Caldo Mágico

Para el Tono Físico y la Salud Espiritual

Sin olvidar sus buenas propiedades para el hígado y la circulación de la sangre. Un caldo muy aromático que tiene como ingrediente principal el ajo, os recomiendo probarlo, porque está muy rico, y después de los excesos, una taza de caldo caliente y ligero sienta muy bien. Suelo preparar medio litro, que son dos tazas, pero se pueden doblar las cantidades y hacer un litro.

Ingredientes:

– Tres Ajos
– Una rodajita de Raíz de Jengibre (del tamaño de un ajo)
– Media hoja de Laurel (o una hoja pequeñita)
– Un Clavo de especia
– Una cucharada escasa de Aceite de Oliva Virgen (primera presión en frío)
– Un poquito de Pimienta Negra (un vuelta de molinillo)
– Un poquito de Cúrcuma (lo que cogemos con la punta del cuchillo)
– Un poquito de Tomillo (una pizca)
– Un poquito de Perejil (seco)
– Un poquito de Sal
– Medio litro de Agua

Elaboración:

Se que la cantidad “un poquito” es muy imprecisa, quizá debería poner un cuarto de cucharadita pero esa medida me parecería más apropiada para un litro de caldo, es decir, seis ajos, y sinceramente, los “poquitos” entendidos como octavos de cucharadita o lo que se coge con la punta del cuchillo, creo que pueden ser válidos. De todas formas, lo importante es que no me olvide como lo he hecho porque está de muerte.

Pelamos los ajos y quitamos la piel a la rodajita de jengibre. Ponemos el medio litro de agua en el vaso del thermomix, echamos todos los ingredientes, y programamos: 25 minutos, 100 grados, velocidad 1. Acabado el tiempo trituramos 20 segundos a velocidad 8. Rectificamos de sal y ya tenemos nuestro Caldo Mágico listo para tomar.

Quién dice Thermomix, dice MyCook y maquinas similares. Si no tenemos máquina, hervimos a fuego medio la mezcla y la pasamos por la batidora para que emulsione. El caldo debe quedar con el aspecto de la foto.

Sopa Quemagrasa

Un Día de Dieta

Para recuperar el ritmo de comida normal después de las fiestas y los excesos, yo hago un día “desengrasante”. Preparo una sopa de tomate basada en la popular Sopa Quemagrasa, y junto a una ensalada verde, y algunas infusiones, es lo único que como durante todo el día, no lo hago si tengo que ir a trabajar o voy a coger la bici, pero estando de vacaciones en casa no cuesta mucho y evitas coger el kilo “Navidad” que sumado al “Aperitivo con Torreznos” llevan al traste el bikini de Semana Santa.

Ingredientes:
Una Cebolla
Un Pimiento Verde
Una lata de medio de Tomate Pelado Entero
Medio Repollo Pequeño
Una barra de Apio
Dos Ajos
Una Cucharada de Aceite de Oliva
Media Cucharadita de Jengibre
Media Cucharadita de Cúrcuma
Una pizca de Comino en Polvo
Dos Clavos de Especia
Pimienta Negra Recién Molida
Sal

Muy importante, no echamos pastilla de caldo, el sabor de las especias es suficiente, si nos parece demasiado soso, podemos añadir pimentón.

Elaboración Tradicional:
Picamos todos los ingredientes, los ponemos en una olla grande, echamos aproximadamente medio litro de agua y el caldo de la lata de tomate, nos parecerá que hay poca agua, pero en cuanto empiece a cocer el repollo va menguando y se hunde, cocemos aproximadamente media hora a fuego medio.

