Pollo Guisado en Olla Rápida

Con Picada de Almendras

Una receta de Pollo Guisado muy sencilla. Para la elaboración del Pollo no he añadido agua al guiso, en la cocción en la olla rápida hay que tener cuidado al añadir agua o caldo, siempre que traslademos recetas tradicionales a su elaboración en la Olla Rápida es muy importante tener cuidado con los líquidos, debemos tener en cuenta que la olla al estar cerrada a presión no pierde nada de vapor, por lo que si queremos una buena salsa no debemos añadir agua.

Ingredientes:

– Medio kilo de Pollo troceado.
– Una Cebolla.
– Un Pimiento Verde (Italiano).
– Un Tomate maduro.
– Dos dientes de Ajo.
– Media docena de Almendras.
– Unas hebras de Azafrán.
– Un cuarto de vaso de Vino Blanco.
– Cuatro cucharadas de Aceite de Oliva.
– Sal y pimienta.

Elaboración:

Para hacer el pollo guisado he utilizado la Sartén Rápida de Khun Rikon por su fondo gofrado, resulta más sencillo elaborar en ella el sofrito y rehogar carne, ya que el nido de abeja del fondo de la sartén evita que se peguen los alimentos, podemos igualmente hacerlo en la olla rápida normal, pero debemos tener cuidado y remover bien para que al dorar el pollo no se pegue al fondo de la olla. También vamos a necesitar un mortero, un pasapuré para triturar el tomate y una tapadera que podamos usar para tapar la olla sin presión y evitar salpicaduras.

Limpiamos el pollo, retirando las zonas de grasa y gran parte de la piel. Picamos la cebolla y el pimiento en brunoisse. Sobamos el tomate con el filo del cuchillo para quitar la piel, una vez pelado lo cortamos en cuartos y pasamos por el pasapurés para triturarlo.

Ponemos la olla al fuego y esperamos que se caliente la base. Metemos las hebras de azafrán en un trocito de papel de aluminio y lo calentamos en la base de la olla para tostar las hebras, las sacamos del aluminio y pasamos al mortero con una pizca de sal. En la misma base de la olla y sin añadir aceite, tostamos las almendras, mientras se tuestan, vamos machacando las hebras de azafrán con la sal, hasta reducir el azafrán y la sal a polvo.

Pasamos las almendras al mortero junto a las hebras de azafrán, y añadimos un fondo de aceite en la olla. Echamos sal y pimienta al pollo y vamos a dorarlo en el aceite caliente. Para dorar el pollo nos ayudamos de una tapadera distinta a la tapa de presión de la olla. Echamos el pollo, tapamos con la tapadera sin presión y movemos para que se dore y no se pegue, levantamos y con una pinzas damos vuelta al pollo. Mientras se dora el pollo, en el mortero machacamos las almendras sobre el azafrán.

Una vez dorado el pollo lo reservamos en un plato. Echamos dos ajos pelados sobre el aceite en el que hemos dorado el pollo. Dejamos que se doren, lo que tardará muy poquito tiempo, y los pasamos al mortero. Añadimos entonces la cebolla, damos unas vueltas e incorporamos el pimiento. Sofreimos.

Mientras se sofríe la cebolla y el pimiento vamos a terminar de majar bien lo que tenemos en el mortero. Recordemos: hebras de azafrán, almendras tostadas, los dos ajos y sal. Tenemos que conseguir una especie de pasta y por eso, hemos ido machacando según incorporamos cada ingrediente.

Tenemos la cebolla y el pimiento blanditos, y es el momento de incorporar el tomate rallado y la majada del mortero. Según vamos haciendo el sofrito con la espátula de madera vamos desglasando el fondo de la olla.

Incorporamos el pollo que tenemos reservado. y añadimos el vino blanco dejando que evapore el alcohol.

Sin añadir nada de agua, cerramos con la tapa de presión. Esperamos que coja presión y suban las dos rayitas. Cocinamos en presión 2 cinco minutos. En el momento que vemos el doble indicador de presión, tenemos que bajar el fuego al mínimo, solo para que se mantenga la presión en la olla, y contamos cinco minutos de reloj.

Pasados los cinco minutos, retiramos del fuego y dejamos que pierda la presión. Una vez ha perdido presión podemos abrir la olla, como siempre levantando la tapa hacia el lado contrario de nosotros para que el vapor no nos queme. Y ya tenemos un pollo guisado tradicional, elaborado en una cuarta parte del tiempo en la Olla Rápida.

