Conserva de Manzana

En Almibar al Brandy

Para hacer esta receta necesitaremos manzanas de cierta calidad, lo más naturales posibles, no es aconsejable utilizar manzanas enceradas ya que las cocinamos y consumiremos con su piel. Para la conserva he utilizado manzanitas pequeñas de un árbol del pueblo, son totalmente naturales ya que el manzano no recibe ningún cuidado durante el invierno.

Ingredientes:

– Manzanas (aproximadamente medio kilo)
– Canela en Rama
– Un trocito de Raíz de Jengibre del tamaño de un ajo
– El Zumo de un Limón
– Un vaso de Agua
– Tres cucharadas de azúcar
– Una cucharada de Brandy

Como en todas las conservas, es muy importante la limpieza, vamos a utilizar pequeños botes de 250/300ml. (los guardo de las alcaparras, las cebollitas o las conservas pequeñas de Bonduelle). Es importante lavar bien los botes y, aunque sea únicamente un detalle estético, retirar las etiquetas y los restos de goma. Esterilizamos los botes y las tapas, que no deben tener muescas, en la olla rápida. Utilizamos para el esterilizado de botes el accesorio portacomidas calado que solemos utilizar en la cocción al vapor.

Para esterilizar los botes ponemos un cuarto de litro de agua, es decir, como dos dedos de agua, en el fondo de la olla, metemos el portacomidas calado, y situamos encima los botes boca abajo con las tapas de pie entre ellos. Cerramos las olla, dejamos que suba al segundo nivel de presión, segunda anilla naranja, bajamos el fuego al mínimo y los tendremos esterilizados pasados veinte minutos.

Mientras se esterilizan los botes, vamos a lavar y cortar las manzanas, retirando los rabitos, las semillas y las partes feas. Una vez todas las manzanas preparadas en cubos, utilizaremos unos 600gr. de manzana, las cocinamos en la olla rápida, como tengo varias ollas mientras en la grande esterilizo los botes, en la pequeña voy a ir haciendo las manzanas. Regamos los cubitos de manzana con el zumo de un limón, añadimos una rama de canela, un trozo de raíz de jengibre del tamaño de un ajo y un vaso de agua. Cerramos la olla, dejamos que coja presión, y en el nivel de presión 1, para cocciones suaves, cocinamos la manzana dos minutos. Pasado el tiempo, esperamos que la presión baje para abrir la olla.

Cuando la olla ha perdido totalmente la presión, abrimos y colamos el líquido de cocer las manzanas. Retiramos la canela y el jengibre. Al líquido de cocer las manzanas, le añadimos un chorrito de brandy y tres cucharadas de azúcar, y preparamos un almibar clarito. Podemos hervirlo en un cazo, hasta que el azúcar este totalmente disuelto en el líquido y empiece a coger cuerpo, o en mi caso para mayor comodidad, lo eche al thermomix y lo tuve cuatro minutos, a 100º grados, velocidad cuatro.

En lo que se hace el almibar, sacamos los tarros esterilizados de la olla, con unas pinzas para no quemarnos, los ponemos sobre un paño limpio. Los vamos rellenando con los dados de manzana cocida. Según rellenamos les damos golpecitos sobre la mesa para que la manzana entre bien y queden llenitos. Una vez los botes llenos de manzana, incorporamos el almibar al brandy caliente, llenamos hasta arriba, cerramos los botes y los ponemos boca abajo para que ellos solos se hagan conserva.

Una vez frío, tendremos una conserva de manzana riquísima, con aroma de canela y un ligero sabor a coñac. Está de muerte lenta con cuajada, o con queso fresco, y combinan genial con tostaditas de paté. Las próximas navidades pondré un Canapé con Manzana en Almibar al Brandy y trocitos de Foie.

Y por cierto, ahora es el mejor momento para hacer Salsa de Tomate y Mermelada de Moras.