Elaboración en Olla Rápida:
Picamos todos los ingredientes, los ponemos en el cestillo de la olla, posamos el cestillo sobre la base, echamos el agua junto con el líquido de la lata de tomate, las especias, la sal y la pimienta. Veremos que parece que es todo verdura, pero el agua está abajo, no nos preocupamos. Cerramos y cocinamos 8 minutos en presión 1. Cuando termina el tiempo soltamos el vapor, movemos un poco la olla antes de abrir la tapa, siempre mirando hacia el lado contrario de nuestra cara para no quemarnos con el vapor. Lo primero que vamos a ver es toda la verdura encima, con ayuda de un cucharón sacamos el cestillo de metal y removemos todo bien. Podemos hacerlo sin cestillo, pero el repollo queda mejor si está en el cestillo que flotando por la olla.

Observaciones:
No debemos rehogar nada al hacer la sopa, la cucharada de aceite la echamos en crudo sobre las verduras. Una vez cocinada la sopa, rectificamos de sal. Mi dieta completa del día Quemagrasa empieza con el zumo de un limón disuelto en un vaso de agua, lo caliento y añado una cucharadita de miel, esto es lo que desayuno. A media mañana me tomo una infusión de manzanilla; para comer, la Sopa Quemagrasa y de postre un Poleo, si me entra hambre a media tarde, me caliento un poco más de sopa, y por la noche una ensalada verde, con un cogollo de lechuga, apio, cebolla y pepino, el aliño sin vinagre, preparo una vinagreta con zumo de limón, y si me quedo con hambre tomo un poco más de sopa.

Al día siguiente te levantas como si no hubieras hecho ningún exceso en las fiestas, a mi me sienta muy bien (Lo Que Me Sienta Bien 003). Y no nos vamos a engañar, no es una sopa riquísima y maravillosa, simplemente no está mala y sacia mucho, con un plato no tienes más hambre.

Quedan pocos días para el nuevo año, mis mejores deseos para 2012.

Sopa Castellana de Navidad

Con Calabaza y Castañas

Una sopa tradicional, pero con un toque diferente, más navideño. Lo podemos poner como entrante, calentito, y es fácil que guste a todos. He utilizado el Caldo de Navidad Aneto, está a la venta desde noviembre y solo podemos comprarlo en estos meses, noviembre y diciembre. Si no lo habéis probado darle una oportunidad porque merece la pena.

Ingredientes (para dos personas):

– Medio litro de Caldo de Navidad Aneto
– Dos rodajas de calabaza, unos 150gr.
– Unos taquitos de Jamós Serrano, aprox. 50gr.
– Cuatro rebanadas de Pan Candeal
– Cuatro Castañas
– Dos Ciruelas Pasas
– Un cuarto de Cebolla
– Dos Ajos
– Media copita de Brandy
– Una cucharada de Aceite de Oliva

Para los Huevos Escalfados
– Dos Huevos Camperos
– Un chorrito de Vinagre Suave

La idea es preparar la Sopa Castellana de un modo algo diferente, para presentarla en la mesa servida solo en parte, poniendo el caldo caliente en el último momento. Vamos a preparar por una parte el pan, que vamos a poner de base en el plato, luego vamos a echar los tropezones, sobre los tropezones colocaremos el huevo escalfado y en el último momento por el lateral echamos el caldo caliente.

Yo me organizo de la siguiente manera, tengo en un cazo el caldo para que se vaya calentando, en otro cazo, el del fondo que lleva la tapa, tiene el agua para que empiece a hervir y hacer en el último momento los huevos escalfados, en la sartén tengo el fondo de aceite, y ya he picado los ajos, las castañas, la cebolla, las ciruelas y el jamón.

Las castañas las he comprado congeladas, las venden en LIDL en unas bolsas más bien grandecitas, vienen peladas y son super prácticas, solo descongelar y utilizar, en guisos y para farsas quedan muy bien. Si no tenemos estas castañas, tendremos que pelarlas y escaldarlas primero para quitar toda la piel.

Empezamos rehogando las castañas, el ajo y la cebolla, damos unas vueltas y añadimos el jamón y las ciruelas, el fuego que no este muy fuerte.

Cuando vemos la cebolla blandita, añadimos la calabaza, rehogamos, en este momento tapo la sarten para que sude, queremos que la calabaza quede al dente. En unos diez minutos, o algo menos, ya tendremos la calabaza blandita, es el momento de añadir el brandy. Lo echamos y dejamos que evapore el alcohol.