Anuncios

Frité de Cordero en Olla Rápida

Guiso de Cordero en Olla Rápida

En la Olla Rápida, la carne de cordero tarda en guisarse 20 minutos, siempre que guisemos cordero debemos usar el nivel 2 de presión. Nosotros vamos a preparar un guiso que se realiza en dos tiempos: una primera cocción de 12 minutos y una segunda de 8, en total el guiso tardará 20 minutos en nivel de presión 2, tiempo y presión que podemos tomar de referencia para todos los guisos de cordero en olla rápida.

Ingredientes:

Aprox. Un kilo de Cordero para Caldereta, generalmente se utiliza la pierna deshuesada del cordero recental
Un trozo de hígado de cordero (100gr.) (Opcional)
Una patata grande o dos pequeñas (150 gr.)
Un Pimiento Verde (100 gr.)
Medio Pimiento Rojo (de los pimientos gordos de asar, 100 gr.)
Una Cebolla (150 gr.)
Dos rebanadas de Pan Candeal asentado (Del día anterior, unos 100 gr.)
Pimiento Seco (3 o 4 ñoras, 25 gr. )
Una cucharada colmada de Pimentón de la Vera (5 gr.)
Un vaso de Vino Blanco (250 ml.)
Un vaso de Agua (250 ml.)
Cuatro Dientes de Ajo
Un chorretón de Aceite de Oliva (2 dl.)
Una hoja de Laurel
Una cucharadita de Romero
Sal

Elaboración:

Antes de elaborar el frité, si usamos ñoras, vamos a despepitarlas y ponerlas en remojo. Esto lo hacemos quitando con cuidado el rabito, sin romper la ñora, nos ayudamos con una puntilla. Retirado el rabito, por el agujero que hemos abierto, sacamos todas las pepitas. Dejamos las ñoras hidratarse en agua fría una media hora.

Ahora vamos a ponernos con el guiso de cordero, en primer lugar calentamos la olla, siempre que vayamos a rehogar algún ingrediente antes de echar el aceite debemos tener la base de la olla bien caliente. Una vez el fondo este caliente añadimos el aceite y los ajos, seguidamente añadimos el hígado, lo doramos y retiramos. Reservamos los ajos y el hígado en el vaso de la batidora. El pan podemos tostarlo en este mismo aceite o en la tostadora, lo incorporamos tostado al vaso de la batidora.

Con la carne libre de grasa, revisamos que no tenga trozos blancos, la echamos en el fondo de la olla con el aceite donde pasamos los ajos y el hígado, para dorarla bien. Tened cuidado de echar la carne poco a poco, para evitar que empiece a cocerse, lo que queremos es dorarla. En lo que se dora la carne cortamos los pimientos y la cebolla en brunoisse (cuadraditos).

Cuando la carne del cordero está dorada, añadimos los pimientos y la cebolla picados, rehogamos e incorporamos las ñoras o pimentos secos ligeramente hidratados, el laurel y el romero. Seguidamente añadimos el pimentón y rapidamente para que no se queme incorporamos el vino y el agua.

Cerramos la olla, ponemos el fuego fuerte y esperamos que coja presión, nivel 2, bajamos el fuego al mínimo y guisamos 12 minutos. Mientras se guisa el cordero vamos a pelar y cascar las patatas. Para cascarlas, una vez peladas, con el cuchillo las cortamos sin llegar al final, de forma que tiremos un poco de la patata, tenemos que oir el crujidito al romperse.

Pasados los doce minutos, retiramos la olla del fuego y dejamos salir el vapor, añadimos las patatas y un poquito de sal. Volvemos a cerrar la olla, nuevamente fuego fuerte, hasta que coja presión en nivel 2 y bajamos el fuego al mínimo, dejamos que cueza el guiso, ahora con las patatas incorporadas, 8 minutos más.

Una vez transcurridos los ocho minutos, retiramos la olla del fuego, dejamos escapar la presión y abrimos. Como siempre al abrir la olla la tapa debe mirar al lado contrario de nosotros, para evitar quemarnos con el vapor. Con cuidado de no quemarnos, cogemos las ñoras con un cucharón y las echamos al vaso de la batidora donde teníamos el pan y los ajos, trituramos las ñoras, con el pan y los ajos, ayudándonos con un poquito de caldo de la cocción del cordero para conseguir una crema espesa.

