalao desaladas 24 horas
* 150gr. de Judias Verdes Planas (en esta ocasión de las congeladas)
* 150gr. de Coliflor (congelada también)
* Un puñadito de Garrafón (lo venden congelado en Mercadona)
* Carne de una Ñora remojada
* Una taza de Arroz Integral (ya os contaré porque siempre uso arroz y pasta integral, pero para la paella no compreis integral “del bueno”, mejor de Mercadona que es semi integral y tarda en hacerse lo mismo que el calasparra)
* Dos Tazas de Caldo caliente (el agua de remojo de la ñora y media pastilla de caldo de pescado, no me gusta usar pastillas pero esto es una paella “express”)
* Dos cucharadas de Tomate Tamizado (vale triturado y vale natural en dados, sin pepitas)
* Dos Ajos
* Unas hebras de Azafrán
* Una pizca de Sal
* Aceite de Oliva Virgen Extra

Encendemos el horno arriba y abajo a 180º.
En un mortero machacamos las hebras de azafrán con una pizca de sal.
Ponemos a calentar el agua de remojo de la ñora y hasta completar dos tazas de agua con media pastilla de caldo de pescado.
En un chorretón de aceite de oliva rehogamos los dos ajos picaditos


Cuando el ajo empiece a saltar, añadimos la carne de ñora* y las judias verdes


Rehogamos y añadimos la coliflor y el garrafón poniendolo en el centro para que se vaya descongelando, dejamos unos 5/6 minutos


Echamos el bacalao, rehogamos, echamos dos cucharadas de tomate tamizado, rehogamos y añadimos el arroz integral, rehogamos todo junto


Añadimos el caldo caliente y las hebras de azafrán machacadas en el mortero con una pizca de sal


Metemos al horno y en el momento que empiece a burbujear contamos de 12 a 15 minutos, hasta que el caldo se haya consumido.
Sacamos del horno y dejamos reposar 5 minutos


Últimamente estoy sacando el garrafón, las judias verdes y la coliflor la vispera y descongelando, pero aún no tengo claro si afecta a la cantidad de caldo o no, ya os lo cuento la próxima paella

* Para extraer la carne de la ñora le quitamos el rabito y las pepitas y la ponemos en agua unos veinte minutos, después con el filo de un cuchillo raspamos la carne y tiramos la piel.

Eu