Cuando tenemos los “tropezones” preparados, es decir la calabaza con el brandy y todo lo demás, es cuando ponemos dos rebanadas en cada plato. Hemos ido tostando el pan al tiempo que rehogábamos la calabaza, según vamos tostando rebanadas las dejamos sin amontonar sobre papel de cocina, para que no se humedezcan. He usado pan candeal porque es el más adecuado para este tipo de sopa. Si podéis conseguir pan de valladolid o sevillano, como el que le llevaban a Carlos V en su retiro en Yuste, perfecto, el mío era mucho más normalito.

Sobre el pan ponemos la calabaza, caliente, en la foto se aprecia el humo, y el huevo escalfado encima de la calabaza. Escalfar un huevo es muy fácil, necesitamos agua hirviendo, echamos un poquito de vinagre en el agua para que el huevo se envuelva sobre si mismo y nos quede redondito, hay que introducir el huevo en el agua con cuidado, si lo cascamos sobre un cazo podemos ayudarnos del cazo para meterlo al agua, y una vez dentro del agua esperar que se ponga blanco. Hay quién retira la cazuela del fuego y los deja tres minutos en una proporción de una parte de vinagre por diez de agua, la verdad es que yo no me complico tanto, echo un chorrito de vinagre suave (de manzana, por ejemplo) y me quedan muy ricos.

Y nuestro huevo sobre la calabaza, si lo vamos a presentar yo lo llevaría así a la mesa, y el caldo caliente en un cazo, una vez todos los platos servidos vamos añadiendo el caldo, echarlo por el lateral para no estropear el conjunto.

El caldo es importante, a mi me parece que el de Aneto de Navidad es perfecto para esta sopa, queda un sabor riquísimo. Creo que no hace falta que os explique como se come la sopa, pero en fin, que rompemos el huevo mezclamos todo y a comer, el pan estará blandito porque se ha empapado del caldo caliente, la calabaza, las castañas, las ciruelas y el jamón rehogado con el brandy tiene un sabor muy bueno, y el huevo le da el toque especial. Es una sopa contundente y riquísima, genial para Navidad.

Esta Receta fue premiada en el concurso de Recetas de Navidad con Caldo Aneto en Canal Cocina.

Vichyssoise

Crema de Puerro y Patata


He encontrado una Vhyssoise con las proporciones geniales (por cierto, he estado media hora intentando saber si “vichissoise” está bien escrito con dos eses primero o si las eses van después). Lo normal cuando cocino es que ponga los ingredientes a ojo, con la repostería es distinto, si hago una receta dulce y pone 100 gr., lo peso, de hecho me gusta que pongan el tamaño de los huevos, porque no es lo mismo uno grande que uno pequeño, pero en “salado”, no suelo seguir las recetas al pie de la letra, echo más o menos lo mismo pero no peso casi nunca los ingredientes, solo a veces cuando estoy meticulosa y quiero publicar en el blog.

Me da mucha rabia seguir una receta salada con cuidado y que no salga o la proporción no sea correcta, y en este caso la proporción es ideal, la receta la copie el otro día, la Vichyssoise estaba publicada en el blog de Neus, me llamo la atención porque tenía puerro y patatas en la nevera, además las últimas veces que he hecho Vivhyssoise o algo parecido no me había terminado de convencer, eso si, confieso que los ingredientes iban a ojo.

Enganche el thermomix y me puse con la receta, un detalle importante es que mi thermomix es el modelo 21, y tengo que tener cuidado porque tiene más potencia, calienta más fuerte y si sigues recetas del 31 generalmente quemas los sofritos. Así que adapte un poco la receta a mi terrormix y le quite la nata, pero la proporción de puerro y patata la pese con la báscula, igual que el agua, y es estupenda, me quedo una Vichyssoise riquísima.