Esta crema que hemos hecho con los ajos, el pan y las ñoras la incorporamos al guiso. Ahora debería dar un hervor todo junto y sin presión. Mucho cuidado, una vez hemos añadido el majado de pan, ñoras y ajos para espesar la salsa, en ningún caso volvemos a cerrar la olla con presión. Ahora tenemos un caldo espeso y si la olla vuelve a coger presión quedaría todo pegado al fondo, esto es muy importante, siempre que cocinéis con la olla a presión debéis tener líquido suficiente, un caldo espeso como el que tenemos ahora no debe nunca cocer con presión.

Damos un ligero hervor sin tapa y rectificamos el punto de sal. El frité de cordero es un guiso extremeño similar a la caldereta, como todos estos guisos están mejor si los dejamos reposar de un día para otro. Veremos que la salsa, transcurridas unas horas, ha espesado muchísimo, si lo consideramos necesario podemos echar unas gotitas de agua al calentarlo, pero solo unas gotitas.

Y ya tenemos nuestro frité listo para comer.

Solomillo Ibérico al Estilo Kenty

Con Guarnición de Cebolla al Vino y Gnochis de Patata.

Una receta de Solomillo que puede prepararse con antelación y es perfecta para llevar, los solomillos se preparan enteros, se flambean con brandy y cocinan en salsa de nata, luego a la hora de servirlos se filetean y se pasan por la plancha, quedan muy bien, muy jugosos y es una receta muy sencilla, el único punto delicado es el flambeado, pero teniendo cuidado de no perder las cejas, no hay problema. De acompañamiento una cebolla confitada en vino y unos gnochis, que pueden sustituirse por unas patatas simplemente fritas o asadas al horno.

Ingredientes:
2 Solomillos de Cerdo
Un vaso de Brandy
250 ml. de Nata
4 Escalonias o 2 Cebollas o un manojo de Cebollas Frescas
Vino Tinto
Una cucharada de Miel
Una cucharada de Vinagre suave (de Manzana, por ejemplo)
Nuez moscada
Sal, Pimienta y Aceite de oliva.

Preparación:
Partimos los solomillos en dos trozos grandes (si son pequeños los podemos añadir enteros) y los salpimentmos bien por ambos lados. Ponemos aceite en una sartén, a mi para la carne me gusta echarlo con el spray, para que quede más extendido por toda la sartén echando poca cantidad.

Encendemos el fuego fuerte, cuando el aceite está muy caliente ponemos la carne y la doramos por todos los lados, para trabajar con la carne utilizamos las pinzas para no pincharla y que no suelte los jugos, sellamos la carne. Una vez bien dorada, bajamos el fuego, añadimos el brandy y flambeamos.

El flambeado a mi me da un miedo horrible, me da la impresión que la cocina va a salir en llamas, la verdad es que es fácil, pero da respeto. Yo lo que hago, como tengo la terraza de la cocina al lado del fuego, es abrir la puerta de la terraza, justo cuando toca flambear cojo la sartén y la pongo en el suelo de la terraza enciendo la cerilla (con un mechero es mucho más difícil) y cuando ya están las llamas vuelvo a poner la sartén en su sitio.

Mientras está ardiendo el licor damos vueltas a los solomillos con unas pinzas para que se hagan por todos los lados igual, una vez se consume el alcohol y las llamas, ponemos el fuego al mínimo y añadimos la nata, movemos bien para trabar la salsa y dejamos que se hagan los solomillos en la salsa de nata unos minutos, de esta forma quedaran rositas por dentro y jugosos.

Ahora apartamos los cuatro trozos, los ponemos en un pyrex de cristal y los regamos con la salsa, reservamos.

Para preparar la cebolla, en la misma sartén que hemos hecho la carne, la aclaramos, añadimos un fondo de aceite de oliva y la cebolla en juliana, damos una vueltas, con el fuego medio, echamos sal y cuando vemos que la cebolla se está ablandando añadimos el vino, y dejamos que evapore con el fuego bajito. Vamos removiendo de vez en cuando, cuando se halla evaporado el vino, y este todo pochadito, añadimos una cucharada de miel y una de vinagre y dejamos hervir hasta que se integre todo, retiramos y reservamos.

Ahora tengo por un lado los solomillos en cuatro trozos en su salsa, y por otro la cebolla al vino, esto lo puedo guardar así hasta que vayamos a comer, por ejemplo cuando hay invitados, lo suelo preparar el día antes, la carne queda jugosísima y con más sabor que si se come en el mismo día e igual la cebolla.