Anuncios

Tzatziki

Para una Ensalada de Patata

La salsa Tzatziki está riquísima, si te gusta el ajo, yo la pobré hace mucho tiempo en una taberna Griega de Madrid, trabajabamos en frente y nos pasaban unos bocadillos con salsa Tzatziki que estaban de muerte. Entonces me gustaba cocinar pero no me apuntaba las recetas, me la explicaron varias veces, pero de su receta original no me acuerdo, la he cogido del libro que ultimamente me está dando mucho juego, “El Mundo en mi Cocina” de Gordon Ramsay, este chef me cae genial, y eso que las recetas en el libro son muy básicas, correctas pero les falta algo, me gustan más los libros de Jamie Oliver, que pone mil explicaciones y al final terminan siendo recetas noveladas.

Al tema, la salsa está muy buena pero no es plan de comersela a cucharadas, asi que preparé una ensalada de patata, si echamos la Tzatziki, igual que cualquier otro aliño, con las patatas aún calientes cogen muchísimo sabor. Para que no fuera solo patatas y salsa añadi también un poco de cebolla, aceitunas negras en aritos, unos tomates en aceite (los que venden en LIDL cuando ponen las ofertas griegas) y un pepino cortado grueso.

Salsa Tzatziki

Ingredientes:
1 Pepino
2 Dientes de Ajo
Un yogur grande de buena calidad
El Zumo de medio Limón
Dos cucharadas de Aceite de Oliva

Elaboración:

Lo primero es quitar las semillas y el agua al pepino, si tenemos un pepino de verdad, de los de huerta, tendrá un montón de semillas gordotas, si usamos pepinos de los normalitos de supermercado, igual no tienen semillas. Este es mi pepino, traído del pueblo, con abundantes semillas.

Lo pelamos, cortamos longitudinalmente y en cuartos, para sacar las semillas como si fueran las semillas de un melón.

Luego lo vamos a triturar un poco con la mano del almirez, yo aprobecho y ya lo hago sobre el colador, donde con un poco de sal lo voy a dejar reposar al menos media hora. Una vez que el pepino ha soltado el agua, lo machacamos un poquito más y lo mezclamos con el yogur.

El tema del yogur es importante, los yogures marca blanca son muy económicos pero algunos son malos de narices, no hace falta que nos vayamos a un yogur carísimo, pero al menos un Danone que sabe más a yogur o si usamos marca blanca mejor la variedad griega. Otros productos no se nota tanto, pero en los yogures hay una diferencia enorme entre los “buenos” y los no tan buenos. Para hacer yogur en casa a mi el que más me gusta es el Danone básico, el natural. Los de casa grande de Xanceda están riquísimos, pero para hacer el yogur en casa prefiero el Danone.

Ya tenemos el pepino mezclado con el yogur, ahora añadimos los ajos, pelados y machacados, utilizo un prensa ajos muy práctico, sobre todo para salsas, e incorporamos el aceite, removemos bien y dejamos que repose en la nevera. Yo la dejo de un día para otro, antes de mezclarla con las patatas.

También podemos usar la salsa para acompañar un pescado a la plancha o simplemente untar pan de pita recién tostado, también para bocadillos de carne, tipo kebab. Está realmente riquísima.

Pesto de Nueces Ligero

Con Pasta Rellena de Champiñón y Trufa

Si en vez de usar pasta comprada, hacemos la pasta en casa, esto tiene que estar de muerte. Pero si lo dejo para cuando tenga unas fotos divinas y haga pasta fresca nos pueden dar las uvas y olvidarme de cómo lo hice. Y es que hace un tiempo que me llama la atención cuando leo en algunos blogs salsas pesto de diferentes cosas, siempre había pensado que el pesto era de albahaca con piñones, pero si las cosas evolucionan y encima están buenas, habrá que probarlas.

La pasta fresca la compre de la línea goumet de Lidl, y la verdad, no es para tirar cohetes, están aceptables, pero nada más, de hecho si los dejas el tiempo que indica el paquete pierden el relleno porque se abren, es mejor cocerlos al menos dos minutos menos, con cinco minutos tienen de sobra.

El asunto del pesto de nueces, si está patentado por alguien que lo diga o me apropio el invento, porque la verdad se me ocurrió sobre la marcha y quedo divino y casi light, ¿qué más se le puede pedir a una salsa?. Puse un puñado de nueces, unas lascas de parmesano, un chorretón de aceite de oliva (virgen extra de primera presión en frío) y lo triture, pero evidentemente así simplemente no coge consistencia de salsa, en vez de echar mucho más aceite, eche un cacito del agua de hervir la pasta.