Quizá no debía haber quitado la nata, pero tuve dos razones. La primera razón: engorda. Se que es una chorrada pero como estas cremas me las hago solo para mi me gustan ligeritas, ya se que la mantequilla también engorda pero no la quito porque el sabor cambia mucho.

La segunda razón para no usar nata es el tamaño de los brick ¿porqué 200 ml.? para cremas sueles necesitar 100 ml. y para salsas unos 300 ml., osea casi dos brick, me da rabia, porque una vez abierto dura poquísimo aunque lo cambies a un bote de crital. Hubo un tiempo que compraba la nata President, que es una botellita monísima con su tapón de rosca, pero ultimamente miro más el precio y hace tiempo que no la cojo.

Bueno, definitivamente la receta, tal como la hice en el TH21

VICHYSSOISE
Ingredientes
150 gr. de Puerros, solo la parte blanca
150 gr. de Patata
350 gr. de Agua
25 gr. de Aceite de Oliva Virgen
25 gr. de Mantequilla
1/2 cucharadita de sal
1 par de vueltas al molinillo de Pimienta
1 pellizco de Nuez Moscada

Preparación con Thermomix 21
Ponemos el puerro cortado en rodajas en el vaso. Agregamos el aceite y la mantequilla y programamos 5 minutos, temperatura 100º, velocidad 1. Cuando lleva dos minutos y medio, aproximadamente, paramos y removemos para que no se pegue en las paredes del vaso.

Añadimos 100 gr. de agua y programamos 1 minuto, velocidad 5 y vamos subiendo progresivamente hasta el 9, para que quede bien triturado. Si observamos que está antes del minuto, lo paramos.

Añadimos la patata pelada y en cubitos, la sal, la pimienta y el agua restante. Programamos 20 minutos, temperatura 100º, velocidad 1.

Incorporamos la nuez moscada y trituramos 1 minuto, velocidad 7.

Se puede tomar caliente o fría, a mi me gusta más en caliente pero fría también está buena. Si hechas los 100 ml. de nata al final quedara mejor para tomar en frío.

Por cierto, no hay felicidad mayor que estar de vacaciones, adoro las vacaciones, me encantan las vacaciones, a lo mejor es porque no me gusta ir a trabajar, y eso propicia el momento de felicidad que disfruto, pero sea por la razón que sea, hoy estoy feliz.

Crema de Coliflor

Una cosa importante, si no nos gusta mucho la coliflor es imposible que nos guste esta crema. A mi me gusta más o menos, y la crema me ha gustado, pffsss, pues eso, más o menos. La receta es una adaptación al Thermomix de una receta similar que viene en la revista Lecturas de Cocina de Invierno. He cogido parte de la receta de Vichissoise del libro de la TH y parte de la receta de la revista, el resultado es bueno, pero vamos, que no me muero yo por una crema de coliflor.

Ingredientes:

400 gr. de Coliflor
Un puerro (solo la parte blanca)
Dos ajos
Un bote de Leche Evaporada
La misma cantidad de Agua + 200gr. al final
Aceite, sal y nuez moscada

Lo primero que hacemos es preparar la coliflor: quitamos las hojas exteriores, le damos la vuelta, recortamos el tronco central y sacamos los ramitos.

Como vamos a preparar cantidad para cuatro, separamos cuatro flores bonitas y las apartamos para hacer en el microondas. Los ponemos tal cual, una vez lavados, en una fuente de pyrex y cocemos a potencia máxima unos 4/5 minutos, que nos queden al dente. Por cierto, la coliflor cocida en el microondas queda estupenda y no da olor.

El puerro y los ajos pelados los metemos al TH y programamos 8 seg. V. 3 y medio.

Incorporamos el aceite, unos 40gr., pero vamos lo echo a ojo, y programamos 6 minutos 100º.

Cuando termine el tiempo, ponemos la coliflor, la leche ideal, con el mismo bote medimos el agua y la incorporamos, sal pimentamos, añadimos la nuez moscada y programamos 20 minutos 100º V4.

