Fasoulada. Sopa Griega de Alubias

En Olla Rápida

La Fasoulada es un plato típico griego, en el libro del chef Gordon Ramsey “El Mundo en mi Cocina” (pág. 64-65) la presenta como: sopa de alubias blancas y verduras, un plato suculento y barato. En la web podemos encontrar varias referencias a esta receta como una de las más tradicionales del país helénico. La receta basicamente lleva alubias, zanahoria, cebolla, apio, tomate, y aceite de oliva, también se le añade en algunas ocasiones perejil y laurel; y se sirve acompañada de pan rústico como plato único.

Los platos de legumbres son muy sanos, sobre todo si los cocinamos con verduras y aceite de oliva, las legumbres se consideraban antigüamente “carne de pobre” por su alto contenido proteínico y su bajo coste. Si juntamos que la receta es Griega y que la situación económica no puede ser peor, tenemos el plato estrella para este invierno.

Ingredientes: (Para dos personas)

250 gr. Alubias Blancas
1 Zanahoria, pelada y picada finamente
Media cebolla, en brunoisse y unos cascos de cebolla
1 tallo de Apio picado
1 diente de Ajo
3 Tomates enteros, sin piel ni semillas y triturados (he utilizado tomate en conserva)
1 Pizca de Oregano
1 Hoja de Laurel
Unas hojas de Perejil
Sal y pimienta negra
2 cucharadas de Aceite de Oliva

Elaboración:

Dejamos las alubias en remojo la víspera con agua fría.

Vamos a cocinar las alubias en la Olla Rápida, añadiendo el sofrito para dar sabor al plato. Empezamos preparando las verduras y el tomate. Ponemos las alubias, cubiertas de agua, en la olla y acercamos al fuego, espumamos y asustamos.

Para el tomate he decidio usar tomate entero pelado de lata, desecho el líquido y los culos de los tomates al tiempo que trato de retirar las pepitas, y realmente solo me queda esta cantidad de tomate. Lo paso por el pasapures, nada de batidora electrica, tomate triturado de forma natural usando una lata de tomate entero de medio.

Espumar y asustar es lo que hacemos siempre con las alubias, dejamos que el agua empiece a hervir y hacer espuma y tiramos todo el agua, echando nuevamente agua limpia y fría, dejamos de nuevo que hierva, retiramos la espuma y volvemos a cambiar el agua.

Una vez está todo lleno de espuma, aparto la olla del fuego y cambio el agua, aclarando la olla, suelo ayudarme de un colador para no perder las alubias.

En lo que hacemos este proceso vamos preparando el sofrito, en la sarten ponemos el fondo de aceite, dos cucharadas aproximadamente, y echamos el ajo picado.

Cuando empieza a saltar incorporamos la cebolla, la zanahoria y el apio, sofreimos y cuando empieza a ablandarse añadimos el tomate triturado, el oregano seco, sal y pimienta negra, salteamos un poquito y lo echamos a la olla con las alubias, los cascos de cebolla y la hoja de laurel.

Lo dejamos hervir en presión dos ocho minutos, quizá el tiempo no sea exacto porque depende del tipo de alubia, de la cosecha, de la marca… lo normal es que tarden ocho minutos de reloj, contados desde el momento que asoma la segunda raya, no cuando pasaba por la cocina y vi la olla con dos rayitas fuera. Usar la olla rápida es muy fácil, pero hay que estar pendiente de ella y tener cuidado con los tiempos. Lo peor que puede pasar, en todo caso, es que tengamos puré de alubias.

Pasados los ocho minutos dejamos salir tranquilamete el vapor, rectificamos de sal y pimienta y añadimos un poquito de perejil, he usado perejil seco. Aún en caliente parece más un guiso de alubias algo caldoso.

En el momento que empieza a templarse va cogiendo cuerpo, ya no aparece tan líquido sino con un caldo algo más denso. Realmente esta receta para mi es nueva, y me ha gustado, pero no me ha emocionado, quizá tenga un toque un pelín dulce, he probado a mejorarla con daditos de feta, y la verdad es que con unos cubitos de queso feta por encima está mucho más rica.

Anuncios

Judiones de El Barco de Ávila

Estofados en Olla Rápida

Las Judías de El Barco de Ávila tienen denominación específica desde 1984, sus características especiales están determinadas por el clima y el terreno de cultivo, el suelo granítico, con una altitud entre 600 y 1200 metros sobre el nivel del mar, y el clima continental extremo, frío y con pocas precipitaciones, dan lugar a una legumbre especial que fue reconocida por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación con una denominación específica, la fama de las legumbres de El Barco de Ávila entre los consumidores es cada día mayor.

Entre las Judias de El Barco hay diversas variedades, pero quizá la más famosa sean los judiones, una judía grande y blanca que si la cocinamos bien se deshace en la boca como si estuviera rellena de mantequilla.