Al echar el agua  y triturar de nuevo se ligo el pesto, escurri los raviolis, puse el pesto por encima, rectifique de sal y pimienta y, francamente, quedo muy bueno. Esto pasa al saco de “para repetir”, pero cuando repita tiene que ser con pasta fresca, y como me quedan dos semanitas para tener jornada continúa, ya tengo dos cosas pendientes: hacer un helado y preparar raviolis, que hace siglos que no hago pasta fresca.

Por cierto, la heladera estupendísima que me compre ayer ya ha encontrado sitio en la zona noble de los cacharretes, es decir la cocina, aún no he metido la cubeta al congelador pero es cuestión de días que estrenemos la maravillosa máquinita.

Feliz día.

Farsa de Setas y Castañas

Relleno para Lasaña

Ingredientes:

300 gr. Setas
Ocho Castañas (sin piel)
Cuatro Ciruelas secas sin hueso
Media Cebolla
Media Copa de Brandy

Elaboración:

Ponemos una sarten al fuego, con temperatura media, añadimos las castañas picadas (sin aceite), damos unas vueltas e incorporamos dos cucharadas de aceite de oliva y media cebolleta picada. Rehogamos y añadimos las setas limpias y laminados. Subimos el fuego, añadimos el brandy, flambeamos y dejamos que evapore el líquido.

Salsa Pesto sin Thermomix

Me pasa a veces que aprendo hacer una receta utilizando los cacharretes, como el thermomix, y luego me da la impresión que “al natural” no me va a salir. La Salsa Pesto es un ejemplo.

Resulta que yo tengo una albahaca, que la pobre la he podado tantas veces que ya se está ganando la jubilación forzosa, y eso que aún no ha hecho un año. En fin, que tenía unas hojitas pero no tantas como para hacer la receta del pesto en la Thermomix.

Decidí estrenar un accesorio de la batidora, que primero me sorprendió lo bien que ralla el parmesano, y luego me quede flipada cuando añadí los piñones, el ajo, la albahaca y el aceite y me quedo un pesto riquísimo.

La verdad es que el vaso es pequeñito y aparentemente no parece tener mucha fuerza para rallar, pero el queso lo dejo estupendo.


Y en definitiva que hice una pasta con salsa pesto que me quedo muy buena y sin necesidad de usar la thermomix, que no digo yo que la thermomix no tenga sus muchas utilidades, pero a veces nos parece que es la maquina la que cocina sola, creo que se le saca mucho más partido como comidín, y por supuesto se puede vivir sin ella, es decir, que nos podemos ir de vacaciones sin llevarla en la maleta (el primer año cuando me la regalarón lo intente pero el husband no me dejo).

Por cierto, que calor hace.

Chutney de Higos

Pero que requetebuenísimo está el Chutney de Higos, no lo había hecho nunca y tiene un sabor … mmmh … no es dulce, ni tampoco agrío, nose, es un sabor nuevo, pero está riquísimo. Eso si, es feo, tiene un tono más bien feo y es poco fotogénico, que vamos hacerle, cuando lo use en algún canape o para acompañar algún plato, le haré una foto más maja.

El tema es que tenía higos, pero higos de los verdes normales, vamos del pueblo, y no sabía que hacer con ellos. Me puse a buscar y encontre el Chutney en el blog Recetas de Mamá.

Claro pero, yo no tenía un kilo de higos, los pese y tenía 375gr. así que me puse a adaptar la receta, lo que hago en estos casos es pesar todo en proporción con una regla de tres, claro que las especias suelen ser un lío porque las reduzco a ojo.

Ingredientes que utilicé

375 gr. de Higos Verdes
1 cuarto de Manzana
22/23 gr. de Cebolla
37/38 gr. de Pasas
150gr. de Vinagre de Vino Blanco (como no tenía use mezcla de vinagre de sidra con vinagre de jerez)
94gr. de Azucar
Un poco de pimienta (un par de roscas al molinillo), una pizca de jengibre, una ralladita de nuez moscada, un par de clavos, un pelín de cayena y sal.