A la hora de comer, por un lado vamos hacer los gnochis, y por otro vamos a calentar la cebolla y la carne. Tenemos una olla al fuego con abundante agua, como los gnochis tardan un minuto tenemos el agua hirviendo pero serán los últimos que haremos. Primero pasamos la cebolla por la sartén, dejamos que tome temperatura y retiramos. Colocamos un montoncito en cada plato y lo que sobre en un cuenco.

Cogemos uno de los trozos de solomillo y sobre la tabla lo fileteamos, veremos que por dentro está rosita, porque no lo dejamos mucho tiempo cocinando en la nata. En la misma sartén que calentamos la cebolla, ponemos las “lonchas de solomillo” y damos vuelta y vuelta. Vamos colocando en cada plato unos cuatro filetitos por persona. Tenemos los medallones de solomillo en los platos, echamos la salsa en la sartén y con unas varillas ligamos bien, napamos la carne con la salsa, dejamos la restante en una salsera.

Generalmente utilizo dos solomillos para cuatro personas, como los he dividido en dos y tengo cuatro trozos, dejo uno sin cortar, es decir, medio solomillo se queda sin servir por si alguien quiere repetir.

Mientras sacábamos el primer solomillo y lo troceábamos, hemos echado los gnochis en el agua hirviendo, y en un minuto han subido a la superficie, es el momento de sacarlos y poner un montoncito en cada plato.

La presentación nos queda: un montoncito de cebolla, un montoncito de gnochis y los medallones de carne regados con la salsa, queda mejor en un plato claro para que se note el color moradito de la cebolla. En medio de la mesa dejamos la salsera con la crema y el cuenco con la guarnición de cebolla. Y generalmente en la cocina suelo dejar en la sartén el cuarto trozo de solomillo por si alguien quiere repetir. Si sobra, y suele sobrar, como no lo hemos cortado se conserva mucho mejor.

Pensaréis que es una locura tener ya previsto que va a sobrar un trozo, pero si este plato lo hacemos sencillamente para comer cuatro personas, se termina todo, si lo hacemos en una ocasión especial, que es cuando suelo hacerlo yo, y tenemos en cuenta que antes tomamos aperitivos y un primero, lo normal es que sobre.

Filetes de Pollo Rellenos de Navidad


Aprovechando que hoy tengo el día libre, y que es Acción de Gracias, he hecho una prueba para Navidad. Este año he pensado en poner algo sencillo, mis probatinas rondan las Verdinas con Gambas de primero y de segundo Pollo Relleno. Me centro en el asunto del pollo, y dejo las verdinas para otra ocasión.

El año pasado saque una receta de una revista que quedo muy bien, los Picantones de Navidad, aunque finalmente no los hice porque me parecía muy engorroso a la hora de comerlos, con tanto huesecito, además no estaba segura de cómo les sentaría el recalentado. Y es que las cenas suelo tenerlas hechas, que me gusta tomarme un vino y no es plan de enredar en la cocina.

Total que como tenía dos filetes de pechuga de pollo de corral, se me ha ocurrido probar a rellenarlos con la farsa de los picantones (manzana, pasas y piñones), darles una vuelta en la sarten y cocerlos con unas patatas. La salsa para la cocción la he hecho con el majado de especias (canela, jengibre, clavo y un ajo), como en la receta de picantones, acompañado de vino de jerez, un vasito de agua y el aceite donde doramos los filetes rellenos. Estuve barajando la posibilidad de hacerlos al horno pero creo que quedarían secos.

Como tenía solo dos filetes para rellenar, me he pasado con la cantidad de farsa, asi que he aprovechado y lo he incluido en la cazuela para la cocción. Un detalle sobre las patatas, que tendrán que ir torneadas si finalmente uso esta receta para la cena. En cuanto al resultado y la idea de rellenar filetes de pechuga, no esta mal, si le pillo el punto al asunto del bridado, que no era capaz, todo pura tonteria, que hace tiempo que no brido nada y no me acordaba de como pasar el hilo.

En definitiva, que ya he probado la salsa y las patatas han quedado estupendas, yo creo que puestos a prepararlos definitivamente quizá tendría que rellenar algo más grande, tipo pechuga de pavo, ya veremos.

En fin, por ahora aquí se quedan las fotos de las primeras pruebas, me he salido a la terraza a ver si pillaba la “luz buena” … jeje … creo que no la he pillado.