Al igual que otras legumbres, si vamos a cocinar judiones debemos elegir los cosechados en ese mismo año, de piel firme y tersa, sin agujeros ni roturas, para facilitar la elección lo mejor es comprarlas en sitios de confianza y ver que llevan el número de identificación.

La receta básica de los judiones es muy sencilla, estofadas y acompañadas de un sofrito con Pimentón de la Vera. Lo importante es dejarlas en remojo algo más de doce horas, tenemos que esperar a que casi doblen su volumen, en la foto tenemos una judia tal cual sale del paquete y al lado una que ya ha pasado por sus más de doce horas de remojo.

Ingredientes:

Para el Estofado de los Judiones
Judiones remojados más de doce horas
– Un trozo de chorizo de sarta (podemos usar normal o picante)
– Unos cascos de Cebolla
– Dos ajos sin pelar
– La parte verde de un Puerro
– Un ramita de Apio
– Una hoja de Laurel
– Unas bolitas de Pimienta
– Dos o tres Clavos de especia

Para el Sofrito
– Dos Ajos, pelados y picados fino
– Media Cebolla, en brunoisse
– Una cucharada de Harina
– Un cazo del caldo de estofar los judiones
Aceite de Oliva Virgen
– Sal

Los judiones los cocinamos en la Olla Rápida, generalmente tardan casi el doble de tiempo en hacerse que unas alubias blancas pequeñas. Partimos de unos judiones que hemos tenido en remojo más de doce horas, los ponemos en la olla, escurridos del agua de remojo, con el verde de puerro, el apio, los dos ajos, unos cascos de cebolla y una hoja de laurel. No echamos sal. Ponemos el chorizo en un trozo. Unas bolas de pimienta y tres o cuatro clavos de especia.

Cubrimos de agua, cerramos la olla y en presión dos los tendremos 12 minutos. Mi Olla es de las super rápidas, una rápida normal estaría 30 minutos aproximadamente. Una vez pasado el tiempo de cocción para saber si los judiones se han estofado bien lo mejor es fijarse en su aspecto, si aún tienen arrugas les falta tiempo, si están gorditas y llenas están en su punto, si la piel se está levantando nos hemos pasado.

Preparamos el sofrito, para organizarnos picamos el ajo y la cebolla en lo que están cocinándose los judiones, y enciendemos el fuego cuando apartamos la olla para que pierda la presión. En el tiempo que la olla pierde presión hacemos el sofrito rehogando el ajo y la cebolla en aceite de oliva hasta que esten blanditos, entonces añadimos la harina, damos unas vueltas con una cuchara de madera, incorporamos la cucharadita de pimentón y rapidamente un cazo del caldo de cocción de los judiones.

A los judiones, cuando abrimos la olla una vez ha perdido la presión, les retiramos el puerro, el apio, los ajos, el laurel y los cascos de cebolla, esta verdura la desechamos. Sacamos el chorizo, le quitamos la piel y lo hacemos rodajas.

Removemos bien el sofrito con la cucharada de madera, enseguida nos damos cuenta que empieza a engordar, echamos sal y lo incorporamos a la olla con los judiones, mezclamos bien, rectificamos el punto de sal y añadimos el chorizo en rodajas.

Cerramos nuevamente la olla, ahora tenemos dentro los judiones, el sofrito y el chorizo en rodajas. Vamos a cocinar nuevamente durante una cuarta parte del tiempo que tardaron en estofarse, en este caso tres minutos. La idea es que todo junto de un hervor para que coja el sabor del sofrito.

Y ya tenemos un buen plato de judiones. A mi me gusta comerlos en el momento, los podemos dejar reposar y el caldo engordará. También hay quién añade oreja de cerdo en el primer estofado, luego puede desecharse o hacerse trocitos como el chorizo, con la oreja, igual que con las manitas de cerdo, lo que conseguimos es un caldo más gelatinoso y espeso.

Los productos que he utilizado en esta receta son de la tienda Online “A la Huerta de la Esquina“, como ya he dicho en otras ocasiones, considero que su relación calidad precio es muy buena.

Fabes Mandilín Estofadas

Alubias Guisadas

Otro tipo de fabes que compré en Asturias, estás son muy graciosas, no he encontrado de donde viene el nombre pero a mi la mancha de estas alubias me recuerda a un delandal o mandíl, asi que me hace gracía pensar que se llaman “mandilín” porque llevan “mandil”.

Una característica de estas fabes es que tardan mucho en hacerse, y también llevan más tiempo de remojo. Las alubias blancas normales si las dejas en remojo ocho horas todas estarán igual de hinchadas, en cambio estás no, estás van hinchándose una antes y otras después y necesitan al menos doce horas. Lo normal es dejarlas en remojo la vispera, pero como yo decido lo que voy a cocinar cuando me levanto, las dejo antes de irme a trabajar, cuando vuelvo están listas, pero estás necesitan un poco más de tiempo.