Cuando termina el tiempo podemos añadir otros 200 de agua, pero eso va a gustos, tal cual queda bien, programamos 1 minuto velocidad máxima para que quede fina, y ya está.

Cuando la vamos a presentar ponemos la crema en un plato ondo, decoramos con cebollino y plantamos la flor cocida en medio, monísimo queda tú.

Ajo Blanco

Receta Tradicional

El ajo blanco es una sopa fría tradicional y hay diversas versiones. Podemos encontrar recetas para thermomix pero prefiero hacerlo de manera tradicional por la textura. La receta de Ajo Blanco es bastante popular y en la red podemos encontrar diversas versiones, la que presento en el blog está copiada de la Web “Las recetas de Marita”.

Ingredientes

200 gramos de almendras crudas
200 gramos de miga de pan de pueblo “amanecido” (del día anterior)
2 dientes de ajo
1 vaso de aceite de oliva
1 cucharada de vinagre
1 litro de agua bien fría
Sal

Poner un cazo con agua al fuego y cuando empiece a hervir, echar las almendras y mantenerlas 2 ó 3 minutos, sacarlas del agua, pelarlas y reservarlas“. Para hacer el ajo blanco está es la manera tradicional de pelar las almendras pero en este caso hemos usado parte de almendras picadas y almendras crudas, ambas compradas ya peladas.

Remojar la miga de pan con un poco de agua.

En un mortero, almirez o dornillo, echar la sal y los ajos y majar bien con la maza.

Cuando los ajos estén bien majados, agregar las almendras y seguir majando y removiendo, hasta conseguir una pasta homogénea. Entonces echar la miga del pan y
seguir con el majado constante, sin descanso.

Cuando todo esté bien mezclado ir añadiendo el aceite, muy poco a poco, en chorrillo fino, mientras se sigue mezclando con la maza, hasta que el aceite se incorpore a la masa. Añadir entonces, también poco a poco y sin dejar de majar, el vinagre hasta conseguir una salsa espesa, de aspecto muy similar al de la mayonesa.

Pasar la pasta a una sopera e ir agregando el agua, poco a poco, de forma que la pasta se vaya aclarando.

Cuando se logre la textura deseada, probar de sal y rectificar si fuera necesario, entonces colocar la sopera en el frigorífico hasta la hora de servir.

Caldo Vegetal


Para muchas recetas necesitamos caldo por eso os voy a poner mi receta de caldo vegetal. Hago el caldo cada cierto tiempo y trituradas en cubiteras congelo las verduras, con dos cubitos de estas verduras trituradas disueltas en agua tienes caldo casero sin necesidad de hacer caldo todas las semanas.

De la receta podeis modificar las verduras y las especias a vuestro gusto.

1l. de Agua
1 Zanahoria
1 Rama de Apio
1 Puerro
1 cebolla
2 Ajos
Unos trocitos de alga Kombu
2/3 Clavos de especia
Unas bolitas de Pimienta Negra
Media cucharadita de Cúrcuma
Media cucharadita de Jengibre
Una hoja de Laurel
20 gr. de Aceite de Oliva Virgen
Una cucharadita de sal gorda

Si hacemos el caldo de manera tradicional, ponemos el agua a hervir y echamos todos los ingredientes, dejamos que hierva algo más de media hora. Si lo hacemos en la olla rápida 8 minutos con 2 rayas de presión

Luego trituramos las verduras sin el caldo y el caldo lo reservamos para usar, por ejemplo en un risotto de setas. Como veis en la foto forro una cubitera con film, relleno con las verduras trituradas y al congelador. Podéis guardarlo sin congelar en un bote con sal gorda, pero creo que es más cómodo congelado.

Aquí una imagen del relleno de las cubiteras forradas de film, luego lo cubro con papel de aluminio y al cajón del congelador. Si necesitais las cubiteras, una vez están las pastillas duras s epueden pasara a una bolsa, las más cómodas las que tienen cierre zip.

Ya tenemos la base para muchos platos.