Copio la preparación de Recetas de Mamá

“Se lavan bien los higos, se les corta el rabito y se parten por la mitad. Se pela la manzana y se corta en dados pequeños y se reserva. Se cortar la cebolla en trocitos y se reserva.

En una cacerola se pone a calentar el vinagre de vino blanco con el azúcar. Se añaden los higos, la manzana, la cebolla, las pasas, la sal y las especias. Se lleva a ebullición y enseguida se baja el fuego y se mantiene cociendo y removiendo con frecuendia durante una hora aproximadamente.

Se envasa y se deja reposar como mínimo un mes antes de consumir, para que en este tiempo se asienten y se intensificquen los sabores”.

Yo en vez de cacerola lo hice en una sarten, y me pase casi todo el tiempo que estuvo cociendo machacando con el canto de la espumadera para que se fuera deshaciendo.

El tema es que no pensaba publicar esta receta, porque ni tenía todos los ingredientes, ni lo tenía pensado y encima es la primera vez que lo hago, pero ha quedado tan riquísimo, que he querido guardarla aquí para la próxima vez tener una referencia, porque esto cuando se acabe lo repito fijo, está riquísimo acompañando el pate, y tengo que probarlo en algún canape que tengo pensado …

¡¡¡ Vivan los chutneys de higos ¡¡¡¡

Y que guay queda eso de acompañar los platos con Chuutney

Mayonesa con Ajo

Mayonesa de bote?? ¡¡ qué me cuentas ¡¡, sólo para sandwich, para comer de verdad o acompañar un arroz negro, mayonesa casera, lo malo es que antes no me salía siempre, a veces se me cortaba o no me quedaba bien, pero desde que lo hago “a lo burro” no se me ha vuelto a cortar y no he tenido que usar una cantidad exacta de aceite.

En este caso eche ajo, porque en verdad quería hacer un falso alioli, pero lo que importa es el metodo, vamos que igual se hace sin ajo, o con aceite de oliva que da más sabor.

Ingredientes:
– 3 o 4 Ajos (opcional)
– Un huevo (da igual si está recien sacado de la nevera)
– Sal
– El zumo de medio limón (o vinagre)
– Aceite de girasol (u oliva, al gusto), la cantidad de aceite a ojo, según la cantidad de mayonesa que queramos.

Tan fácil como poner todo en el vaso alargado de la minipimer, meter la minipimer hasta dentro, apoyando contra el fondo del vaso, y darle caña sin moverla hasta que coja, ya está. Luego levantamos un poco para que entre el aceite que quede por encima y listos. Más fácil no puede ser.

La minipimer hasta dentro, sin miedo que no pasa nada.

Y le damos caña a tope sin mover la minipimer hasta que se pone blanco, es super fácil.

Como la he hecho por la mañana y es para la cena, lo que hago es que la aplasto bien y pongo un film pegado a la mayonesa, para que no entre nada de aire, y así bien tapado aguanta uno o dos días en la nevera.

Ya está, ¡¡ Mayonesa ¡¡

Mermelada de Moras

Ingredientes:

Medio kilo de moras
Medio kilo de azucar
Un limón sin piel blanca ni pepitas
Una puntita de Pectina (opcional)

Elaboración:

Nos vamos a dar un paseo y nos llevamos un cesto para coger moras.

Lavamos las moras, las mezclamos con el azucar y el limón cortado en trocitos. Opción: si echamos pectina la mermelada queda más densa, como la comprada, se vende en Farmacias. Trituramos todo bien para que no queden muchas pepitas (TH 15sg. V6).

Se pone a cocer a fuego medio y se da vueltas con una cucharada de madera hasta que dense, algo más de media hora (TH 100º30/40min.V1)

Se mete la mermelada en botes, y en caliente los tapamos y damos la vuelta hasta que enfríe. Así tenemos una conserva casera. Muy importante, los botes tienen que estar esterilizados, hervidos en agua o al vapor o con agua en el microondas, y no nos valen botes con tapas abolladas, si hemos usado el cacharrito de abrir botes ya no nos sirven.

Una vez fría se conserva en despensa, y una vez abierta en la nevera, dura varios meses.