También necesitan más tiempo de guisado, si normalmente unas alubias se guisan en una hora, las mandilín tardarán casi hora y media, traducido a tiempo de olla rápida han estado diez minutos mientras que las blancas tardan seis.

En cuanto a la receta, simplemente las he estofado. Es una variación de la receta de Jamie Oliver “Alubias al estilo casero más sorprendente”, y ultimamente la uso siempre, las alubias quedan muy bien, no se esconde su sabor, no llevan grasa ni carne, y en definitiva, me gustan las alubias simplemente estofadas.

Ingredientes:

165 gr. de Fabes Mandilín
Una Patata
Un Tomate
Una ramita de Apio
Dos dientes de Ajo
Una hoja de Laurel
Una ramita de Tomillo (opcional)
20 gr. de Aceite
Un chorrito de Vinagre de Modena

Elaboración:

Dejamos las alubias en remojo, al menos doce horas, en el remojo al principio se arrugan y luego se hinchan, hay que esperar a que estén todas hinchadas. Desechamos el agua del remojo y enjuagamos las fabes.

Las ponemos en la cazuela, con la patata, el tomate y los ajos sin pelar, el apio, el laurel y el tomillo. Cubrimos de agua y encendemos el fuego. Cuando empieza a hervir podemos retirar la espuma si se forma en la superficie. Las dejamos que hiervan tranquilamente, si hace falta incorporar más agua, es mejor que esté templada. Estas fabes no las asusto.

Una vez hervidas, cuando la fabe esta tierna, habrá pasado hora y media en olla normal y diez minutos en olla rápida, media hora en olla a presión. Retiramos la patata, el tomate, los ajos, el apio, el tomillo y el laurel. Desechamos el laurel y el tomillo. Pelamos la patata y el tomate, sacamos los ajos de su piel, y metemos todo en el vaso de la batidora, cubrimos con caldo de la cocción de las fabes, echamos el aceite, el vinagre y sal. Trituramos de forma que nos quede una crema.

Mezclamos la crema con las fabes, a las que habremos dejado algo de caldo, no mucho, dejamos que hierva un momento todo junto y rectificamos de sal. Y así de sencillo, solamente estofadas, el sabor es suave, si queremos que tengan más sabor podemos echar en el último momento un pelín de salsa de soja, pero sinceramente no creo que le haga falta.

La receta podemos usarla para cualquier fabe o alubia, queda muy bien.

Ensalada de Alubias Verdinas con Langostinos

Legumbres en verano


Dentro de poco voy a pasar nuevamente por Cangas de Onís y aprovecharé para comprar alubias, sobre todo las verdinas, no sé si lo conte pero hace un tiempo quería preparar verdinas y me quedaban pocas de las que traje de Asturias, como eramos cuatro decidí comprar un paquete aquí en Madrid, me costaron bastante caras y la verdad, un desastre porque estaban mezcladas.

Recuerdo en Asturias, en uno de los sitios que las vendían al peso, que me ofrecieron las verdinas todas verdes e igualitas y unas que, también eran verdinas, pero que eran un poco más económicas porque no todas eran tan verdecitas, algunas eran más amarillas, vamos verdinas feas.

Allí decidí comprar las buenas, aquí cuando las compre en Madrid las page a precio de buenas pero la mitad eran feas, de las que allí vendían más baratas, así que ya he decidido que cuando voy a sitios donde puedo aprovechar y comprar cosas, como las alubias en Asturias, me vengo con provisiones para un tiempo.

Y a lo que iba, para terminar las verdinas y unas colas de langostino cocido que me quedaron de los canapes de navidad (mi congelador alberga cosas muy diversas), preparé esta ensalada que va a convertirse en un clásico de verano porque está riquísima.

Ingredientes
Para cocer las alubias:
165gr. de Alubias Verdinas
Unos cascos de Cebolla
Dos Ajos
Una barrita de apio verde (con hojitas)


Para la ensalada:
Media cebolleta
Una Zanahoria
Una barra de apio (sin hojitas)
Un huevo
Colas de langostino cocido
Vinagre de Modena
Aceite de Oliva Virgen
Sal y Pimienta

Elaboración

Cocemos las alubias, cocemos el huevo, hacemos una vinagreta en la thermomix y lo juntamos todo.

Empezamos por cocer las alubias en la Olla Rápida, las había dejado en remojo la vispera, tiro el agua del remojo, las aclaro, las pongo en el fondo de la olla, pongo los cascos de cebolla, los dos ajos y el apio. Cubro de agua, cierro y dejo salir la segunda ralla de la válvula, presión dos, cuento seis minutos y retiro para dejar escapar el vapor.

Al tiempo he puesto a cocer el huevo en agua hirviendo con una cucharada de sal. Primero ponemos a hervir el agua, cuando ya hierve echamos la sal (si la echamos antes tarda más en hervir), metemos el huevo y con una cuchara de madera le damos unas vueltas para que la yema quede en el centro (aprovecho y cuezo dos, para guardar uno para otro día).