Estoy feliz como una perdiz.

NOTA posterior a la publicación: Tras comernos los filetes rellenos prometo fotos del proceso de rellenado y receta con todos sus detalles porque estaban de morir y está es seguro mi apuesta para el segundo de la cena.
¡¡¡ vivan los viernes ¡¡¡¡

Picantones de Navidad


Una receta muy sencilla, muy navideña y que puede realizarse con cualquier ave, en este caso he usado picantones, pero dodría ser un pollo de corral, una pularda o un pavo. La base es una farsa, de manzana, ciruelas y piñones, con la que rellenamos el ave, lleva especias: canela, clavo y jengibre, y se riega con una copita de jerez, en este caso Pedro Ximénez, lo que me está cundiendo la botellita de PX.

De guarnición lo ideal son unos ñoquis de patata, pero como hice la receta para probar los tiempos del horno, lo acompañe de unas sencillas patatas asadas al tiempo y regadas con el Jerez.

Por cada kilo de ave necesitamos:

Para la farsa,
Una manzana
Cuatro ciruelas
Una cucharada de Piñones

Para la majada,
Un ajo
Tres o cuatro clavos (puede usarse clavo en polvo, una cucharadita)
Un trocito de canela (o una cucharadita de canela en polvo)
Una cucharadita de jengibre en polvo

Regamos con,
Una copita de jerez, dos cucharadas de aceite y un pelín de agua

La receta esta copiada de la revista Lecturas, número 62 “Cocina Navidad”

Lo primero es encender el horno a 200º. Luego descorazonamos la manzana, la pelamos y la picamos bien con las ciruelas y los piñones para preparar la farsa. Lavamos y salpimentamos las aves por dentro y por fuera.

En una bandeja de horno preparamos las patatas peladas y cortadas a daditos, las patatas las salpimentamos, regamos con un pelín de aceite y acompañamos de una hoja de laurel. Sobre las patatas ponemos los picantones, rellenos con su farsa y atados con hilo de bramante. Pueden hacerse sin atar, pero aunque el relleno no se sale, quedan mejor atados.

En el mortero machacamos el ajo, añadimos los clavos, la canela y el jengibre y majamos bien, regamos con una copita de jerez, un poquito de aceite, y un pelín de agua, y con ello untamos las aves.

Ahora bajamos el horno a 180º y metemos los picantones. Los dejo primero 20 minutos, pasado este tiempo les doy la vuelta y los dejo una media hora (algo menos), y finalmente otra vez boca arriba hasta que se doren bien, otros 20 minutos más o menos. El horno siempre a 180º, y un total de una hora y media por kilo de ave (aproximdamente).

Estofado Trufado de Pavo

Que rico ¡¡ con lo secote que es el pavo, ha quedado estupendo. Es un estofado sencillo pero con un sabor muy rico por la trufa y el oporto, no he usado trufa fresca de esa carisisima, no no, he usado un botecito de estos que venden en Mercadona.

Ingredientes:

– Una bandeja de medio kilo de carne de pavo, “Estofado de Pavo”
– Un botecito de Trufa Negra
– 3 Ajos
– Media Cebolla
– Vino Blanco Seco
– Vino de Oporto
– Un poquito de Perejil
– Dos clavos de especia
– Dos o tres bolitas de pimienta negra
– Un poquito de curcuma (opcional)
– Sal y aceite

Cada medio kilo de carne usamos un botecito de trufa

En la foto se ve el perejil mágico, estas bolsitas cuestan un euro, y dura el perejil fresco semana y media sin problema, no se que le echaran, pero es más comodo que los cubitos y siempre tengo perejil fresco.

Lo que hago es macerar el pavo con la trufa negra picadita, dos ajos y perejil también picado, el líquido de la trufa también lo echo con la carne. Sal pimentamos el pavo, mezclamos con todo esto y lo dejamos reposar un poquito.

Luego en un fondo de aceite, echamos un ajo y media cebolla picada.

Incorporamos el pavo y rehogamos.

Una vez rehogado, echamos un chorrito de oporto, un chorrito de vino blanco y dejamos evaporar el alcohol, cubrimos con un culito de agua y echamos los dos clavos, las bolitas de pimenta y si queremos que tenga un color más majo, un poquito de curcuma. Tiene que quedarnos más o menos así.

Y ya solo es dejarlo a fuego medio/bajo hasta que el líquido se vaya evaporando.