El apio lo lavamos y con una puntilla tiramos de los hilitos. La zanahoria la pelamos. Echamos en el vaso de la thermomix el apio a cachos, la zanahoria a trozos, y la cebolleta también en cachos, no hace falta esmerarse, con que sean más o menos del tamaño de una nuez o algo menos es suficiente. Echamos un chorretón de aceite de oliva virgen, como dos cucharadas y media de vinagre de modena, salpimentamos. Ponemos el vaso del thermomix en su base, cerramos la tapa y programamos seis segundos, velocidad tres y medio. La idea es que nos quede un picadillo con el aceite y el vinagre integrados. Podemos hacerlo por supuesto sin el thermomix, pero este tipo de vinagretas en thermomix quedan muy bien.


Pasado el tiempo de las alubias, retiramos del fuego, dejamos escapar el vapor y cuando ha bajado totalmente la válvula abrimos la tapa. Retiramos el apio, los cascos de cebolla y los ajos. Escurrimos las verdinas y dejamos en el colador para que enfríen.

El huevo lo hemos tenido doce minutos hirviendo y refrescamos bajo el chorro de agua fría.

Ahora solo nos queda mezclar la vinagreta con las alubias, incorporar las colas de langostino y el huevo cocido picado. Lo metemos en la nevera y en una hora esta lista para comer.


Por cierto, en una de esas cosas raras que suceden, el otro día entre en el foro Mundo Recetas, hace mucho tiempo participaba activamente en ese foro y la verdad, me gusto lo que encontré, asi que me he dado nuevamente de alta, como mi antigüo registro se perdió ahora no me llamo “eu” sino “LaCocinadeEu”, soy novata, pero estoy entretenida y me gusta, aún no he conseguido cargar fotos para publicar allí pero todo se andará.

Alubias con Corzo

Fabes Canela con Caza


El corzo es un animal de caza mayor, no se consume frecuentemente y resulta difícil encontrarlo en los supermercados, pero en LIDL su línea de productos delicatessen incluye este tipo de carne, la venden congelada, en envase de 400gr. y con el corte habitual de la carne para estofado.


Se trata de una carne roja muy consistente y baja en grasa, con sabor bastante fuerte, necesitamos macerarla antes de cocinar, para quien no lo haya probado nunca guisada se da un aire al guiso de toro de lidia, a mi me recuerda en textura a la carne de caballo.

El guiso con alubias es típico del norte de España, aunque se usa más la carne de jabalí que la de corzo, esta receta es sencilla, he utilizado fabes canela pero podemos usar alubias blancas, no usaría judiones porque como la carne es bastante especial es mejor que las alubias no le quiten protagonismo.

Ingredientes:

Para el macerado del corzo
Vino tinto
Una Zanahoria
Media Cebolla
Dos hojas de Laurel
Un trozo de puerro
Un poquito de Tomillo
Un poquito de Romero
Un poquito de Orégano
Unas bolitas de Pimienta negra
Sal gruesa

Para guisar las alubias
365gr. de Fabes Canela (o Alubias blancas)
Unos cascos de Cebolla
Dos ajos enteros (con piel)
Una rama de Apio (opcional)

Para el guiso de corzo
400gr. de Corzo macerado en vino
Una Zanahoria
Un Puerro (solo parte blanca)
Media Cebolla
Dos Ajos
Medio vaso de Vino Tinto
Aceite de oliva
Sal y Pimienta negra

Primero maceramos la carne, luego guisamos las alubias, seguidamente guisamos el corzo y para finalizar unimos las alubias al guiso de corzo y dejamos que de un hervor.

El macerado de la carne lo hacemos 24 horas antes (al menos), he usado el macerado en vino tinto, pero podríamos haber usado un macerado con brandy y naranja, en ese caso el guiso quedaría bastante más aromático.


El macerado en vino es muy sencillo, cortamos toda la verdura, la disponemos en un pyrex con el corzo (mejor usar cacharro de cristal o cerámica) y cubrimos de vino tinto. Es mejor mantenerlo tapado, ya sea con film o con la propia tapa del pyrex, cada cierto tiempo le damos vuelta, yo lo dejo en la nevera y cuando abro para coger algo lo remuevo.

La víspera, cuando el corzo lleva 12 horas en maceración, dejamos las alubias a remojo.

Pasadas 24 horas desde que empezamos con la maceración del corzo, y 12 desde que pusimos las alubias a remojo (en agua fría), nos ponemos con el guiso. Como voy a usar la olla rápida, cocino primero las alubias, luego guiso el corzo, y luego ya lo junto todo. Podemos guisar el corzo al horno, y también podemos hacer las alubias al estilo tradicional y tenerlas más de dos horas cociendo lentamente, pero prefiero acelerar el proceso, el resultado es buenísimo con la Olla Rápida WMF.


Pongo las alubias, las cubro de agua, bien cubiertas, echo los cascos de cebolla, los ajos y el apio. Cierro la olla en posición 2 de presión, espero a que suba la válvula y bajo el fuego al mínimo, las dejo seis minutos. Las alubias vienen a tardar de seis a nueve minutos, dependiendo el tipo de alubia y su calidad, es mejor quedarse cortos porque luego queremos que de un hervor con el corzo.

Pasados los seis minutos retiro del fuego (que tenía al mínimo), dejo salir el vapor y cuando ha bajado totalmente la válvula abro la olla. Retiro los cascos de cebolla, los ajos y el apio (lo tiramos), las alubias las paso a un bol con el caldo de cocción y reservo.

Ahora voy a guisar el corzo, para ello aclaro la misma olla en la que he cocido las alubias. Saco los trozos de corzo del macerado, tiene un tono violeta del vino y las verduras. Una vez retirados del adobo los voy poniendo sobre papel de cocina. Echo sal y pimienta a todos los trozos, los paso ligeramente por harina y reservo.


Quiero tener el sofrito preparado para añadirlo inmediatamente al corzo en cuanto este sellado, puedo hacer un sofrito en sartén o, en este caso, yo he usado la Thermomix. Pongo un fondo de aceite, unos 40 gramos, y programo 3 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.


Con el aceite caliente echamos al vaso de la thermomix la zanahoria, el puerro (solo parte blanca), media cebolla, todo en cachos grandes, y dos ajos pelados. Programamos cuatro minutos, 100º, velocidad 1. Vemos que tal está y trituramos un poquito, 15 segundos velocidad tres, ahora añadimos un cucharón del caldo de cocer las alubias y trituramos de verdad: 1 minuto – velocidad 6. Nos tiene que quedar un sofrito en crema. Podemos hacerlo igual en sartén, pero importante una vez hecho el sofrito, añadir un cucharón de caldo de cocción de las alubias y triturar.


Ahora echamos un fondo de aceite en la olla rápida, rehogamos el corzo que teníamos reservado y pasado por harina, los trozos los voy echando con una pinza y dando la vuelta. Una vez todos sellados, echamos un chorrito de vino tinto, del mismo tipo que usamos para macerar, dejamos que evapore el alcohol y añadimos el sofrito que tenemos triturado. Cerramos la olla y nuevamente vamos a guisar en presión dos. Dependiendo del tipo de carne, el tiempo varía, para el corzo sería más o menos dos horas de guiso, pues ajustamos unos seis minutos, igual que con las alubias.


Una vez guisado el corzo, echamos las alubias que habíamos guisado antes con dos cazos de su caldo de cocción, lo demás lo desechamos, corregimos de sal y dejamos que de un hervor todo junto, unos quince minutos a temperatura media.


Y ya tenemos el guiso de alubias con corzo listo para comer.

Las recetas tradicionales guisan las alubias lentamente y la carne da caza la hacen al horno tras sellarla en la sartén, regándolo poco a poco con el vino del macerado, a mi me gusta como queda en olla rápida, no es un guiso para todos los días, porque el sabor es fuerte, pero merece la pena probarlo.

Feliz día ¡¡

Olla Rápida: Verdinas con Algas Nori

Alubias en Olla Rápida WMF Perfect Pro

Ingredientes
125gr. de Alubias Verdinas
25gr. de Algas Nori en copos (deshidratadas)
750ml. de Fumet de Gambas
Una latita de Mejillones al natural
Una Cebolla mediana
Un Puerro
4 Ajos
Una Cayena
Unas hebras de Azafrán
Una hoja de Laurel
Una cucharada de Pan Rallado
Una cucharada de Perejil seco
Sal
Aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío 🙂


Por una parte vamos a cocer las alubias en la olla rápida, y por otra vamos a tostar las algas e incorporar los mejillones, luego lo juntaremos todo y dejaremos que de un hervor suave.

El resultado es como un potaje de vigilia pero en vez de espinacas tendremos algas y en lugar de bacalao encontramos mejillones, el sabor es buenísimo, y por supuesto podemos cambiar los mejillones por los cuerpos de las gambas con los que hacemos el fumet, pero a mi me gusta la mezcla de sabores.

Para cocer las verdina en la WMF Perfect Pro
Muy sencillo y en seis minutos. Depende de la calidad de la verdina, si son viejas necesitamos uno o dos minutos más. En este caso como era una receta que tenía previsto preparar había dejado las alubias en remojo la víspera, pero si no es el caso se pueden echar directamente aumentando el tiempo.


Cortamos la cebolla y nos quedamos por una lado con los cascos y por otro con el centro, los cascos son los que utilizamos para cocer las alubias, como explicaba en esta receta. Ponemos las verdinas, los cascos de cebolla, los dos ajos sin pelar y la parte verde del puerro. Cubrimos con el fumet de gambas.

Cerramos la olla, posición de presión 2, ponemos fuego medio, esperamos que salgan las dos rayas y bajamos al mínimo. Depende del tipo de cocina, si es vitro o inducción, pero en la mía caliento al cuatro de seis posiciones y bajo al mínimo al 1.