Para servirlo, si queremos ponerlo bonito pues cogemos un aro, ponemos arroz abajo, encima el pavo, salseamos y nos queda presentación chula, como no era el caso y me gusta más la pasta que el arroz, pues yo lo mezcle con espirales de colores, aunque también se puede mezclar con patata o comerlo solo, lo que queda riquísimo es el sabor, que seguro es por la trufa y el oporto.

Pollo Asado

No hace falta que lo diga nadie, he comprado hilo de bramante y la próxima vez que haga pollo lo ataré para que quede un poco más presentable, me falta encontrar los cacharritos de decorar las patas, antes de Navidad essspero tenerlos.

La bandeja quedo toda salpicada del asado, el pollo era enorme, y las fotos no son lo mío … no estaba muy presentable. Si a eso le sumamos que a veces me dan temporadas sin carne pues esta receta se lo pasa pipa sube y baja del blog, ya veremos si esta vez se queda.

El señor pollo de corral, criado en el suelo con cereales y lo que picoteó por ahí, me lo regalaron entero, desplumado y muerto, pero entero, es decir con patas, cabeza, y todo lo de dentro, debería haber tratado de aprovechar “lo de dentro”, pero bastante tenía con pelearme con las patas y la cabeza.

Como no entiendo de vinos, aunque me los bebo con mucho gusto y mencantaría aprender, maridaje de cerveza Grimberge.

La receta: Pollo Asado estilo Jamie Oliver

Un Pollo grande de corral
Dos limones
Seis Hojas de laurel
Seis ajos
Medio vaso de vino blanco
Cuatro patatas
Oregano
Tomillo
Aceite de oliva
Sal y pimienta

Salpimentamos el pollo por dentro y por fuera. Metemos dentro un limón cortado a la mitad, dos ajos pelados y dos hojitas de laurel y cerramos con un par de palillos

Embadurnamos bien de aceite todo el pollo, echamos oregano y tomillo por encima y lo ponemos en la cazuela.

En la misma cazuela ponemos las patatas a cubitos, el limón pelado al vivo y en rodajitas, los ajos bien picaditos y las hojas de laurel restantes, sal pimentamos las patatas también y al horno.

Lo vamos a tener de hora y media a dos horas a 180 grados arriba y abajo, pasada la primera media hora le echamos el vino por encima. Cuando lleve una hora le damos la vuelta, y empezamos a salsear, si es pollo de corral y vemos que no está soltando juguito le añadimos medio vasito de agua para irlo regando bien de vez en cuando, le di un par de vueltas.

Y ya está, pollo asado, muy fácil, fue la primera vez que ase un pollo.

Pollo Korma

Ultimamente tengo un listado enorme de blogs “favoritos”, me gusta mucho pasearme y ver lo que cocinan los demás, y me gusta coger ideas y copiar cosillas.

Esta receta la he copiado del blog de Tubal. No es solo un blog de Cocina, porque también pone visitas a exposiciones, y cosillas variadas que lo hacen bastante entretenido. A mi me gusta. Esta es su dirección: http://tubal.blogspot.com/

Y esta receta es copiada de su blog, el pollo queda sabrosísimo.

Pollo Korma del blog de TUBAL

De origen del norte de la India, Korma es un clásico plato indio que se solía
servir en las casas reales Moghul. La palabra ‘Korma’ literalmente significa
cocer a fuego lento.

Ingredientes:

2 pechugas de pollo
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 trozo de raíz de raíz de jengibre
250 grs tomates
2 guindillas
2-3 clavos
1 rama de canela
2 semillas de cardamomo
Aceite
pimienta
1 yogurt
½ cucharada de cúrcuma
Sal
1 cucharada de almendras peladas

Cortar a trocitos el pollo, la cebolla, el ajo y el jengibre, los tomates, las guindillas.
En sartén o wok sofreír en un poco de aceite, los clavos, cardamomo, cebolla, pimienta, ajo, jengibre y guindillas, unos 5 minutos aproximadamente. Incorporar el pollo y sofreír hasta que queden doraditos los trozos de pollo.
Batir el yogurt con la cúrcuma. Verter en un cazo con los tomates.
Cubrir y cocer durante 20 a 30 minutos.
Añadir las almendras y cocer a fuego lento 10 minutos más, destapado.

*Acompañar con arroz basmati.

Ahora que lo releo, ¡¡ me olvidé la canela ¡¡