Contamos el tiempo, seis minutos en este caso, y apartamos del fuego abriendo la posición del mango para dejar escapar lentamente el vapor (tarda tres o cuatro minutos).

Ya tenemos las verdinas cocinadas, retiramos la cebolla, el puerro y los ajos que los desechamos. No he echado sal, pero lo hice adrede, la sal la pongo al final cuando ya está todo junto.

Para preparar los copos de Alga Nori
Filetemos los dos ajos. Preparamos la cebolla y el blanco de puerro en brunoisse. En una sarten ancha ponemos un fondo de aceite, no mucho porque no vamos a freir las algas, las queremos tostar, echamos los ajos y la cayena, cuando empieza a saltar incorporamos las algas.


Las dejamos tostar unos cinco minutos, empezará a oler toda la cocina a mar, cuando están tostadas echamos la cebolla y el puerro y entonces si, añado un pelín más de aceite en frío.


Rehogo un porquito e incorporo el pan rallado, después echo el líquido de la lata de los mejillones (lo he colado antes), y el perejil.


En el mortero he machacado el azafrán con una pizca de sal, paso el rehogado de algas a la olla con las verdinas, echo los mejillones, la sal con el azafrán y dejo que hierva todo junto cinco minutos.


Y este es nuestro potaje de verdinas en olla rápida WMF Perfect Pro con Copos de Algas Nori.

También lo podemos hacer con mejillones naturales, abriendolos al microondas y reservando el líquido que sueltan para agregar al rehogado. Y podemos no usar Fumet de Gambas sino simplemente agua, el sabor es más suave pero también quedan ricas.

Fabada en Olla Rápida

Me ha quedado de morir, tengo dos formas de hacer fabada, el modo tradicional y el modo eco-express, ahorras tiempo y dinero, porque la vitrocerámica consume energía y con la olla rápida acortamos muchísimo el tiempo de cocción.

Una cosa importante, hay una gran diferencia entre echar todos los ingredientes de una fabada en una olla a presión, donde los resultados dejarán bastante que desear, y acortar el tiempo gracias a la olla a presión. Mi olla es una WMF Perfect, de unos seis años y que funciona como el primer día, solo le he cambiado la goma de la tapa.

Ingredientes:
300gr. de Alubias o Judias Blancas (Fabes)
Un Compango Asturiano (Chorizo, morcilla y lacón)
Una Cebolla
Un Ajo
Unas hebras de Azafrán
Una pizca de Cúrcuma (opcional, es solo para dar color)
Una pizca de sal


Elaboración:
La fabada la hacemos en dos tiempos con un previo. La vispera dejamos las alubias en remojo, deben estar al menos 12 horas.

PREVIO:
Ponemos las alubias con agua fría al fuego, sin la tapa de presión, cuando rompe el hervor vamos a espumar, nos ponemos al lado de la cazuela el mismo cacharro donde remojamos las alubias, por ejemplo, y con una paleta vamos quitando toda la espuma blanca que se forma en la parte de arriba al hervir.


Tiramos todo el agua y echamos agua fría, volvemos a poner a hervir y seguimos espumando.

Otra vez tiramos el agua, y ahora enjuagamos la cazuela, que no quede nada de espuma blanca, rellenamos nuevamente de agua fría. En total tiramos el agua tres veces.

PRIMER TIEMPO:
Tenemos la olla con las alubias y agua fría, metemos en el centro la cebolla, el ajo y a los lados el chorizo y el lacón.


Cerramos con la tapa de presión y dejamos que coja fuerza, las legumbres se hacen con los dos anillos fuera, yo voy a tratar de hacerlas al uno y medio, y el mismo tiempo que los garbanzos, pero no a presión fuerte sino casi fuerte, las alubias son muy delicadas, se nos pueden romper a plena presión, por tanto cuando sale el primer anillo y antes de que asome el segundo pongo la vitro al mínimo y cuento seis minutos (en otro tipo de olla sería el tiempo de los garbanzos).

Pasados seis minutos, retiro la olla del fuego y dejo que pierda la presión, sin forzarla.

SEGUNDO TIEMPO:
Abrimos la olla e incorporamos la morcilla y el azafrán que abremos machacado en el mortero con la sal y una pizca de cúrcuma.

Cerramos la olla, ponemos la tapa de presión, dejamos que suba un anillo y contamos la mitad del tiempo anterior, es decir, tres minutos.

Retiramos del fuego y dejamos que pierda la presión tranquilamente.


Y ya está, ahora tenemos una fabada y hemos tardado aproximadamente media hora, con unas alubias suaves y la morcilla en su punto, si hubieramos echado la morcilla al principio se hubiera desintegrado, de hecho, en esta ocasión el compango era un poco más normalito y la morcilla se a abierto algo por los bordes. Tampoco he usado alubias enormes sino las normales de riñón.

Ahora las paso a una fuente de barro y tan bonitas para comer mañana.

Alubias con Setas

Fabes Carillas con Setas Shiitake

Estoy orgullosa, por fin he conseguido un truco para que las legumbres cocinadas exclusivamente con verdura queden con esa pinta de legumbres de verdad, pero sin grasa. Normalmente cuando hago las alubias sin chorizo, ni carne, de sabor me quedan bien pero el caldo un poco claro, no terminan de tener esa consistencia de la clásica legumbre de caldo espeso y reconfortante.

Para solucionarlo, junto a los cascos de cebolla, las hojas de laurel y las verduras que acompañan las alubias al principio de la coción, ahora incorporo una patata y un tomate, luego explico para qué en la receta, pero una foto del resultado:

Ingredientes (para cuatro plato único):

– 320gr. de Fabes Carilla
– 500gr. de Setas Shiitake (podemos usar otro tipo de setas)
– Una Patata
– Un Tomate
– Dos cascos de Cebolla
– Dos Hojas de Laurel
– Cinco Ajos
– Unas bolas de Pimienta Negra
– Dos o tres Clavos de especia
– Una cucharadita de Pimentón

Elaboración

Lo primero es poner las alubias a remojo, unas doce horas o la víspera.

Desechamos el agua del remojo de las alubias y las ponemos en la cazuela, cubiertas de agua, con la verdura: patata entera, tomate, cascos de cebolla, hoja de laurel, dos ajos enteros, unas bolas de pimienta negra y los clavos (sin sal), las ponemos a hervir. Dependiendo del tipo de alubia necesitan que las asustemos más o menos, para mi las fabes de fabada requieren un gran susto, por lo que les cambio el agua completa dos o tres veces, pero las carillas o las verdinas, no les cambio el agua completamente, sino que las pongo a cocer y las voy espumando, al principio no echo mucha agua, solo cubrir y luego echo un poquito más fría para asustarlas levemente.

Tenemos las alubias cociendo a fuego medio con la patata entera, el tomate, los cascos de cebolla, las hojas de laurel, dos ajos enteros, las bolas de pimienta negra y los clavos (sin sal). Y las dejamos cocer 45 minutos.

Mientras cuecen vamos a ir preparando las setas, las fileteamos y hacemos lo mismo con los tres ajos restantes, los pelamos y cortamos en finas láminas.

Pasados 45 minutos, las alubias han estado cociendo a fuego medio y hemos espumado de vez en cuando, ahora vamos a sacar la patata, el tomate, los ajos y los cascos de cebolla (el laurel es opcional, podemos dejarlo en el guiso). Desechamos los cascos de cebolla y el laurel si lo hemos retirado. Pelamos la patata, sacamos la piel a los ajos enteros y pelamos y despepitamos el tomate, lo ponemos todo en el vaso de la batidora y reservamos.

Es el momento de preparar las setas, ponemos una sarten al fuego con un fondo de aceite, echamos los ajos laminados y salteamos las setas, sal pimentamos e incorporamos el pimentón. Lo pasamos todo al guiso de alubias, la idea es echar las setas cuando las alubias ya estén casi tiernas, y les queden unos veinte minutos de cocción.

Y ahora el truco: a lo que tenemos reservado en el vaso de la batidora, la patata, el tomate y los ajos, le añadimos un cucharón del caldo de cocción de las fabes, y batimos hasta que nos quede una crema.

Tenemos las fabes cociendo, hemos echado las setas rehogadas con el pimentón y ahora añadimos la crema de patata, rectificamos de sal y ya está.

Hacia mucho que no presentaba yo mis mega tupper “tehasolvidadoqueencasasomosdos”


Por cierto, sin desmerecerme a mi misma, estas me han quedado mejor que las que hice con setas secas, más contundentes, eso si. Fabes Carillas con Setas

¡¡¡ Feliz Lunes ¡¡¡ (no van a ser felices solo los viernes, no?)

Fabes Canela con Arroz

Ingredientes:
160gr. de Alubias o Fabes Canela
Una patata
Un puñadito de arroz (un cuarto de taza)
8 Tomatitos Cherry
3 Ajos (4 si son pequeños)
3 Hojas de Laurel
Un trozo de apio
Un casco de cebolla
Una cucharadita de romero o una ramita de romero fresca
Una cucharadita de tomillo
Unos cominos
Dos clavos de especia
Unas bola de pimienta negra
Una cucharada de vinagre de modena
Sal y una cucharada de aceite de oliva virgen

Elaboración:
Ponemos las fabes a remojo al menos 12 horas.

Una vez remojadas, las escurrimos y lavamos bien, las echamos en una olla con la patata entera, los tomatitos, el apio, el laurel, los ajos, el casco de cebolla y las especias (no echamos sal, ni aceite y tampoco el arroz)

Ponemos a hervir y cuando rompa bajamos el fuego a medio, espumamos y dejamos que hierva unos 45 minutos.

Pasado este tiempo miramos como va de caldo, si ha evaporado mucho echamos una taza de agua, ahora nos quedan otros cuarenta minutos, más o menos, pero esta vez tenemos que estar más pendientes.

Cuando las fabes están tiernas pero aún les queda algo menos de media hora, complicado momento pero es más fácil de lo que parece, sacas una fabe la muerdes y si está comestible pero algo entera, ese es el momento.

Entonces retiramos el casco de cebolla, el apio y el laurel, esto lo tiramos.

Retiramos también la patata y los ajos, sacamos los cherrys que probablemente nos quede solo la piel. Pelamos la patata, la troceamos y echamos de nuevo a la cazuela. Los ajos los sacamos de su piel y los incorporamos nuevamente a las fabes. Los tomatitos si tienen algo de carne, también a la cazuela, las pieles fuera.

Ahora miramos como vamos de caldo, el fuego lo tenemos algo más fuerte, echamos sal y un chorrito de aceite de oliva en crudo, echamos el puñadito de arroz y contamos unos doce minutos, cuando está tierno el arroz, una cucharada de vinagre de módena y apagamos el fuego.

La receta está inspirada en una receta de alubias caseras al estilo más sorprendente de Jamie Oliver, con variaciones e incorporando arroz.

… mmmhh … es que si el blog estuviera abierto estaría preocupada por las fotos y por mil chorradas más, como el blog está oficialmente cerrado no me preocupa.

Carillas con Setas

Fabes Asturianas


Ingredientes

165gr. Alubias / Fabes Carillas
50gr. Setas Secas
Una Ñora
Una Cebolla
Cinco Ajos
Dos Zanahorias
Una hoja de Laurel
Dos o tres clavos de especias
Seis bolitas de Pimienta Negra
Una cucharadita de Perejil Seco
Una cucharadita de Pimentón Dulce
Aceite de Oliva Virgen
Sal


Poner en remojo, en agua fría, las carillas
Poner en remojo, en agua caliente, las setas secas con la ñora a la que habremos retirado las simientes y el rabito

Pelar la capa oscura de la cebolla, cortar a la mitad y con la puntilla hacer un corte transversal de las tres primeras capas, de tal forma que nos quedemos con dos cascos de cebolla y dos centros.


En una olla poner las carillas escurridas del agua de remojo y cubiertas de agua fría, cuando empiece a hervir, retirar todo el agua y volver a cubrir de agua fría, cuando vuelva a romper el hervor volver a retirar todo el agua y cubrir nuevamente de fría, haremos lo mismo en una tercera ocasión, pero ahora al echar el agua fría utilizaremos el agua de remojo de las setas y la ñora que pasaremos a través de un colador para retirar posibles restos de arenilla de las setas.

Sobre las alubias carillas, cubiertas con el agua de las setas, echaremos los clavos, las bolas de pimienta, la hoja de laurel y uno de los ajos sin pelar, incorporamos también los cascos de cebolla y cuando rompa el hervor bajamos el fuego al medio (no añadimos sal). Dejamos que hierva semi tapado por espacio de una hora, si pierde agua y debemos añadir siempre fría.

Cuando las carillas llevan una hora hirviendo, vamos a preparar el sofrito de setas, ponemos un fondo de aceite en una sartén, echamos los ajos picados y perejil seco, cuando empieza a saltar incorporamos los centros de cebolla y las dos zanahorias en brunoisse. Vamos rehogando, e incorporamos la carne de la ñora, que obtenemos raspando con la puntilla sobre la piel, añadimos las setas picadas y sal pimentamos. Pasados unos minutos vamos a añadir la cucharadita de pimentón, y seguido un cazo del caldo donde hierven las alubias.

Este sofrito de setas lo vamos a incorporar a las carillas en su última media hora, antes de hacerlo, retiramos con cuidado los cascos de cebolla que hervían con las carillas, dejamos el laurel y el ajo, pasamos todo el sofrito de la sartén, incorporando un poquito de caldo para recoger todo el sabor, y dejamos que siga haciéndose por espacio de media hora.

Las carillas vienen a tardar de hora y media a dos horas en cocerse y este tipo de guiso está mejor de un día para otro

NOTAS IMPORTANTES:

– La calidad de las setas secas es fundamental, con trompetas de la muerte sale estupendo, no tenía y cogi un bote de setas secas “negras” creyendo que serían trompetas, error. Eran bastante sencillitas y no dieron el sabor que esperaba, ni el caldo cogió el color que toma cuando usas trompetas.

– Lo mismo que setas secas se pueden utilizar setas frescas, pero las incorporamos más tarde, en los últimos diez minutos.

– También podemos hervir las carillas en olla rápida, seis minutos, no quedan nada mal.

– Si no sabes hacer fotos, usa el automático, las hice en modo manual y ni acerte con la luz, ni con el enfoque, y en definitiva, la mayoría de las fotos no han servido, se salvan muy pocas.

POSTDATA:

¡¡ Vivan las legumbres ¡¡¡